La iglesia de Santo Domingo de México se ubica al norte del Centro Histórico, en la esquina de las calles de Brasil y Belisario Domínguez. Forma parte de la Plaza de Santo Domingo o 23 de Mayo, que es la segunda en importancia en México.

En la antigüedad formaba parte del barrio de Santa María Cuepopan y se conformaba por el Tribunal de la Inquisición, la Aduana, la iglesia y convento de Santo Domingo de México, las casas de notables personajes, el portal de los Evangelistas, que se dedicaban a escribir cartas y otro tipo de documentos. Por todo lo anterior, tenía una gran fuerza económica, religiosa, política e intelectual.

Primera fase constructiva de la iglesia y convento de Santo Domingo (1526 – 1550)

Los dominicos llegaron a la Ciudad de México en vísperas de la fiesta de Santiago Apóstol, por lo cual posteriormente lo eligieron como patrón de su provincia. Los Predicadores fueron recibidos con gran entusiasmo por Hernán Cortés y se alojaron en el convento de San Francisco de México, ya que desde el siglo XIII, hay un estrecho vínculo entre frailes menores y dominicos.

La dirección de los dominicos quedó bajó la responsabilidad de fray Domingo de Betanzos. En octubre de 1526, los predicadores ocuparon su primera vivienda que se ubicaba en el barrio de Santa María Cuepopan, en donde hoy es el Museo de la Medicina. Debido a que eran frailes reformados, es decir, que seguían con estrecho apego la pobreza, su primer convento fue muy austero.

Betanzos tuvo éxito en su gestión y logró que en el año de 1532 se erigiera la provincia de Santiago de México con la autorización del maestro general y el pontífice Paulo III. En 1535 inició formalmente actividades la provincia, los frailes eligieron como primer provincial a fray Domingo de Betanzos y como prior del convento de Santo Domingo de México a fray Pedro Delgado. El convento se convirtió en estudio general, por lo que los dominicos podían aprender teología y centro de evangelización.

Segunda fase constructiva de la iglesia y convento de Santo Domingo (1550 – 1736)

Esta fase constructiva del convento e iglesia de Santo Domingo de México se inició con la etapa de replanteamiento de la Orden de Predicadores en la Nueva España. Debido al hundimiento que sufrió el templo en el año de 1550 y al aumento del número de religiosos, se tuvo que construir un segundo convento; en el sitio que se encuentra el actual, dejando el terreno que hoy es el Museo de la Medicina. Las obras comenzaron en 1553 y se concluyeron en 1585. Tanto Carlos I, como Felipe II cooperaron para la construcción por esta causa al templo se le dio el título de Real Convento de Santo Domingo de México.

En esta fase se construyeron la capilla del Tercer Orden, que se ubicó entre la casa de novicios y la capilla de mixtecos. Además se consagró y renovó la capilla de la Virgen del Rosario.

Tercera fase constructiva de la iglesia y convento de Santo Domingo (1736 – hasta la actualidad)

El convento y la iglesia no se salvaron de la inundación de 1716, por lo que se procedió a construir un nuevo conjunto a cargo del destacado arquitecto Pedro de Arrieta. La bendición se realizó en agosto de 1736, siendo el encargado fray Pedro de Navarrete, ex ministro provincial del Santo Evangelio.

La provincia de Santiago de México entró en una etapa de declive (1794 – 1858), que abarcó los antecedentes de la lucha por la independencia hasta el establecimiento de los gobiernos paralelos de Félix María Zuloaga y Miguel Miramón (Conservadores) y Benito Juárez (Liberal). Este último lanzó en Veracruz las Leyes de Reforma, el 12 de julio de 1859, que iban contra la Iglesia, al desaparecerse las órdenes religiosas, prohibir los noviciados y atentar contra su patrimonio. La provincia inició la etapa de su desaparición (1859 – 1894). El convento y las capillas de los Mixtecos, Rosario y Tercer Orden fueron destruidos por Benito Juárez en 1861 al aplicarse las Leyes de Reforma, para abrir la inútil calle de Leandro Valle.

La época Moderna de la Orden de Predicadores en México se iniciaría en 1895 con la llegada de la misión de fray José Domingo Martínez encargado de iniciar la reconstrucción y restauración de la Provincia de Santiago de México. En 1897 se formó la Congregación México que quedó bajo la jurisdicción de la Provincia de Bética. Desafortunadamente el movimiento revolucionario en nuestro país produjo que el maestro de la orden fray Luis Theissling decidiera desparecer la Congregación. Sería hasta el 28 de febrero de 1961, cuando se reinstauró la Provincia de Santiago de México, después de cien años de la aplicación de las Leyes de Reforma y de la destrucción del convento de Santo Domingo de México.