Desde tiempos muy remotos el machismo ha reinado en el mundo entero, siendo una tendencia muy fuerte, pero en muchos países se ha logrado superar el machismo en un alto porcentaje. También hay países donde el nivel de superación del machismo es medio alto y otros donde definitivamente no cabe la teoría del feminismo.

Países musulmanes, debido a su religión extremista y retrógrada, tienen la idea de que el hombre es superior a la mujer en todos los sentidos, incluso que la vida de la mujer vale sólo la mitad que la del hombre.

El feminismo ha tenido tres etapas, siendo la primera en el siglo XIX hasta el siglo XX, donde se estableció la igualdad de derechos en el matrimonio, sobre las propiedades y la forma de obrar.

La segunda etapa aparece entre los años sesenta y setenta, donde se estableció la libertad de trabajar, así como la sexual, entre otras.

Su tercera etapa fue a partir de los años noventa hasta la actualidad, donde la mujer se abrió campo a la libertad al igual que los hombres en todos los aspectos.

Hombre moderno

Gracias a estas tres etapas que tuvo el feminismo, el hombre moderno en su mayoría, tiene su esposa, su trabajo, contribuye con el quehacer doméstico, cocina, atiende a sus hijos y no objeta el hecho de que su esposa sea una profesional, tan o más exitosa que él y este tipo de hombre puede ser llamado un feminista.

También el hombre de ahora, en mayor porcentaje no se fija en prejuicios como la virginidad o que la sexualidad de la mujer es menos importante que la del hombre y también ha aprendido a respetar a la mujer, en su forma de dirigirse a ella.

De hecho muchos hombres piensan que en estos tiempos, encontrar una mujer sin vida sexual activa es algo casi imposible, ya que con las tendencias sociales de ahora, no solo la mujer, sino las personas en general empiezan su sexualidad a muy temprana edad.

Entonces cabe recalcar que el hombre feminista no es alguien que se deja dominar por la mujer, es una persona que se dio cuenta que el machismo es una tendencia arcaica y que el feminismo a diferencia de éste, solo se enfoca en la equidad y el respeto hacia las mujeres.

Los que no han asumido el hecho de que no son superiores

Son hombres que aún piensan que la mujer es para la casa, sólo debe hacer los quehaceres del hogar, atender a los hijos, responder a estímulos sexuales aún cuando ella no lo desee, aguantar constantes infidelidades y golpes y someterse a una vida de miseria a lado de un ser cerrado de ideas pusilánimes.

Pero no todo el crédito se lo llevan estos hombres, la mujer que permite que ellos den rienda suelta a este comportamiento, son las mayores culpables, ya que no habría abusadores si no hubieran los que se dejan abusar.

Esta problemática también depende mucho de la crianza en casa, ya que si a los hijos se les inculca una teoría machista, estos, salvo excepciones serán machistas o víctimas del machismo.

Movimientos feministas extremos

Algo que ha dado mala fama al feminismo, han sido estos movimientos, donde las mujeres pretenden ser superiores a los hombres; pero estas teorías están equivocadas porque el feminismo significa igualdad de géneros, porque de ser lo contrario sería tan ruin y descabellada como el machismo y no resolvería en nada los problemas de la sociedad.

Entonces sale a relucir que para tener una sociedad con cultura anti prejuicios, es necesario que tanto en los hogares, como en las escuelas y colegios se establezca una teoría equilibrada, donde se muestre la igualdad de géneros en todos los aspectos, el respeto mutuo de hombres y mujeres, para que la los cambios que haya en la sociedad sean para bien.