La Modorra de Cucalón ofrece una vista espectacular de la comarca Campo de Romanos (en Teruel). Esta Sierra da nombre a la población situada a sus pies: Cucalón, topónimo que procede del árabe y significa "mirar a lo lejos".

Eso haremos en este artículo: mirar a lo lejos en la historia de este pueblo para conocer a la persona cuyo nombre lleva la escuela local (cerrada desde 1995).

¿Quién es Pilar Tello Ibáñez?

Nace un 16 de septiembre de 1902, en el pueblo de Aguaviva, provincia de Teruel. Su padre, Emilio Tello Muro, era médico y su madre, Victoria Ibáñez Domeque, tenía la carrera de Magisterio (si bien nunca ejerció). Pilar es la mayor de seis hermanos: Alberto, Luis, Emilio, César* y José María.

Pese a su fama de revoltosos, los hermanos Tello "hacen carrera": sacerdocio y Medicina los mayores; Mecánica, los pequeños. A Pilar la envían a Soria, para cursar Magisterio en la Escuela Normal de Maestras. Se hospeda en casa de una tía suya, a la que ayuda en las tareas domésticas (como ir "a por agua" a la Fuente Cabrejas).

Finaliza los estudios con Matrícula de Honor. Durante un año, ejerce como interina en Alacón (Teruel). En julio de 1926, aprueba las oposiciones y la destinan a Coiradas, en A Serra de Outes,  (La Coruña). Al año siguiente, por traslado voluntario, llega a Cucalón. Allí conoce a su marido, el veterinario Fructuoso Bernad Pardos, con quien tiene dos hijos: Emilio y Pilarín.

"Una señá mestra mu trabajadora"

"Doña Pilar" está al frente de grupos de 50 alumnas (1er, 2º y 3er Grado), en la Escuela Unitaria de Niñas de Cucalón. En aquella época, la escolarización no es obligatoria hasta los siete años; sin embargo, ella acepta de buen grado a alumnas de menos edad, aunque suponga más trabajo para ella.

Entre las materias que imparte, figuran: Gramática o Lengua española; Aritmética; Geometría, Dibujo y Tratado manual; Geografía; Historia de España; Ciencias Físico-naturales o de la Naturaleza; Derecho; Urbanidad; Historia Sagrada. Las tardes se dedican a las Labores. Las más pequeñas comienzan con un paño de costura; las medianas cosen camisas o peinadores; las mayores bordan sábanas. No es extraño que, entre puntada y puntada, aprovechen este tiempo para repasar las reglas de ortografía, las tablas de multiplicar o los ríos de España...

Doña Pilar se toma verdadero interés por la educación de sus alumnas. Siempre intenta convencer a los padres para que las más aventajadas continúen estudiando. Ella misma las prepara para el curso de Ingreso, Primero y Segundo de Bachiller. Se presentan a los exámenes por libre en Teruel, "obteniendo siempre muy buenos resultados, ésa es la verdad". También prepara a "los chicos" para ingresar en la Guardia Civil, el Seminario o la Escuela de Aprendizaje Industrial.

Es una mujer muy trabajadora y lo cierto es que sus vecinos de Cucalón saben reconocer su labor. Suelen preguntarle: "¿Cómo va la chica? ¿Se porta bien? Usted le diga, usted le riña... Lo que usted haga está bien hecho".

Maestra y artista

De niña, Pilar le decía a su madre que, de mayor, quería ser "comedianta". A lo que su madre le respondía: "Pues, hija mía, no es donde más abundan las virtudes...". Pilar nunca dejó de lado esta afición. De hecho, cuando ejerció como maestra en Cucalón, además de dirigir los coros parroquiales para cantos litúrgicos, misas, motetes y villancicos, fundó la Agrupación Artística de Cucalón. 

La maestra disfrutaba montando obras de teatro y folklore, en las que participaban alumnas y ex-alumnas. Escogía obras de la época, en concreto de la Galería Teatral Salesiana (como "La curandera a palos" y "Fabiola o los mártires de Roma")

Las piezas se representaban en el "cubierto" o "palanca" del tío "Estudiante". El día de la función, el público se llevaba la silla de su casa. El importe de lo recaudado se destinaba a material escolar, "así como también fue adquirida una preciosa imagen del Sagrado Corazón de Jesús".

Hija adoptiva de Cucalón

El 17 de noviembre de 1957, con ocasión de San José de Calasanz, "Día del Maestro", le conceden el título de Hija Adoptiva de Cucalón, dando a su vez nombre a las Escuelas. Dos años después, le otorgan el Premio a la constancia, donación verificada por el Excmo. Señor Gobernador Civil de la provincia. 

La Junta Local de Enseñanza Primaria** celebra una sesión extraordinaria, el 8 de octubre de 1960 y expresa "los muchos y grandes elogios que esta digna y ejemplar Maestra merece por su bondad tantas veces demostrada, por su constancia a través de la Enseñanza, por su gran competencia profesional...". También agradece su labor a Doña Pilar, "una persona que tanto y tan acertadamente ha influído en la cultura, en la educación y en el porvenir de muchos hijos de este pueblo de Cucalón".

Una carta de sus alumnas

Poco después, le conceden el ingreso en la Orden Civil de Alfonso X El Sabio, con la categoría de Lazo. Pero el mejor testimonio del buen hacer de Pilar Tello lo dan sus propias alumnas. A continuación, sigue una carta que Doña Pilar recibió de unas niñas de Alacón y que conservó siempre:

Mi apreciable maestra: Salud le deseamos igual a la nuestra. Sabrá que el día de Nuestra Señora del Pilar cantamos en la Iglesia un himno a la Virgen y nos lo enseña el Señor Cura porque esta maestra no debe saber cánticos como V. sabía tantos.

A veces, nos ponemos unas cuantas niñas cuando salimos al recreo y la nombramos mucho. Cuando esta maestra se pone a explicar, las lágrimas nos vienen a los ojos al ver que usted explicaba tantas cosas y con tanta energía que algunas veces estábamos muy quietecitas de tanto gusto que nos daba el oírlas.

Recuerdos de todos nuestros papás y familias y V. reciba un millón de besos de estas sus discípulas.

Carmen, Cándida, Antonia

---

Notas: *César, el penúltimo de los hermanos Tello, era maestro armero. En 1936, junto a otros compañeros, le encomendaron desactivar las espoletas de las dos bombas que cayeron sobre la Basílica del Pilar, en Zaragoza (y que no llegaron a estallar).

Pasado el tiempo, César inventó y patentó dos máquinas. La primera era una máquina universal de joyería, para lapidar y facetar: servía para grabar botones, medallas de nácar, pipas de fumar y pitilleras (Industrias MABO, 1948-1960). La segunda era un pantógrafo tridimensional para grabados: letras y esculturas en mármol, granito y madera (GRAPHTELL TELLO MAQUINARIA, 1961-1998).

** La Junta Municipal de Educación Primaria estaba presidida por el Sr. Alcalde Don Julián Gimeno Isiegas y compuesta por: Antonio Sanz, Joaquín Gimeno, Ángel Monje, Bienvenido Sánchez, Inocencia Marzo, el Secretario de la Junta Local Francisco Zarazaga Peinado y la misma Pilar Tello (Acta de 8 de octubre de 1960, Libro de sesiones celebradas por la Junta Local de Educación Primaria, folio cincuenta y cincuenta y uno (vuelto)).