El gol es el bien más preciado del fútbol y anotar en un mundial te hace pasar a la historia. Nadie lo ha hecho tantas veces como Ronaldo -quince-, aunque Fontaine tiene el récord en una única edición de la Copa del Mundo, con trece.

Ronaldo es el máximo goleador de la historia de los mundiales, con quince tantos en cuatro mundiales. Estuvo presente en 1994, pero no jugó. Marcó cuatro goles en 1998, ocho en 2002 (máximo goleador de aquel torneo) y tres en 2006. Nadie ha anotado en más partidos mundialistas que él, en once.

Hasta la llegada de Ronaldo, el máximo goleador histórico fue el alemán Gerd Müller, que marcó 14 goles en dos mundiales. En el de 1970 se proclamó máximo goleador con diez tantos. En 1974 y jugando como local, anotó cuatro más.

Fontaine, en 1958

Tras ellos se sitúa Just Fontaine. El francés necesitó sólo una presencia en la Copa del Mundo, la de 1958, para anotar 13 goles. Fontaine encadenó seis partidos seguidos marcando, todos los de aquel Mundial en que Francia acabó en tercera posición.

Jairzinho igualó esa marca (anotar en los seis partidos de un Mundial) con el Brasil de 1970, pero sólo metió siete goles. Antes, en 1950, el uruguayo Alcides Ghiggia también marcó en todos los encuentros, pero sólo fueron cuatro.

Empates en la tabla

Hasta 24 jugadores pueden presumir de haber liderado la clasificación de goleadores en un mundial. Sólo en dos ediciones hubo empate al frente de esta tabla. En 1962 fueron seis los jugadores que marcaron los mismos goles. En 1994 el empate fue sólo entre dos.

Un total de 16 selecciones han disfrutado del máximo goleador de un mundial. El dominio es Brasil. Cinco jugadores cariocas lideraron esa clasificación, y dos de ellos, Garrincha y Vavá, lo hicieron en la misma edición, la de 1962.

Con dos máximos goleadores están Hungría (Kocsis en 1954 y Albert en 1962), Alemania (Muller en 1970, como República Federal de Alemania, y Klose en 2006) e Italia (Rossi en 1982 y Schillachi en 1990)

Pelé y Seller, goles en cuatro mundiales

Aunque nunca lideraron la tabla de goleadores, el brasileño Pelé y el alemán Uwe Séller son los dos jugadores que han marcado un gol en cuatro mundiales. Ambos anotaron los torneos de 1958, 1962, 1966 y 1970.

Pelé es también el jugador más joven en convertir un gol en un mundial. Tenía 17 años y 238 días cuando le marcó a Gales el 19 de junio de 1958. El más longevo en anotar es el camerunés Roger Milla, que tenía 42 y 39 días cuando le marcó a Rusia el 28 de junio de 1994.

Salenko, cinco en un partido

El autor del mayor número de goles en un solo partido de un mundial es el ruso Oleg Salenko. Le endosó cinco de los seis que anotó en la Copa del Mundo de 1994 a Camerún, en el último partido de la primera fase. Rusia, por cierto, ya estaba eliminada aquel día.

En una final, el honor de haber marcado más goles recae en el inglés Geoff Hurst, que anotó tres de los cuatro que su selección le hizo a la República Federal de Alemania en la final de 1966.

Hakan Sukur marcó, para Turquía y ante Corea en 2002, el gol más rápido de la historia, a los 20 segundos. El más tardío es el que anotó el inglés Hurst en la final de 1966, a los 120 minutos.

El único gol olímpico

Sólo se ha marcado un gol olímpico, un saque de esquina directo, en toda la historia del Mundial. Lo hizo el colombiano Marcos Coll en el partido ante la URSS del torneo de 1962.

Tres jugadores comparten el honor de ser los máximos artilleros desde el punto de penalti y en juego en la historia mundialista, con cuatro tantos. Son el portugués Eusebio (todos en 1966), el holandés Rensenbrik (todos en 1978) y el argentino Batistuta (dos en 1994 y otros tantos en 1998).

Estos son los máximos goleadores en todas las ediciones de la Copa del Mundo: