La piel es el órgano más extenso del cuerpo y aquel que ayuda a definir la estética de una persona. Una piel humectada se nota con solo observarla, por lo que es necesario tener cuidado con la piel y no exponerla a agentes que puedan maltratarla.

No es necesario comprar tantas cremas que prometen rejuvenecer, humectar o hacer cualquier otro efecto en el cuerpo, ya que se pueden usar productos naturales y caseros para aplicarse.

La ventaja de esto es que es mucho más económico hacer humectantes con lo que se tiene en casa, que gastar sumas de dinero en productos que muchas veces no funcionan.

Aceite de coco

Este aceite sirve para ayudar a hidratar la piel en pocas aplicaciones. Solo es necesario aplicar un poco de dicho aceite sobre la piel y masajear hasta que haya sido absorbido por completo.

Este aceite es ideal para esas zonas complicadas como las rodillas y los codos, que tienden a resecarse más rápidamente y a tomar una textura y coloración desagradables.

Sábila

La sábila es excelente para el tratamiento de la piel. Se debe extraer los cristales de la sábila, majarlos y pasar dicha masa sobre la piel. Es necesario esperar hasta que se haya secado para poder enjuagar con agua ambiente.

También es excelente para tratar codos y rodillas resecos.

Leche

Suena un poco desagradable pensar que se puede usar leche para hidratar la piel, sin embargo la leche tiene unas propiedades increíbles, que pueden dejar una piel linda y joven.

Llenar la bañera de leche representaría un gasto demasiado engorroso, pero la idea principal es economizar.

Para ello se debe llenar de agua la bañera y colocar aproximadamente dos litros de leche en la misma. Sumergirse durante media hora o más y luego enjuagarse nuevamente solo con agua.

Pepino

La vitamina E del pepino ayuda a la regeneración de las células de la piel. Para ello es necesario pasar la pulpa del pepino por el cuerpo, esperar media hora y luego enjuagar. Si se hace este procedimiento a diario, se obtendrán resultados muy rápidos.

Leche de cabra

Tal vez es poco común oír mencionar acerca de la leche de cabra, más por el hecho de que su venta no es precisamente muy conocida, sin embargo la leche de cabra tiene propiedades excelentes para el cuidado de la piel en general, ya sea rostro o cuerpo.

Para poder utilizar la leche de cabra, es necesario conseguirla en polvo, puesto que se necesita preparar una masa con una taza de agua tibia.

Una vez que se haya preparado esta pasta, se debe llenar la bañera y colocar la pasta en la misma. Al igual que con la leche común, la persona debe sumergirse en esta mezcla durante media hora y luego secarse con la toalla.