En el origen de la radio, primero existió la ciencia, después la técnica, y por último la tecnología aplicada, al contrario de cómo sucedió, por ejemplo, con la industria automotriz. Gracias al trabajo de un grupo de científicos y tecnólogos de diversos países, la radio revolucionó la forma de comunicarse del mundo entero.

De la teoría a la práctica, siglo XIX

El científico francés Henry Ampère fue el primero en relacionar la electricidad y el magnetismo, pero el desarrollo matemático lo realizó James Maxwell, físico inglés, con 4 ecuaciones entre 1870 y 1875. Posteriormente Heindrich Hertz, en su tesis, lleva a la realidad los cálculos de Maxwell, produciendo ondas electromagnéticas de 70 cm de longitud, con ayuda de una bobina y electrodos.

Pero es, finalmente, el italiano Guillermo Marconi quien le da la aplicación a estos desarrollos de la Física, al leer el trabajo de Hertz, y lograr accionar un timbre a larga distancia (primero a pocos metros), lo que dio inicio a la radiotelegrafía o telegrafía “sin hilos”. Patenta su invento, pero al no tener éxito en Roma, va a Inglaterra, donde en 1897 logra hacer la primera transmisión de lado a lado del Canal de la Mancha, creando Marconi Wireless Ltd.

Evolución de la transmisión por radio, siglo XX

Alrededor de 1901, la compañía de Marconi construye un transmisor gigante en Poldhu, West Britain, con el que transmite hacia un yate en Terranova 3 puntos de la clave Morse, lo cual parecía imposible, ya que las ondas siguen una línea recta, y el mensaje había llegado a pesar de la curvatura de la Tierra. Heavysight resuelve esto al detectar que las ondas son reflejadas por la ionosfera y pueden dar vuelta al mundo de esta manera.

En 1907, Lee Deforest inventa el bulbo triodo, con lo que se da el nacimiento de la electrónica y la radiocomunicación telefónica. Luego, en 1912-1913, Armstrong crea aplicaciones para el bulbo en amplificadores, receptores y generadores, entre otros.

En 1919-1920, se da el nacimiento de la radiodifusión, con la divulgación de información, conocimiento y entretenimiento. La KDKA en Pittsburg, de la compañía Westinghouse es la primera estación en poner discos y música, naciendo la radio cultural y comercial.

La radio en México hasta la década de 1950

En la República Mexicana, en 1902, el entonces presidente Porfirio Díaz es informado de la tecnología de Marconi, por lo que decide conectar al país de este modo. La primera estación de radio mexicana se creo en 1922 por José de la Herrán, siendo la Estación Cultural de la Secretaría de Guerra y Marina, que transmitía información los jueves durante 1 hora, más 2 horas de transmisión de corte musical.

La XEW, que fue y ha sido la estación de radio más importante de este país, surgió el 16 de septiembre de 1930, con un transmisor RCA de 4 unidades con 5,000 watts de potencia. En 1934 aumenta la potencia a 50,000 watts, convirtiéndose en la más poderosa de América. Un transmisor hecho en México logró una potencia de 250,000 watts, haciendo que llegaran cartas de todo el mundo diciendo que habían escuchado el programa.

Entre 1954 y 1955, se estrena la frecuencia modulada (FM) en México, con un transmisor Phillips, en la XEW, primero, y posteriormente en la XEQ.

El cambio de tecnología

Los transistores, inventados en los Laboratorios Bell, desplazan a los bulbos por su menor tamaño y consumo de energía (un bulbo chico medía 5 cm y gastaba 3 watts, mientras que un transistor grande medía 1 mm y gastaba 3 miliwatts), de 1947 a 1954. El primer radio de transistores lo creó Texas Instruments en 1955.

Es así como se da la historia de la radio en el siglo XIX y la primera mitad del siglo XX, sentando las bases de la telecomunicación que ha logrado unir al mundo de tal manera, que hoy podemos hablar de la globalización, lo cual, los primeros inventores creyeron que era un sueño, y gracias a ellos es algo tangible en la actualidad.