La imagen de la Pin-Up ha sido utilizada como reclamo sexual durante décadas. Tal vez la más conocida de ellas fue Marilyn Monroe, que comenzó a trabajar como modelo fotográfica en 1945 con dieciocho años. Es imposible olvidar su posado, desnuda sobre una alfombra roja, cuando todavía no se teñía el pelo de rubio platino.

Orígenes de las Pin-Up

Las imágenes de Pin-Up surgieron a principios del siglo XIX, cuando las actrices de teatro burlesque comenzaron a difundir tarjetas y carteles posando de forma sugerente para fomentar la venta de entradas en sus espectáculos.

Con la revolución cultural y social de la década de los años veinte, comenzó a considerarse la imagen de las Pin-Up como un símbolo de la liberación sexual de la mujer, que siempre se mostraba en aquéllas fotografías, sensual, saludable y sonriente, disfrutando de actividades al aire libre y de la vida en general.

Este tipo de fotografías y la atracción sexual que provocaban ciertas actrices y cantantes famosas, motivó que muchos artistas comenzaran a dibujar chicas Pin-Up, inspirándose en estas deseadas celebrities. De la libertad y flexibilidad que permitían estos dibujos a la hora de dar rienda suelta a la imaginación, surgieron ilustraciones de gran sensualidad. Entre los dibujantes de chicas Pin-Up más conocidos se encuentran, Alberto Vargas o Charles Dana Gibson. La revista Esquire publicó en 1932 un dibujo de Gibson en la portada, de aquél ejemplar se vendieron millones de copias. Durante la segunda guerra mundial fueron muy populares las ilustraciones de las chicas Vargas.

De las revistas que publicaban dibujos de Vargas, llegaron a venderse nueve millones de copias entre 1942 y 1946 y también se entregaron gratuitamente a las tropas durante la Segunda Guerra Mundial. Betty Grable fue la Pin-Up de carne y hueso que más taquillas de soldados adornó en la década de los años cuarenta.

Ya en la década de 1950, Bettie Page le robó el trono de Pin-Up a Betty Grable, convirtiéndose en un símbolo sexual, ya que aparte de posar como Pin-Up, también se atrevió con el bondage y la actitud sadomasoquista. Junto a Marilyn Monroe, fue una de las Pin-Up más conocidas de los años cincuenta.

Ya durante los años sesenta, el fenómeno Pin-Up decayó, dejando paso a modelos de aspecto más atlético y andrógino, desapareciendo definitivamente en la década de los noventa, en la que la anorexia se manifestó notablemente sobre las pasarelas, en el afán de perseguir una imagen más ambigua.

Ya en el año 2000, fue la modelo Laetitia Casta la que irrumpió con un nuevo estilo fifties, con sus generosas curvas que en aquél entones fueron criticadas por considerarse excesivas, renovando el estilo Pin-Up. Durante esta década surgió una nueva reivindicación de las curvas femeninas poniendo de moda nuevamente este estilo. Actualmente son muchas las actrices y modelos que lo lucen, entre las más recientes abanderadas de este look, se encuentran, la malograda Amy Winehouse, la cantante Kathy Perry o la modelo Dita Von Teese.

Como conseguir el estilo Pin-Up

Más que moda y complementos, el estilo Pin-Up requiere una actitud sugerente, pícara y con un ligero punto de ingenuidad. La Pin Up, luce un escote generoso y luce unas espectaculares y torneadas piernas de muslos prominentes, adornadas con medias con costura y ligueros. Siempre calza tacones de aguja y escoge ropa ajustada con el talle marcando la cintura. Utiliza complementos muy femeninos como abanicos de estilo oriental, flores adornando su pelo, que suele peinar de forma sofisticada y guantes y sombreros, junto con gafas de sol de estilo retro. Sus colores más recurrentes son el blanco, el negro, el azul marino y por supuesto el rojo, que siempre luce también en sus labios.