En la Nueva España existieron varias órdenes y congregaciones religiosas femeninas como la franciscana, dominica, carmelita, concepcionista y la compañía de María. Todas ellas hicieron notables aportaciones a la cultura que se reflejan en las leyendas, la gastronomía, el arte sacro, la educación y la arquitectura en sus monasterios.

La vida monacal se enfocaba a las mujeres que deseaban unir a su alma con Dios por medio de la mística y el ascetismo, para lograr una mayor perfección y alcanzar la salvación del alma. Además de la oración las monjas realizaban otras actividades que incidía directamente en su comunidad.

Los inicios de la Compañía de María

Santa Juana de Lestonnac (1556 -1640) fundó en Francia la Compañía de María en colaboración con los jesuitas, con el carisma de educar a las niñas y fomentar la devoción a la Virgen María. Sin embargo, no fueron agregadas a la Compañía de Jesús, sino a la Orden de san Benito, razón por la cual la iconografía de la iglesia de La Antigua Enseñanza combina tanto santos benedictinos como jesuitas. La Compañía de María fue fundada en la Nueva España por Ignacia Azlor y Echevers, en 1753.

La fachada de la iglesia de La Antigua Enseñanza

La iglesia presenta una rica iconografía, la fachada es de piedra cantera rosa y tezontle rojo, en sus nichos figuran las imágenes de: san Miguel Arcángel, san Juan Nepomuceno, san José y el Niño Dios, la Virgen del Pilar, san Benito de Nurcia, san Ignacio de Loyola y la Santísima Trinidad. Ante la fachada austera, que incluso mucha gente que pasa por la calle de Donceles, ignora. Sin embargo, en su interior existen hermosos retablos barrocos dorados, representando la riqueza interior que debe tener el ser humano.

Retablo dorado del altar mayor de la iglesia de La Antigua Enseñanza

El retablo del altar mayor es sumamente bello, es de estilo anástilo por lo que las imágenes de los santos parecen como si flotaran. Propios del siglo XVIII, los retablos son triunfalistas, es decir, buscaban ante el avance del clero secular mostrar por medio de los santos de las órdenes y congregaciones religiosas, mostrar la importancia que habían tenido a lo largo de la historia de la Iglesia. De esta forma los retablos de la iglesia de La Enseñanza muestran a los principales santos jesuitas y benedictinos, con los cuales estaba relacionada la Compañía de María.

En el retablo del altar mayor se encuentran representados: san Ángel, san Luis Gonzaga, san Estanislao Kostka, san Juan de la Cruz, san Juan Francisco Brito, san Juan Nepomuceno, santo Domingo de Silos, san Francisco Xavier, san Francisco Borja, Ignacio de Loyola, el Ángel de la Guarda, san Juan Francisco Regis, san Benito y san Rafael. En los medallones están las imágenes de los Padres de la Iglesia de Occidente.

Pinturas y retablos de la iglesia de La Antigua Enseñanza

En torno a este retablo existen algunas pinturas como el rey David tocando la citara; la Escala de Jacob, la Dormición de María y su Asunción, san Juan Evangelista escribiendo el Apocalipsis, María entronizada en el cielo.

En las pechinas se observan a santa Gertrudis, santa Escolástica, santa Cristina y santa Matilde, monjas famosas. Los otros retablos barrocos tiene como patronos a: la virgen de Guadalupe, san Ignacio de Loyola, Virgen de los Dolores, Virgen del Refugio, María y el Niño Dios, san Benito, la Inmaculada Concepción y la virgen de San Juan de los Lagos.

La arquitectura del templo es muy interesante es de una sola nave, con espacios en la parte superior para que las monjas puedan oír misa sin estar en contacto con la feligresía. Su arco trilobulado en el sotocoro, está sumamente logrado.