A unos 110 kilómetros de Londres, cerca de la ciudad de Amesbury, se encuentra Stonehenge, un monumento prehistórico megalítico construido unos 3.000 años antes de Cristo. No se sabe quienes fueron los constructores de la Edad de Bronce. Se podría pensar que fueron tribus del "Pueblo del Vaso Campaniforme" que se extendió por toda Europa en esos tiempos, pero estos pueblos llegaron después del 3.000 a.C a Britania, aunque no se descarta que las aproximaciones temporales coincidan con la autoría de un pueblo culturalmente avanzado como el del Vaso Campaiforme, dado que por la complejidad de este monumento, que no podría haber sido diseñado por los habitantes que estaban, porque no tenían un nivel de organización y conocimientos como los que introdujeron esos pueblos a Britania un tiempo después del tercer milenio a. C. El legado del Pueblo del Vaso Campaniforme es importante porque para la época no se trataba de un pueblo bárbaro, todo lo contrario. Sus objetos superan en mucho la media de los contemporáneos del norte de Europa y también la de otros pueblos posteriores. Pero sus mayores reliquias son los círculos de piedra - talladas de manera tosca -, que se encuentran por todo el sur de Inglaterra. El más famoso e impresionante es Stonehenge.

¿Que es Stonehenge?

El monumento está formado por dos círculos concéntricos de gigantescas piedras ubicadas en forma regular; el círculo exterior tiene 35 metros de diámetro. De las 60 piedras originales del anillo exterior hoy solo quedan unas siete, junto con restos de otras y restos de las piedras dinteles que estaban sobre aquellas. Las ruinas son impresionantes pero no fueron señaladas por los habitantes posteriores de la isla hasta el siglo X. Su desconocimiento sobre el monumento hizo que esos habitantes usaran las piedras para sus construcciones en siglos posteriores.

El complejo se completa con cuatro círculos cuyo mayor diámetro es de 104 metros. También se ha encontrado una gran avenida procesional que conduce por tres kilómetros hacia el Río Avon, donde se han encontrado también restos de una villa y de otro complejo similar hecho de madera - llamado Woodhenge -, sin duda todos estaban relacionados con el propósito de Stonehenge. El objetivo del monumento todavía no se ha determinado con certeza. Se dice que cumplía funciones como templo religioso y lugar de sacrificios, observatorio astronómico o monumento funerario.

Los enterramientos humanos de Stonehenge

Recientemente se han encontrado numerosos enterramientos de restos humanos cremados entre 3.030 y 2.240 a. C, lo que hace pensar que para un período tan largo se trata de enterramientos rituales de personas elegidas para sacrificios y que por cierto, no es un cementerio. Muchos pueblos antiguos consideraban a la piedra como representativa de la eternidad y de comunicación con las deidades del Sol y la Luna. Todas las piedras tienen alguna función en el monumento: altar, puerta o registro del solsticio de verano y de las fases lunares. Estos cálculos de posiciones de los astros, que también se verificó en Woodhenge, requieren de importantes conocimientos astronómicos; todavía no se ha podido explicar como estos pueblos prehistóricos los adquirieron. Confirmando el carácter ritual del lugar, en Woodhenge, se han encontrado cantidades de huesos de animales, indicios de grandes ceremonias de sacrificios y fiestas rituales nocturnas.

Stonehenge como observatorio astronómico

Desde que en 1963 el astrónomo Gerald Hawkins expuso su teoría sobre Stonehenge como observatorio astronómico los debates no han cesado. No se podía concebir que un pueblo primitivo pudiera llegar a semejante grado de complejidad, pero de hecho, es más difícil de creer que los diseños - ahora confirmados por Woodhenge - hayan sido pura coincidencia. Por otra parte, las mismas caracterísiticas de complejidad se replican en casi todos los círculos y monumentos funerarios de la época megalítica, en toda Gran Bretaña e Irlanda. Según Hawkins, el diseño del monumento permite seguir los movimientos del Sol y la Luna, ubicar exactamente el Sol en el solsticio de verano y predecir eclipses. Sin duda que todo tuvo que tener un fin religioso.