El recuerdo que queda del Mundial de Alemania no puede ser otro. El cabezazo de Zidane a Materazzi. El momento en el que el francés dijo adiós al fútbol de la manera más triste. Italia ganó después la copa en los penaltis. Alemania había hecho un gran torneo. Ronaldo se convirtió en el máximo goleador. Pero la imagen para el recuerdo es la de Zidane.

Zidane marcó de penalti, a lo Panenka, en el minuto 7 de la final. Con ese gol, alcanzó el récord goleador en las finales, con tres. Materazzi empató para Italia en el minuto 19. Y estos dos jugadores fueron los protagonistas del Mundial, pero por lo que sucedió 90 minutos después, cuando quedaban diez para acabar la prórroga con 1-1 en el marcador.

Lo que el mundo vio fue que el francés propinó un cabezazo al italiano con el balón muy alejado. Fue expulsado. Zidane tardó un tiempo en explicar que el motivo de su agresión fueron los insultos "muy duros" que Materazzi dedicó a su madre y a su hermana, una provocación que para el italiano era habitual.

Zidane no se arrepiente

No me arrepiento. Si lo hiciera, él tendría razón para decir lo que dijo, y no es así. Ya basta de sancionar siempre la reacción”, dijo Zidane en la entrevista a Canal + Francia en la que reveló lo sucedido. A Materazzi le cayeron dos partidos. A Zidane tres, pero daba igual. La final iba a ser igualmente el último partido del astro francés.

Los italianos ganaron la final en los penaltis, rompiendo así una maldición. Desde 1990, habían caído eliminados de esta forma en todos los Mundiales. Grosso marcó el decisivo y le dio el título a la selección de Lippi, que llegó al Mundial en pleno escándalo por la compra de partidos en el Calcio.

Italia tuvo un Mundial muy cómodo y jugó como siempre, hasta las semifinales. Allí hizo una prórroga primorosa para eliminar a la anfitriona Alemania. El gran mérito de los transalpinos estuvo en la defensa. Buffon sólo encajó dos goles en todo el torneo. El récord, sin embargo, se lo llevó Suiza, con Zuberbühler en la portería, la única selección que no ha recibido tanto alguno en un Mundial.

Francia elimina a España

Francia lo había pasado peor. Una primera fase paupérrima estuvo a punto de dejarla fuera, pero la victoria ante Togo le permitió llegar a octavos. Ahí se vio las caras con una España que había metido miedo en la primera fase. Mientras a España le tocó Francia, el segundo de su grupo, Ucrania, jugó contra Suiza. Zidane y Ribery decidieron. Como ante Brasil en cuartos, donde dieron la gran sorpresa del Mundial.

Con la eliminación de la canarinha, las semifinales fueron cosa de europeos. Francia se deshizo de Portugal con un gol de penalti de Zidane. Los lusos pueden considerarse como la revelación de una Copa del Mundo que no tuvo excesivas sorpresas, más allá de los cuartos de final que alcanzó Ucrania.

La expulsión de Rooney

En esa ronda, Portugal se deshizo de Inglaterra con polémica. Rooney fue expulsado tras pedir con insistencia la roja Cristiano Ronaldo, su compañero en el Manchester United. Los ingleses aguantaron una hora con diez, pero cayeron en los penaltis. Cristiano estuvo a punto de tener que dejar la Premier por su acción. Ricardo, portero portugués, detuvo tres lanzamientos en la tanda.

A Brasil sólo le quedaron dos consuelos estadísticos. Ronaldo se convirtió en el máximo goleador de la historia de los mundiales, con 15 tantos. Su seleccionador, Pariera, alcanzó los cinco torneos de Milutinovic, aunque el brasileño con cuatro selecciones diferentes, pues dirigió a su país también en 1994.

Bien Alemania, goleador Klose

Alemania fue de lo más vistoso del Mundial, gracias a un voluntarioso juego que le llevó a ser la selección más goleadora. Klose, con cinco dianas, fue el máximo artillero. Que la habitualmente rácana Alemania alcanzara ese honor fue consecuencia de que éste fue el Mundial menos goleador desde Italia 90. Los penaltis le dieron el pase ante Argentina en cuartos, pero no pudieron llegar a la final en su casa.

Decepciones no hubo muchas, ya que los grandes se eliminaron entre sí. Quizá se esperaba más de Serbia y Montenegro, que en todo caso cayó en un grupo con Holanda, Argentina y Costa de Marfil. O de Estados Unidos, que empató a Italia pero perdió contra Ghana y la República Checa.

El Portugal – Holanda de octavos pasó a la historia por ser el partido con más expulsados, cuatro, dos de cada equipo. El gol del Mundial lo marcó ante México el argentino y jugador del Atlético de Madrid Maxi Rodríguez.