Imposible. Al espectador que se siente delante de la pantalla para ver ‘Hanna’ le resultará imposible creerse lo que ve. El guión, la dirección y los actores han mostrado todo su empeño en que esta historia de venganza entre espías y experimentos genéticos sea increíblemente forzada hasta tal punto que prácticamente es una comedia.

Saoirse Ronan interpreta a la joven Hanna (ver traíler del filme), una chica de 16 años que ha pasado su corta existencia en un bosque siendo entrenada por su padre para ser un arma letal. La actriz que fue una inocente víctima en The lovely bones de Peter Jackson se convierte en una inocente asesina en busca de su identidad perdida. Eric Bana y Cate Blanchett, aparecen bajo los roles de padre protector y la gélida y cruel agente de la CIA que quiere acabar con ellos para no revelar un programa de modificación genética para dar con los soldados perfectos.

Ambos actores dan caché a una película que a ratos parece un videoclip musical (cada vez que hay una persecución la música de los Chemical Brothers se dispara y las imágenes aberrantes marean) y en otros momentos obliga a preguntarse al espectador, ¿pero a qué viene esto?

‘Adáptate o muere’, un subtítulo dedicado al espectador

Basten dos sencillos ejemplos. La joven huye de una prisión subterránea a través de una alcantarilla y justo en ese momento pasan varios vehículos que atraviesan el desierto marroquí. Justo por encima y en el momento indicado, que ya es mucha casualidad. Pero no contentos con la exageración, no se sabe cómo pero la adolescente aparece pegada a la base de un todoterreno que va cómo mínimo a 40 o 50 kilómetros por hora. ¿Ha realizado un salto vertical y se ha enganchado al tubo de escape de un coche en marcha? Puede ser y cualquier respuesta es posible ya que la propia película no se ha preocupado en dar esa información.

Un segundo caso propio de los Expedientes X de Mulder y Scully es su trío de perseguidores profesionales. La malvada agente de la CIA contacta con un mercenario alemán silbador y gay (Tom Hollander, el malo de la trilogía original de Piratas del Caribe), que siempre va con chándal. Su orientación sexual no debería influir en la historia pero cuando se comprueba que sus dos esbirros son nazis es de nuevo imposible repetir la duda constante de ¿pero a qué viene esto?

Los malos resultan tan malos que primero no secuestran a la joven Hanna cuando tienen la oportunidad y cuando se deciden a hacerlo consideran que es mejor dar patadas de kárate ya que al parecer el uso de las armas sería demasiado severo. Algo difícil de entender, unos asesinos profesionales con tantos remilgos.

Intriga y acción unidas a una trama sin sentido

Hanna debe reunirse con su padre en Berlín por lo que de Marruecos cruza a España con una pareja de neo-hippies con una charlatana y pija hija que no para de hablar. Tras cruzar la frontera comprobaremos cómo los jóvenes españoles se divierten yendo a poblados gitanos para escuchar flamenco que, por supuesto, debe ser todo lo que hacen los adolescentes españoles que no son toreros. Y sin saber cómo, Hannah llega a Berlín sin que ningún espectador sepa cómo demonios ha cruzado la frontera de Francia y Alemania. Quizá en los extras del dvd se explique que atravesó un agujero de gusano cósmico gracias a su alteración genética. O quizá no expliquen nada para seguir con el modelo de película en el que la trama es realmente inexplicable.

Una regla de oro en una crítica de cine es no desvelar el final, pero para abrir boca se puede contar que es un final único y quizá irrepetible. Por primera vez en la gran pantalla la audiencia podrá ver cómo una persona desarmada persigue a una con pistola. Llegados a este punto, se encienden las luces, suben los títulos de crédito y los espectadores que transitan hacia la salida se preguntan ¿pero a qué viene todo esto?

Ficha técnica

Hanna (2011). EE.UU. 111 minutos. Focus Features. Director: Joe Wright. Guión: Seth Lochead y David Farr. Intérpretes: Saoirse Ronan (Hanna), Eric Bana (Erik), Cate Blanchett (Marissa), Tom Hollander (Isaacs), Paris Arrowsmith (CIA Tech #1), Olivia Williams (Rachel), Jason Flemyng (Sebastian), John MacMillan(Lewis) y Tim Beckmann (Walt).