La hierba de San Juan es una planta herbácea con ramas erectas que puede alcanzar cerca del metro de altura. Su origen es euroasiático y norteafricano, aunque se encuentra en la mayor parte del planeta con clima templado. Se la puede encontrar fácilmente en los márgenes de los caminos, en bosques y prados.

Se utilizan todas las partes de la planta excepto la raíz. La recolección debe hacerse mientras la planta está floreciendo, a finales de la primavera o principio del verano.

Existen referencias que dan testimonio del uso que se ha dado a esta planta desde la antigüedad. Ya Hipócrates mencionaba el uso médico que se le daba a las flores de la hierba de San Juan. Su nombre, según parece, se debe a que florece alrededor del 24 de junio.

Componentes activos del hipérico

En la hierba de San Juan destacan los siguientes componentes: en la flor encontramos los taninos y flavonoides como hiperina, quercitrósido o rutósido, en las hojas, minerales como el cadmio o el plomo, mientras que en la planta están los ácidos ascórbico, palmítico y esteárico. También en la planta encontraremos compuestos como la hipericina, la hiperforina, la quercetina, la rutina y el limoneno. Por lo que respecta a los aceites esenciales, destacar el cineol, el cariofileno o el pineno.

Propiedades medicinales del hipérico

La hierba de San Juan tiene diversos usos medicinales, aunque también posee contraindicaciones que deben tenerse en cuenta, así como observar las dosis recomendadas para cada caso.

La hierba de San Juan se usa habitualmente como antidepresivo, tranquilizante y otros trastornos del estado de ánimo, aunque cabe señalar que no es efectivo cuando se trata de depresiones graves. Los últimos estudios señalan a la hiperforina como el compuesto que le confiere a la hierba de San Juan estas propiedades.

La hierba de San Juan es un buen tónico para el sistema nervioso y mejora la actividad neuronal. Como digestivo también se ha demostrado que resulta eficaz, sobre todo para la acidez estomacal, debido a la hipericina, que inhibe la producción de ácido. Igualmente eficaz resulta para las úlceras de estómago, las diarreas y los vómitos. También destacables son sus propiedades analgésicas, fundamentalmente en las afecciones de tipo reumático. Por lo que respecta a sus efectos calmantes y relajantes, la convierten en un remedio muy apropiado para problemas de varices y hemorroides.

El hipérico es un remedio interesante para combatir la retención de líquidos, gracias a las propiedades diuréticas del limonelo, así como para la hipertensión, la gota o la artritis.

La hierba de San Juan es un eficaz regulador de la menstruación, aplicable tanto para las reglas muy abundantes como para las más pobres. También es útil para combatir los síntomas depresivos que acompañan al síndrome premenstrual.

Para la piel, la hierba de San Juan también posee cualidades que vale la pena observar. Es efectiva en la cicatrización de heridas, quemaduras o llagas. Sus propiedades astringentes, antisépticas y cicatrizantes hacen del hipérico un producto a tener en cuenta para el cuidado de pieles grasas, reduciendo el exceso de grasa y ayudando a la cicatrización de las espinillas características del acné, al mismo tiempo que evita su infección.

El hipérico y el embarazo y la lactancia

La hierba de San Juan no debe usarse durante el embarazo y la lactancia. Algunas pruebas en animales han mostrado problemas en el nacimiento. También en el caso de que se pretenda quedar embarazada, el uso del hipérico parece ser contraproducente.

Efectos secundarios de la hierba de San Juan

En las personas con TDAH (Trastorno de déficit de atención e hiperactividad), trastorno bipolar, depresión grave, esquizofrenia o enfermedad de Alzheimer, el uso de la hierba de San Juan puede empeorar la sintomatología asociada a estas enfermedades por lo que, como es obvio, no se recomienda su utilización. Las personas que vayan a someterse a cirugía, debido a la anestesia, deben prescindir de tomar hipérico, como mínimo, dos semanas antes de la operación.

Es importante señalar que Francia ha prohibido el uso de productos que contengan hierba de San Juan. Dicha prohibición se basa en un informe de la Agencia Francesa de Seguridad de los Productos de la Salud. En el informe se advierte que existen importantes interacciones entre la hierba de San Juan y algunos medicamentos. Otros países, como Japón, Canadá o el Reino Unido, van a incluir advertencias en estos productos sobre esta interacción de la hierba de San Juan con estos medicamentos.

Podéis seguir mis artículos en Twitter.