Hace poco más de 40.000 años el Homo sapiens emigró de África hacia Europa en tránsito por el Próximo oriente. Los antiguos restos hallados en la Europa del Este sugieren que esta sería la ruta que tomaron nuestros antepasados. El hombre de Cro-Magnon debe su nombre a los lugares donde se han hallado los primeros asentamientos, en la región francesa de Dordoña. El geólogo Louis Lartet descubrió los primeros cinco esqueletos en la cueva de Cro-Magnon, en el año 1868. El hombre de Cro-Magnon aparece en el paleolítico superior y se asoció desde el principio con la cultura lítica conocida como Auriñaciense.

Características del Hombre de Cro-Magnon

El hombre de Cro-Magnon podría pasar desapercibido entre los humanos actuales. Era considerablemente alto, alrededor del 1.80 m. y con una gran capacidad craneal: cerca de los 1.600 cc.

El hombre de Cro-Magnon constituía un pueblo nómada de cazadores-recolectores que vivían en tiendas y refugios, aunque parece probable que tuviera lugares de residencia preferentes. Cazaban en grupos utilizando trampas para los animales de mayor tamaño, y piedras y flechas para los más pequeños. Las mujeres eran las encargadas de la recolección de frutos.

A diferencia de sus predecesores, el hombre de Cro-Magnon está dotado de unas características físicas que lo alejan de sus ancestros, pero más allá de su aspecto, es el gran desarrollo cultural y la perfección en la construcción de armas y utensilios diversos lo que sitúan al hombre de Cro-Magnon en un plano superior y aventajado en la escala evolutiva. Muy destacable es también su actividad artística, que se puede admirar en las distintas cavernas ubicadas, fundamentalmente, en Francia y España.

El cambio climático en la época del Hombre de Cro-Magnon

El medio físico y climático en el que debe situarse al hombre de Cro-Magnon se corresponde con los diferentes interestadios de la última gran glaciación, por lo que en los primeros tiempos de su irrupción era frecuente la fauna compuesta por osos de las cavernas, mamuts lanudos o bisontes.

El norte de Europa fue experimentando cambios paulatinos que modificarían el paisaje, convirtiendo la tundra en una zona boscosa poblada por cerdos, osos o ciervos. Este cambio de escenario obligó a desarrollar nuevas estrategias de caza y otros recursos para sobrevivir, algo que no lograría el hombre de Neanderthal. La adaptación llevó al hombre de Cro-Magnon a domesticar animales, asegurándose el aprovisionamiento de carne y, finalmente, a sembrar cosechas, lo que daría inicio al Neolítico; la edad de la agricultura.

Cro-Magnon y Neanderthal tras la glaciación

Parece indiscutible que cromañones y neandertales coexistieron durante unos pocos miles de años, teniendo en la península ibérica su último reducto de convivencia; una convivencia que muchos apuntan que no fue precisamente pacífica.

Las razones por las que el Hombre de Neanderthal se extinguió y el hombre de Cro-Magnon supo adaptarse a las nuevas exigencias, no están del todo claras. Es posible que el cambio climático tuviera bastante importancia, pero la mayor preparación e inteligencia adaptativa sería, con toda probabilidad, lo que hizo que el hombre de Cro-Magnon ganara la batalla. El encuentro entre cromañones y neanderthales se recoge en la cautivadora saga de Los hijos de la tierra de la escritora estadounidense Jean M. Auel y de muy recomendable lectura.

También se ha especulado sobre la posibilidad de que ambas ramas de homínidos llegaran a cruzarse. Un estudio realizado por científicos italianos, en la Universidad de Ferrara, parece demostrar que tal acontecimiento jamás tuvo lugar. Pruebas de ADN efectuadas en hombres de Cro-Magnon y Neanderthal parecen demostrar que siempre se mantuvieron como especies diferentes. Contrastándolas con el patrimonio genético de más de 2000 europeos actuales, demuestran que el Homo sapiens sapiens desciende del hombre de Cro-Magnon, sin que se aprecie una herencia sustancial del hombre de Neanderthal, lo que demostraría, a la postre, que ambas especies no llegaron a cruzarse.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.