En el Zohar, uno de los pilares de la cábala, puede leerse la igualdad en el género humano, la igualdad entre hombre y mujer. Es más, se considera que no existe "hombre" sin mujer.

Dicho de otra manera, el "hombre", como genérico, no es tal sin la mujer ni puede existir con independencia de ésta. Hay que decir que lo mismo sucede a la inversa.

Bereshit/Génesis

El Zohar basa eso en un análisis del comienzo del Bereshit/Génesis, a partir del cual alcanza las conclusiones anteriormente expresadas, en concreto:

Las Sagradas Escrituras dicen: "varón y hembra los creó" (Bereshit 5:2). De esto deducimos que toda figura que no represente al varón y a la hembra no se parece a la figura celestial (...) Tened presente que el Santo, bendito sea, escoge por residencia alli donde varón y hembra están unidos. El colma de bendiciones el lugar dónde se unen varón y hembra". Por esto dicen las Escrituras: "Los bendijo y les puso por nombre Adam (Hombre) (Bereshit 5:2). Pero no dicen "Lo bendijo y le puso por nombre Adam", ya que D_os sólo bendice cuando el varón y hembra están unidos. El varón solo no merece el nombre de hombre sino está unido a la mujer. Por esta razón dicen las Sagradas Escrituras: "Y les puso por nombre Adam" (Zohar, I, 55b)

Aquí se diferencia "hombre" de "varón" y se entiende que "hombre" hace referencia tanto a varón como a hembra, y que "Adam" -que se identifica con el termino "hombre"- no es lo mismo que Adán en cuanto a nombre del varón, "Adam" viene de "Adamah", que significa "polvo de la tierra", lo que se relaciona con lo dicho en Bereshit 2:7.

Según esta interpretación Adam -que no Adán- son tanto varón como mujer, siendo "hombre" la conjunción de los dos, y no pudiendo existir hombre sin mujer. El Zohar identifica, así, el término "hombre" con el género humano en su totalidad, no en uno de sus determinados componentes sexuales.

El principio masculino y femenino como conjunto también tendría su reflejo en la esencia de Elohim pero, aún estando relacionado con lo humano, eso nos llevaría a otro tema.

El principio masculino y femenino en Elohim

De la misma manera que Adam es sinónimo de "género humano" y es varón y mujer, Elohim contiene en sí mismo el principio masculino y femenino, porque también dice el Bereshit que los creó "a su imagen", sobre ello también reflexiona el Zohar:

"Si las Sagradas Escrituras dicen: (Bereshit 1:27) ¿por qué añaden aún: (Bereshit 1:27)? El texto designa de hecho los dos aspectos, lo masculino y lo femenino (...) tal como lo prueba la continuación del versículo: (Bereshit 1.27)" (Zohar, III 117a).

Que Adam designa al género humano, sin distinción de sexo, queda reforzado, además, por la etimología, así en hebreo "hombre" en cuanto varón se escribe "is", mientras que "mujer" es "isah", pongo los términos transliterados -obviamente-.

Y que el principio femenino también se encuentra en Elohim se puede observar también porque una de las maneras de referirse a Él es llamándolo "La Matrona", pues Gevurah, que es fuego, es el principio femenino en Elohim, y se la llama también, Hija, Novia, Esposa o Matrona. Todos esos nombres se unen en un concepto "Tif'eret", que significa "Belleza".

La dualidad de Elohim

Hay diversos pasajes en el Zohar que muestran que igual que coexisten el principio masculino en el hombre y en Elohim, lo mismo sucede con el bien y el mal, son intrínsecos a uno y otro, en ese sentido queda anulado el problema que planteaba Leibniz con la "Teodicea", porque en Elohim se encuentran los dos principios, por eso ángeles y dáimón son lo mismo, y por eso radican en el propio “ethós” humano ambas cosas. Es decisión humana ante unas circunstancias hacer una u otra cosa, la resultante será la que defina si eso ha sido bueno o malo. Un par de pasajes del Zohar para ejemplificar -hay más-:

"Dijo el Santo, bendito sea: Yo y mi Sekinah formamos el alma; el padre y la madre de cada hombre forman el cuerpo. El padre provee el blanco de los ojos, las venas y el cerebro. La madre provee las pupilas, el pelo y la piel. El cielo, la Tierra y todos los cuerpos celestes se asociaron igualmente para la formación del hombre. También los ángeles se asociaron para su formación y también del Espíritu del Bien y del Espíritu del Mal, para que fuera amasado de ambas partes a la vez" (Zohar, III, 219b)

"Si el Santo, bendito sea, no hubiera creado el Espíritu del Bien y el Espíritu del Mal, que emanan uno del lado de la Luz y el otro del lado de las Tinieblas, respectivamente, el hombre no hubiera podido ni merecer ni desmerecer. Por ello, D_os lo creó compuesto de dos espiritus. Los deseos sexuales son buenos o malos según el espíritu que los incita tal como está escrito: " (Zohar, I 23-a)

El bien y el mal son opciones... de acciones, no son entes, como las acciones de Elohim pudieran ser malas si él lo desease, las acciones humanas pueden serlo si se provoca una acción que desemboque en un mal, porque Elohim -no físicamente- comparte las características del hombre, entre otras... crear con la Palabra, así como contener interna y potencialmente bien y mal.