Neatorama, un popular blog estadounidense, basándose en un artículo de la revista americana Mental Floss, cuenta cómo algunas historietas y superhéroes han influenciado la historia de la humanidad.

Superman vence al Ku Klux Klan

El primer superhéroe que ha cambiado el mundo es Superman. El personaje de la DC Comics, fue uno de los mayores responsables de terminar con la popularidad del Ku Klux Klan. A mediados de los años ’40 Superman era el superhéroe más amado de Estados Unidos; sus aventuras eran contadas en un programa radiofónico que salía al aire 5 veces a la semana. En el mismo período, en el sur de los Estados Unidos, crecía el poder del Ku Klux Klan. Su influencia era tan fuerte que cuando el activista Stetson Kennedy (infiltrándose en las organizaciones racistas y descubriendo sus actividades ocultas) denunció la actividad terrorista de la asociación al gobernador de Georgia, del cual no obtuvo respuesta.

Sintiéndose impotente frente a la situación, Kennedy, decidió contar las actividades clandestinas del Ku Klux Klan a los productores de The Adventures of Superman. Estos dedicaron diversos episodios del programa radiofónico a la lucha de Superman contra una asociación de hombres encapuchados que recordaban al Ku Klux Klan. Los productores ridiculizaron los secretos de la organización e hicieron públicas palabras que llamaban al orden. Superman, naturalmente, vence a sus rivales encapuchados y contribuyó al final de la asociación racista: en 1948, en menos de dos semanas, el reclutamiento de nuevos adeptos disminuyó considerablemente y la mayor parte de los norteamericanos consideró al Ku Klux Klan una secta de exaltados.

Brazo de Hierro y el Capitán Marvel Junior

El superhéroe Brazo de Hierro ayudó a los ciudadanos norteamericanos a sobrevivir en la gran crisis del ’29. Todos conocen que la fuerza sobrehumana del mítico Popeye, provenía de la cantidad de espinaca que comía. Antes del 1930, éste hecho no estaba claro para los lectores norteamericanos. Cuando la depresión económica golpeó a los Estados Unidos, el gobierno trató de convencer a sus ciudadanos de sustituir, en la dieta cotidiana, la costosa carne por la económica espinaca. La solución fue encontrada por Brazo de Hierro, quien explicó a los norteamericanos que Popeye era tan fuerte porque comía espinaca. En pocas semanas la venta de espinacas en lata, alcanzó cifras impensadas. Para los niños las espinacas ocuparon el tercer puesto entre las comidas, después del pavo y el helado.

El Pato Donald

En 1966 el estudioso danés Karl Krøyer, desarrolló el método para elevar las naves sumergidas a través de la utilización del poliestireno. El célebre personaje ideado por Carl Barks, el Pato Donald, 22 años antes ya había imaginado este procedimiento. En una tira de 1949, el Pato Donald y sus tres sobrinos rescatan una nave sumergida llenándola con pelotitas de ping-pong a través de un tubo.

El Hombre Araña

En un episodio de 1977, el superhéroe es seguido por un rival al cual no puede alcanzar porque en la muñeca llevaba un transmisor eléctrico que le permitía conocer la posición del Hombre Araña.

Jack Love, juez de Nuevo México y gran lector de historietas, se inspiró en esta tira, permitiendo que en 1983 un condenado de Albuquerque llevara un brazalete electrónico. Desde ese momento, dicha pulsera es usada en muchos países para controlar a los detenidos que viven fuera de la cárcel.

“Si el Hombre Araña inspira las decisiones de la justicia y si los científicos retoman invenciones del Pato Donald, ha llegado el momento de leer las historietas con más seriedad”, Mark Juddery, autor del artículo del blog.