La homosexualidad ha sido un tema que desde siempre ha causado controversia, a lo largo de la historia. Ha sido catalogada como una enfermedad, un trastorno psicológico, crimen, abominación o pecado, incluso en la actualidad hay países en los que todavía se castiga hasta con la pena de muerte. Para determinar cuál es la opinión de los jóvenes de la Corporación Universitaria Minuto de Dios con respecto a la aceptación de la homosexualidad se realizó una investigación tomando como punto de partida las series de televisión estadounidense "The L Word" y "Queer As Folk" en las que se emite material homosexual explícito de ambos sexos.

Antecedentes y naturaleza

Tanto la homosexualidad femenina como la masculina, es una práctica conocida desde la antigüedad. El nombre deriva del vocablo griego "homoios", que define lo que es igual o semejante. Desde lo etimológico, homosexual sería quien tiene afinidad sexual por personas de su mismo sexo. A las mujeres homosexuales también se las denomina lesbianas, en honor a la isla de Lesbos donde residía la poetisa Safo, conocida por la belleza de sus cantos al amor homosexual. "Allí, en la morada de las discípulas de las musas cantó a la amada ausente, a quien igualaba a una diosa insigne y aguardaba con el fuego prendido en el corazón, abrasado de deseo" (Safo de Lesbos); y una forma de denominarlos actualmente es con la palabra americana Gay.

La biología, la psicología, la religión, la política, la ética, la genética y hasta la historia han tratado de darle una respuesta al por qué de la existencia de personas homosexuales; se han realizado investigaciones de todo tipo para buscar las razones a este comportamiento, se han sacado teorías hormonales, psicosociales, etc. pero ninguna ha logrado dar una respuesta definitiva a este interrogante. En muchos casos, a los homosexuales se les denominó como enfermos, o con desórdenes mentales severos, pero después de muchos de estos estudios la Organización Mundial de la Salud, en 1990 excluyó a la homosexualidad de su lista de enfermedades, y en 1994 La Asociación Americana de Psicología, también la excluyó de la lista de trastornos psicológicos.

Hay en esta condición sexual un cierto grado de influyentes, que está más allá de una elección consciente. En toda elección sexual hay diversos factores que inciden y muchos de ellos tienen que ver con experiencias vividas en el pasado y en la primera infancia. Por esto, no se puede decir que las causas sean hereditarias, hormonales, ni que un joven, porque admire a un “ídolo gay”, se convierta en un homosexual.

La orientación sexual hacia una persona del mismo sexo se señala por ir en contra de la naturaleza. Pero si esto es cierto, ¿por qué algunos tienen ésta naturaleza? Lo cierto es que la homosexualidad es rotulada por una condición social regida por una mayoría, en este caso heterosexual.

Características

La vida de los hombres y mujeres homosexuales tiene a grandes rasgos las mismas características que la de los heterosexuales. La vida cotidiana es la misma, exceptuando la inclinación sexual. Sin embargo, existe una serie de ideas preconcebidas sobre la homosexualidad. Aunque la vida de los homosexuales se diferencia en varios aspectos de la vida de los heterosexuales, pero estas diferencias se deben en la mayoría de los casos al enfoque que le da la sociedad. A veces las diferencias entre hombres gay y lesbianas también son claras. La verdad es que las diferencias entre homosexuales y heterosexuales son menores que las que existen entre hombres y mujeres.

En toda la historia se ha visto la aparición de personajes homosexuales. Por ejemplo, en la Grecia Antigua, fue considerado normal que un hombre joven fuera el amante de un hombre mayor, el cual se ocupaba de la educación política, social, científica y moral del amado; por eso se veía la relación entre el “maestro” y su “seguidor”. Por el contrari,o en la mujer era muy diferente y la homosexualidad femenina no estaba bien vista.

En Roma había un sistema similar. Era normal que un hombre estuviera con un esclavo o un joven, mientras que lo mismo en el género femenino era considerado una desgracia; uno de los más conocidos en la historia era Julio César, el gran genio militar, creador del Imperio, del cual se decía que era “vir omnia mulieris et mulier omnia virorum”, que significa, “el hombre de todas las mujeres y la mujer de todos los hombres”.

Por lo anterior es más que comprobado que el ser homosexual es una orientación tan normal e inherente al ser humano como la heterosexualidad, y que desde los inicios de éste se ha comprobado su existencia lo que la define como una constante universal de la cultura. Se ha observado su presencia tanto en pueblos primitivos como en otros altamente desarrollados; en sociedades en decadencia tanto como en aquellas que estaban en su apogeo, y no depende de los valores religiosos, biológicos, psicológicos, políticos, éticos o genéticos de una civilización dada; incluso se han comprobado comportamientos homosexuales en animales, lo que la ubica en un estadio tan natural como la heterosexualidad.