Para realizar un buen pronóstico es necesario obtener una gran cantidad de información, con la mayor calidad posible, sobre las condiciones existentes en superficie y en la atmósfera. Esta información es recabada de algunas herramientas meteorológicas como son: Radiosondeo, radar, imágenes de satélite, modelos numéricos, entre otros.

Radiosondeo

Esta herramienta es fundamental en la elaboración de un pronóstico del clima, ya que proporciona la primera información sobre las condiciones atmosféricas tanto a nivel superficie como en la atmósfera superior.

El proceso sobre la recopilación de los datos del radiosondeo se lleva a cabo a través de lanzar un globo sonda con una estación meteorológica que envía la información sobre las variables atmosféricas conforme se va elevando. Algunas variables son: Temperatura, humedad relativa, velocidad y dirección del viento, presión atmosférica, etc.

Los datos del radiosondeo se representan en un diagrama que permite al meteorólogo interpretar la variación vertical de las variables antes mencionadas en la atmósfera, y si existen las condiciones óptimas para la formación de nubes y/o el desarrollo de eventos de precipitación.

Radar

El sistema RADAR cuyas siglas vienen de RAdio Detection And Ranging, y que se define como “Sistema de detección a distancia a través de ondas de radio” basado en el uso de ondas de energía transmitidas desde una posición conocida hacia objetos cuyas características como forma, movimiento, concentración y distancia pueden ser determinadas por la relación que existe entre la energía que retransmiten al radar.

El radar meteorológico se emplea para la medición de fenómenos atmosféricos constituidos por agua, en forma de lluvia, granizo y nieve. Además tiene la posibilidad de realizar estudios de volumen de la nube, a diferentes cortes o secciones, y dar seguimiento y estudio a fenómenos severos como huracanes.

Los radares muestran “ecos” o señales en forma de ruido que en una imagen representan partículas de precipitación que retransmiten la energía electromagnética recibida del radar en todas direcciones, con lo cual se puede estimar su concentración y distribución en base a cálculos matemáticos que incluyen la masa, energía y velocidad de la luz.

El uso del radar meteorológico representa una herramienta útil y complementaria, junto a otros sistemas de observación meteorológicos, para los pronosticadores del tiempo con la que pueden emitir alertas sobre fenómenos meteorológicos intensos que pueden producir inundaciones sorpresivas, granizo, turbulencia y tornados.

Imágenes de satélite

Los satélites meteorológicos geoestacionarios (es decir, que permanecen inmóviles sobre un determinado punto de nuestro globo) proporcionan imágenes completas del disco terrestre transmitidas día y noche.

Para el pronóstico del clima, cada región usa un satélite diferente. Entre los satélites meteorológicos que se usan se encuentran:

  • GOES-8: Cubre Norteamérica, Suramérica, el Norte, el Atlántico, el Pacífico, región de los huracanes en el Caribe y el Atlántico Oeste.
  • GOES-10: Cubre Hawai, el Pacífico y Norteamérica.
  • GMS-5: Cubre Japón, Australia y el Pacífico Oeste.
  • METEOSAT-7: Cubre Europa, África y el Medio Oriente.
Las imágenes recolectadas por los satélites están clasificadas en tres tipos: Visibles, de infrarrojo y las de vapor de agua.

  1. Las imágenes visibles: Representan la cantidad de luz que es reflejada hacia el espacio por las nubes o la superficie de la Tierra. Las imágenes visibles no se pueden obtener en ausencia de luz solar.
  2. Las imágenes de infrarrojo: Representan la radiación infrarroja emitida por las nubes o la superficie de la tierra. Estas imágenes son medidas de temperatura. En una imagen infrarroja, los objetos más calientes aparecen más oscuros que los fríos.
  3. Las imágenes de vapor de agua: Representan la radiación infrarroja que es muy modificada por la influencia de la atmósfera sin nubes. Son útiles para indicar zonas de aire húmedo y seco.

Modelos numéricos para el pronóstico del clima

Un modelo numérico de predicción meteorológica se refiere a los sistemas que usan datos meteorológicos como datos de entrada y posteriormente predecir la evolución meteorológica.

Existen diferentes modelos numéricos de predicción meteorológica, entre los más utilizados se encuentran: Modelo de Aviación (AVN), Modelo del Sistema Global de Pronóstico (GPS), Modelo Estadístico (MOS), Modelo de Investigación del Pronóstico del Clima (WRF) y el Modelo de Meso-escala Versión 5 (MM5).

Estos modelos hacen uso de las herramientas físicas y matemáticas en la elaboración del algoritmo lógico. La manera en que funcionan es que se tienen que dar como datos de entrada las condiciones ambientales que se presentan en la atmósfera al momento de hacer la corrida del modelo, posteriormente se obtiene un archivo que contiene la información necesaria para el pronóstico meteorológico.

Conclusión

Para realizar una predicción es preciso obtener gran cantidad de información sobre las condiciones existentes en superficie y en la atmósfera. Antes de elaborar el pronóstico se analizan e interpretan todos los datos recolectados de las estaciones meteorológicas, satélites, radares, modelos numéricos, etc.

El pronóstico del tiempo se realiza tanto para el tiempo real como a corto, medio y largo plazo (entre 5 y 10 días) de acuerdo con las posibilidades y límites del conocimiento científico, basado en los medios técnicos más avanzados y en la experiencia y profesionalidad de meteorólogos calificados.