El rol todavía es un fenómeno relativamente reciente en la sociedad española. Esto ha motivado que en numerosas ocasiones los medios publicasen noticias relacionando este juego con crímenes y ritos satánicos. Sin embargo, estos mitos son falsos ya que los orígenes este pasatiempo se encuentran a los juegos de estrategia mezclados con un toque de fantasía.

El rol llega a España

Principalmente el rol es un juego de mesa para el que se necesitan dos cosas: un máster que dirija la partida y un grupo de jugadores. El primero prepara la aventura o guión que se va seguir durante la sesión y los segundos interpretan sus personajes en función de unas características predefinidas, la ambientación y la misión que deban realizar.

Aunque el asunto de quién inventó el rol sigue levantando ampollas puede decirse que Gary Gygax y Dave Amerson son sus cocreadores. Juntos hicieron Dungeons & Dragons y fundaron la desaparecida TSR. La primera edición de este juego de tablero de corte heroico-fantástico llega a tierras españolas en 1974.

Algo más de una década después se funda en Barcelona la editorial JOC International. Títulos como La llamada de Cthulhu o Rune Quest fueron acogidos con entusiasmo por los aficionados al rol. Sin embargo, éste fue un éxito moderado ya que el rol continuó siendo un entretenimiento para minorías.

La época del despegue

Según la web trasgotauro.com entre 1988 y 1994 aparecen los juegos de rol más emblemáticos, como por ejemplo El Señor de los Anillos, editado por JOC International en 1989. Además, comienzan a publicarse manuales totalmente españoles como Aquelarre de Ricard Ibáñez, Comandos de Guerra de Juan Carlos Herreros Lucas o Mutantes en la Sombra editado por Ludotecnia.

En 1992 llegó desde Estados Unidos El nuevo y fácil de jugar Dungeons & Dragons de la mano de Borrás Plana. En esta ocasión se prescinde del tablero con lo que el juego se acerca más a lo que después sería considerado el rol tradicional. Entre 1992 y 1997 Ediciones Zinco haría su agosto con las ventas de AD&D y sus suplementos.

El crimen del rol

El 30 de abril de 1994 un hombre fue asesinado en Madrid en una parada de autobús. El autor de los hechos alegó en su defensa que actuó siguiendo las normas de un juego de rol aunque el juez encargado del caso desestimó esa idea tras investigar en qué consistía ese pasatiempo.

Sin embargo, los medios hicieron su particular cruzada contra los roleros. Comenzaron a vivirse entonces situaciones absurdas. Los aficionados al rol eran mal vistos y muchos comerciantes escondían los manuales que tenían a la venta en la trastienda sin atreverse a exponerlos. El mercado se resintió.

Por otro lado, la empresa Wizards of the Coast aceleró la incipiente crisis rolera con el lanzamiento de las cartas Magic. Además, dicha corporación adquirió los derechos de AD&D que en aquél entonces pertenecían en España a Ediciones Zinco.

En 1999 sólo sobreviven unas pocas editoriales de rol. Quizá la más conocida de todas sea La Factoría que se hizo con los derechos de la saga Mundo de Tinieblas tras la quiebra de Diseños Orbitales. Destaca sobre todo el juego Vamapiro. La mascarada.

El rol del siglo XXI

En 2001 la editorial brasileña Devier Iberia publica en España una nueva edición de D&D con una novedosa mecánica de juego basada en dados de veinte. Este sistema se convertiría en uno de los más populares.

Durante esta última década juegos como Las aventuras del Capitán Alatriste, lanzado por Devir en 2002, trataron sin éxito de reconquistar a los jugadores españoles. Poco a poco el boom inicial provocado por el D20 estaba desapareciendo.

Grandes referentes del sector como Edge Entertaiment, por ejemplo, tuvieron que reducir sus tiradas. No obstante, la impresión digital posibilitó una mejor adaptación a la demanda real de juegos de rol. Había manuales de mayor o menor calidad lo que abría bastante el abanico de los precios.

Con la aparición de los e-books y la venta de libros en PDF se ha producido un auténtico avance en la industria de los juegos de rol. La primera empresa en atreverse a ofertar este tipo de productos fue Monte Cook allá por el año 2001 aunque también hay que citar a No Sólo Rol.

Actualmente se han puesto de moda los retroclon. Se trata de versiones de juegos más antiguos que intentan recuperar la esencia de las partidas de antes. En España sobresale Aventuras en la Marca del Este.

En resumen, si bien los juegos de rol son algo consolidado en España aún no se ha logrado que resulten rentables a largo plazo. No obstante, la calidad de los juegos ha mejorado estos últimos años y es posible que ahí resida la clave para que el rol por fin se afiance en el mercado.