Nunca bien explicadas las causas del origen y trasfondo de esta guerra entre países limítrofes de América del Sur, llamada Guerra del Pacífico o Guerra del Guano y del Salitre, dado los intereses comerciales que se pusieron en juego.

Por lo menos, el conflicto empieza con un hecho casi trivial de índole comercial entre Bolivia y una empresa de capitales mayoritarios chilenos que operaba en la ciudad - entonces boliviana - de Antofagasta. El tema eran los derechos de que se le cobrarían (10 centavos sobre el quintal de salitre) y la empresa era la Compañía de Salitres de Antofagasta, que según Chile no estaban previstos en un tratado celebrado entre los países.

Los prolegómenos y el inicio de la Guerra del Pacífico

El conflicto con la compañía se había iniciado hacia 1875 y mientras se resolvía, Bolivia suspendió el cobro de la tasa. Sin embargo las tensiones subieron y Chile envió navíos de guerra a la bahía e Antofagasta. La compañía siguió protestando y Bolivia decidió rescindir el contrato de explotación, ejecutando sus bienes para el cobro de los adeudado por los años anteriores que no se habían pagado. Ante esto, Chile decidió ocupar Antofagasta hasta el paralelo 23°. Bolivia expulsó a los chilenos de Bolivia y acto seguido Chile declara la guerra a Bolivia.

En los primeros combates los bolivianos fueron derrotados y hasta la ciudad de Calama y el desierto de la Puna de Atacama fueron ocupados por Chile, mientras que los bolivianos se replegaban para su país.

La intervención de Perú en la Guerra del Pacífico

Mientras se sucedían los hechos, Bolivia solicitó la aplicación de un tratado defensivo que tenía con Perú. Este país, primero quiso evitar la conflagración, intentando mediar, pero para esto pidió que las fuerzas chilenas evacuaran Antofagasta.

No había voluntad de negociación por parte de los chilenos, quienes por el contrario y por toda respuesta, declararon la guerra a Perú también, sabiendo de la alianza defensiva que los otros dos países aplicarían.

Episodios de la Guerra del Pacífico

La contienda se llevó a cabo por mar y tierra y pronto quedaría claro que el dominio marítimo definiría el curso de la guerra. En las primeras acciones, los navíos "Huáscar" e "Independencia" del Perú atacaron a los barcos chilenos "Magallanes" y "Covadonga"; el primero de los buques chilenos fue hundido y el segundo escapó. Poco después, la escuadrilla chilena consiguió rodear al "Huáscar" y tras reñida lucha, en la que incluso murió el almirante peruano Grau, la nave tuvo que rendirse y esta acción significó la posesión del Pacífico por Chile.

Avance de Chile por tierra en la Guerra del Pacífico

Mientras tanto, los regimientos terrestres chilenos avanzaron por tierra al mando del General Baquedano. Vencieron sucesivamente a las tropas aliadas en Dolores, Arica, Chirrillos y Miraflores, llegando en 1881 al Puerto del Callao y a la cercana capital peruana, Lima, la que ocuparon por casi dos años.

Al pasar por el Callao, los propios peruanos destruyeron su flota estacionada ahí, para que no cayera en poder del enemigo.

El Tratado de Ancón y el Tratado de Tregua

En Perú asume la presidencia el general Iglesias, para poner fin a las disensiones internas producto de la derrota, y en 1883 celebra la paz con Chile por el tratado de Ancón. Perú cedía el territorio de Tarapacá y por su parte, las provincias de Tacna y Arica, quedarían por diez años para Chile, fecha en la cual, sus habitantes decidirían por plebiscito, la nacionalidad que quisieran adoptar. De hecho, Tacna quedaría en Perú y Arica en Chile, recién en 1929.

Por su parte el tratado de Tregua estableció la paz entre Chile y Bolivia en 1884. Bolivia le cedió a Chile todo el territorio del litoral y la Puna de Atacama boliviana.

Bolivia se convirtió en un país mediterráneo y desde entonces reclama la salida al mar, que perdió en una guerra que se inició por pretender cobrar una tasa de 10 centavos por quintal de salitre, pero que en su trasfondo aparecen importantes intereses económicos del guano y el salitre.