Una histerectomía puede ser necesaria por diversas causas, como un cáncer de útero, una endometritis intensa, quistes fibroides o adhesiones pélvicas que aplastan el útero hacia otros órganos vecinos. También cuando se producen hemorragias severas, cuando hay complicaciones en el parto o si hay un desprendimiento de útero, puede ser necesaria la histerectomía.

Definición y tipos de histerectomía

Según sea el caso, el especialista puede extirpar el útero entero o solo una parte. También pueden extirparse las trompas de Falopio y los ovarios. Los diferentes tipos de histerectomía se clasifican según los órganos extirpados:

  • Histerectomía parcial: se extirpa solo la parte superior del útero, dejando el cuello uterino en su sitio.
  • Histerectomía total: se extirpa la totalidad del útero junto al cuello uterino.
  • Histerectomía radical: se extirpa el útero, el tejido que rodea el cuello uterino y la parte superior de la vagina. Esta cirugía suele practicarse en los casos donde hay cáncer.

Técnicas quirúrgicas para realizar una histerectomía

Los avances tecnológicos y el desarrollo del instrumental en los últimos años han hecho posible importantes avances en el terreno de la cirugía ginecológica. Aunque existen diferentes técnicas para realizar una histerectomía, a día de hoy el abordaje laparoscópico se está imponiendo, al igual que lo ha hecho en casos como los embarazos ectópicos o los quistes en los ovarios. Las técnicas empleadas para una histerectomía son:

  • Histerectomía laparoscópica: el cirujano, tras efectuar 3 o 4 incisiones pequeñas en el abdomen, introduce el laparoscopio junto a otros instrumentos quirúrgicos. El útero se corta en pedazos pequeños y se extrae por esas aberturas.
  • Histerectomia vaginal: puede efectuarse con la ayuda del laparoscopio, extirpando el útero mediante un corte interior de la vagina, o bien sin este, haciendo un corte en la vagina, extrayendo el útero y cerrándolo con puntos de sutura.
  • Histerectomía abdominal: el cirujano hace una incisión en la parte inferior del abdomen, por donde será extraído el útero. El corte puede ser vertical u horizontal.
  • Histerectomía robótica: se trata de un procedimiento similar al empleado con la cirugía laparoscópica. Se suele emplear en los casos donde hay cáncer o bien cuando los otros procedimientos no son seguros.

Complicaciones y riesgos de una histerectomía

Además de los riesgos propios de cualquier intervención quirúrgica, como las reacciones alérgicas a los medicamentos, los coágulos de sangre, las infecciones o los problemas respiratorios, la histerectomía puede presentar complicaciones como el dolor durante las relaciones sexuales, lesiones en la vejiga o los uréteres, disminución de la líbido o menopausia temprana.

En los días previos a la cirugía puede ser necesario dejar de tomar ciertos medicamentos. En cualquier caso debe consultarse con el médico. También es recomendable dejar de fumar, en el caso de las fumadoras. En el día de la cirugía se requerirá de la paciente que no coma ni beba nada desde la media noche anterior a la operación.

Tras la operación quirúrgica se suelen administrar analgésicos para aliviar los posibles dolores asociados a la intervención. Es posible que sea necesaria, durante uno o dos días, una sonda para eliminar la orina.

Tan pronto como sea posible se animará a la paciente a que se levante para ir al baño por su propio pie o bien para caminar un poco. Eso prevendrá la formación de coágulos de sangre en las piernas y también acelerará el proceso de recuperación. El periodo de hospitalización dependerá del tipo de histerectomía que se haya practicado, pero como promedio oscilará entre los 2 o 3 días.

Por lo que respecta al pronóstico de la operación y a la recuperación, tendrá mucho que ver con el tipo y la causa de la misma, pero en general oscilará entre las 2 y las 6 semanas. La histerectomía asistida por robot es la que requerirá un menor tiempo de recuperación, mientras que la histerectomía abdominal necesitará un periodo más prolongado.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.