El hecho de que Hyundai (incluyendo su marca asociada Kia) ha evolucionado de forma espectacular en los últimos años no es ningún secreto. Pasar en una década de ser un fabricante de coches simples y baratos, con no muy buena imagen y de ventas discretas, a ser el cuarto fabricante mundial desbancando a Ford, presumiendo de ser la única marca que en plena crisis experimentó un crecimiento extraordinario, tiene mérito y mucho. El Genesis Coupe (y también la versión sedán) fue el inicio de la revolución en la marca coreana.

El nacimiento del Genesis Coupe: características y prestaciones

En 2007 comenzaron las sospechas sobre que Hyundai estaba trabajando en un coupe deportivo de tracción trasera (el primero de la marca). Fue en el salón del automóvil de Nueva York, al año siguiente, cuando vio la luz la versión definitiva y confirmó, si no lo había hecho ya, el enorme cambio de Hyundai.

El Genesis Coupé presenta dos motorizaciones:

  • La primera es un 2.0 Turbo de 4 cilindros, con 210 caballos de potencia derivado del motor del Mitsubishi Lancer Evo, desarrollado por Hyundai, Mitsubishi y Chrysler, que le proporciona una aceleración de 0 a 100 en menos de 7 segundos con 220 kilómetros por hora de velocidad punta.
  • La versión más potente es un V6 de 3.8 litros y 303 caballos, que trae como opción una caja automática ZF de 6 velocidades. Posee una aceleración de entorno a los 5,8 segundos para alcanzar los 100, con una punta de 245 kilómetros hora.
Aparte de los modelos base, Hyundai ofrece también distintas versiones:

  • Track: Incluye frenos Brembo, diferencial trasero de deslizamiento limitado Torsen o el sistema de navegación.
  • Grand Touring: Solo disponible para el 3.8 V6, incorpora un sistema de sonido Infinity con 10 altavoces, asientos con calefacción, techo panorámico, sistema de alarma de marcha atrás y botón de arranque entre otros.
  • R-Spec: Estará destinada a los usuarios que quieran realizar una preparación de su coche. Elimina elementos como los asientos de cuero, el xenón o el navegador.
En Estados Unidos, el Genesis Coupe se ha impuesto en comparativas como la de Motor Trend a muscle cars como el Camaro o el Mustang. En España, la revista Autofácil declaró que "esto es lo más parecido a un orgasmo”. Queda claro que ha gustado por ser sobre todo un coche divertido de conducir, atractivo y barato.

Preparaciones radicales y comparaciones con el mítico Toyota Supra

Así como muchos aficionados del motor ven en el lavado de cara de Hyundai, algo parecido a lo que le sucedió a Toyota hace años, son muchos los que con la salida del Genesis Coupé ven el particular Toyota Supra de Hyundai. Las comparaciones se centran más en lo que supusieron uno y otro coche a sus respectivos fabricantes y también para sus dueños.

El Toyota Supra, en especial la última versión, fue un paso más en la deportividad de la marca japonesa, al igual que el Genesis lo es para Hyundai. Sin embargo, si por algo se ha hecho famoso el Toyota Supra en todo el mundo, ha sido gracias a la televisión y, sobre todo por la facilidad que ofrece el deportivo nipón para su modificación mecánica a un bajo precio.

Con unos meses en el mercado, ya estaban disponibles multitud de complementos para transformar el Genesis en algo más que un coupe rápido. En especial, se ha comprobado como el motor 2.0T, puede incrementar su potencia, sin comprometer su fiabilidad. De esta forma, por solo 2.500 euros se le puede doblar la potencia, convirtiéndolo en un deportivo de altas prestaciones.

Sin ir más lejos, en 2009 el piloto Rhys Millen batió claramente el récord de Pikes Peak en su categoría con un Hyundai Genesis Coupe, y además, corrió la Formula Drift en ese año con el mismo modelo.

El precio, uno de sus atractivos

Por 29.900 euros está disponible en España la variante menos potente del Genesis Coupé y por 6.000 euros más, es posible hacerse con el V6. Actualmente, no hay ningún vehículo dentro de su segmento que ofrezca algo similar por un precio parecido, cosa que ocurre también con el Nissan GTR.

Sin embargo el coche tiene sus puntos débiles:

  • El interior, sobretodo en el modelo base menos potente, es mejorable. No está a la altura de la imagen exterior del coche, a pesar de que está bien terminado y ajustado.
  • Las prestaciones del motor no son un referente en su categoría.
El primer motivo es comprensible viendo su precio. Un Renault Laguna Coupe básico, cuesta lo mismo que el Genesis; sin embargo, trae un motor menos potente, un interior que no supera al del coreano y no dispone de tracción trasera.

Respecto al segundo punto, la facilidad para potenciar el Hyundai por un bajo precio y sin comprometer su durabilidad, anula dicho argumento. La posibilidad de tener un coupe nuevo de 4,7 metros con 400 caballos o incluso más, por menos de 40.000 euros, es muy apetecible para los amantes de las grandes prestaciones.

Sin duda, el Genesis Coupé ha marcado un antes y un después en la marca, a partir del cual se han fabricado nuevos modelos cada vez más sofisticados. Quién sabe si dentro de 20 años habrá conseguido igualar la fama de un clásico como el Toyota Supra.