La homosexualidad ha sido un tema que desde siempre ha causado controversia, a lo largo de la historia ha sido catalogada como una enfermedad, un trastorno psicológico, crimen, abominación o pecado, incluso en la actualidad hay países en los que todavía se castiga hasta con la pena de muerte. Para determinar cuál es la opinión de los jóvenes de la Corporación Universitaria Minuto de Dios con respecto a la aceptación de la homosexualidad se realizó una investigación tomando como punto de partida las series de televisión estadounidense "The L Word" y "Queer As Folk" en las que se emite material homosexual explícito de ambos sexos.

Evolución

Desde lo evolutivo y lo morfológico, vemos que en los fetos hay una constitución básicamente bisexual, en la cual luego se van definiendo los caracteres sexuales hacia uno u otro sexo genéticamente determinado. Los embriones, en su primer estadio, son morfológicamente femeninos hasta que, en el caso de los varones, los andrógenos fetales los van diferenciando, pero de no existir esta hormona, aunque genéticamente sean varones pueden nacer con caracteres femeninos o con cuadros de hermafroditismo. Freud introduce el concepto de bisexualidad en psicoanálisis y nos habla de que todo ser humano tendría constitucionalmente disposición sexual tanto masculina como femenina, y esto se manifiesta en los conflictos que experimenta el sujeto para asumir su propio sexo.

Con esto podemos ver que la homosexualidad más que ser una desviación, es la construcción de entidades físicas y psicológicas que se dan desde el nacimiento de igual manera que en el caso de la heterosexualidad, y todas las interacciones que se realizan alrededor del ser humano influyen en la “elección” o “selección” natural de su sexualidad.

Homofobia y actitudes

La homofobia se define como la aversión obsesiva hacia las personas homosexuales. Ésta se desarrolla por los mismos mecanismos tanto en la población homosexual como en la heterosexual. No es únicamente un problema que ocurre en las relaciones de los heterosexuales con los homosexuales. Tampoco de estos últimos consigo mismos y con su grupo de referencia, sino que también es un problema de los heterosexuales entre sí y de cada uno para consigo mismo, que puede afectar profundamente a las relaciones con las personas tanto del mismo sexo como del otro sexo.

En la investigación realizada anteriormente en Madrid (España), "Actitudes hacia la Homosexualidad en la Población Adolescente Escolarizada de la Comunidad de Madrid" se dedujo que hay un nivel de homofobia bajo. Las actividades educativas en las que se trabaja sobre la identificación y la vivencia experimental de los problemas por los que pasan los homosexuales, mejoran las actitudes porque se apoya la comprensión de su realidad y la identificación con ellos.

En términos absolutos según la investigación, las mujeres adolescentes toleran mejor a las lesbianas que los hombres. Los hombres adolescentes toleran, asimismo, más a las lesbianas que a los homosexuales masculinos. La diferencia entre hombres y mujeres en la tolerancia a la homosexualidad del propio sexo es mucho mayor en mujeres que en hombres, posiblemente por las diferentes presiones que se ubican en la construcción de las características del género. La construcción del género masculino se apoya de manera importante en el alejamiento de los rasgos femeninos, que se asocian a la homosexualidad y a las relaciones íntimas afectivas entre hombres, lo que no sucede con la misma fuerza en la construcción del género femenino.

En el caso de los productos audiovisuales en el que se basó la investigación ("Queer as Folk" y "The L Word") se podría decir que “sin censura y con una franqueza inusual en la televisión a la que estamos habituados los espectadores, Queer as Folk y The L Word son un acercamiento directo y abierto a los estilos de vida del homosexual medio que vive en la actualidad en los EE.UU. y Canadá (jóvenes de clase trabajadora). En el caso de España, en alguna medida es equiparable el concepto de la serie a los sectores de las clases medias y altas urbanas, quienes coexistimos y convivimos en un ghetto que hemos construido con piezas de importación: el ghetto gay. En las serie, éste es el espacio donde coinciden todas las tramas e historias: los bares, las discotecas, los baños, etc.. Por otra parte, “Queer as Folk y The L Word son series que tienen de todo: música de vanguardia; escenas eróticas que desafían al "recato" del espectador, sin trasgredirlo ni ofenderle; espacios que nos son familiares por su presencia cotidiana (el bar, la discoteca, el cuarto oscuro, los baños, el gimnasio y, la sala de exposiciones); los amigos y nuestras complicidades solidarias; la búsqueda del amor; el amor; el desamor; las relaciones familiares; la salud y la enfermedad; las drogas, su uso y su abuso; la promiscuidad y las relaciones de pareja, etc.”.