Un chico de unos dieciocho años y rasgos andróginos camina solo por una calle de inconfundible aire Tokiota, se detiene ante la puerta de una casa de aspecto simple y minimal y llama al timbre. Abre una mujer de unos cuarenta años, tan sexy que nadie diría que es la madre de Megumi, la compañera de colegio del estudiante que llama a la puerta. En ese preciso instante una adolescente de cabellos verdes y ojos azules baja corriendo por las escaleras, viste como una lolita y se parece mucho a su madre, es Megumi. Así empieza una clásica cinta hentai.

¿Qué es el Hentai?

El hentai es un subgénero del manga y el anime. Es decir, dibujos animados adaptados de un cómic pero en este caso de carácter pornográfico. Hentai en japonés significa "perversión".

Fetiches del género

En el hentai se reflejan de forma diáfana muchos tópicos de la cultura japonesa y el más común y repetitivo de ellos, tanto a pie de calle como en los videos, es la fantasía de la lolita vestida con un uniforme de colegiala.

Otro de los grandes clichés que presenta el género es el de la mujer sumisa o el de la mujer acosada en su círculo laboral o escolar. Resulta curioso comprobar como en el subconsciente japonés siempre están presentes constantemente el lugar de trabajo y el estudio.

Aunque el secreto de tanto éxito reside sin duda en que las situaciones y los personajes no tienen límites, ni físicos ni morfológicos. Por eso mismo quien se atreva a ver una cinta hentai no dejará de sorprenderse de la elasticidad, equilibrio y perfecta figura de la que gozan estos actores y actrices de ficción. Por ejemplo, una práctica corriente en el género es la de las relaciones sexuales entre plantas mutantes con múltiples penes y mujeres. Este sería un claro ejemplo de las numerosas posibilidades y variantes de esta subcategoría del anime

¿Es machista?

Efectivamente, lo es y mucho. Por este hecho su público no suele ser el femenino. Es posible que en este aspecto, en el sexual, la mentalidad nipona y la europea no sean muy coincidentes y de hecho no lo son. Lo que sí que está claro es que el género hentai no nació para las mujeres y que la citada subcategoría del anime prácticamente sólo se refiere a ellas como un simple vehículo e instrumento del sexo. De hecho el hentai es tan para hombres que incluso existe una categoría denominada yaoi, de temática gay. Sobre el yaoi, se dice que va dirigido a un público femenino, aunque su contenido y las estadísticas de consumo indican precisamente lo contrario, aunque sí que es cierto que sus autoras suelen ser mujeres.

Puede no gustar a un público occidental

Gran parte de la posible audiencia que pueda atraer el subgénero del anime en occidente creció en la década de los ochenta viendo saltar a Heidi con su abuelo en las praderas de los Alpes o llorando cuando Marco encontró a su madre en Argentina. Este hecho impide a muchos y a muchas imaginarse como objetos de deseo a los protagonistas de las películas de animación hentai. Sus rostros y sus rasgos, son tan inocentes y en ocasiones tan andróginos que sin pretenderlo llevan al espectador a recordar aquellas tardes con la merienda frente al televisor.

Un género cada vez más demandado

Hace años solamente consumían anime los niños. Actualmente es un género en auge que despuntó con el film “Akira” a finales de los años ochenta. De la misma manera ocurre hoy en día con el hentai, hace diez años no se conocía su existencia y hoy se escriben artículos sobre él. Es posible que llegue a alcanzar el éxito del anime corriente. Tal vez con la excusa de ver una cinta de dibujos animados, su consumo se multiplique. Todo se andará.