Los baños árabes de Madrid tienen un nombre tan histórico como el de la propia ciudad, Medina Mayrit, es decir 'ciudad de Madrid'.

La antigua Mayrit

La villa de Madrid empezó a crecer desde el siglo IX, momento en el que los árabes utilizaron su excepcional emplazamiento dentro de la península ibérica como un puesto de defensa en el acceso hacia Toledo.

El significado del nombre de la ciudad, aunque existen múltiples teorías al respecto, vendría del árabe y su significado era el de "tierra con abundante agua". Algo que no es de extrañar, dada la cantidad de ríos subterráneos que discurren por la urbe, hasta cinco. Uno de los cuales fue, lo que hoy en día es el Paseo de la Castellana.

Hammam

Es el nombre que reciben los baños turcos, actividad que los otomanos adoptaron de los balnearios que los romanos tomaban en las termas.

En la antigüedad los baños no sólo eran sinónimo de higiene, relajación o depuración del cuerpo, gracias a los vapores calientes que emana, también tenían un componente social al ser un lugar habitual de reunión entre las diferentes clases. En especial en la cultura árabe.

Hammam, Medina Mayrit en Madrid

Situado en el corazón de la capital, en la calle Atocha esquina a la plaza de Jacinto Benavente y a pocos minutos de la céntrica Puerta del Sol.

Los baños de 'Hammam', nos permiten viajar a través del tiempo para adentrarnos en la época árabe de Madrid.

Tres salas

Una bóveda de medio punto, de aljibe centenario, sirve de recorrido para el visitante, a través de tres dependencias iluminadas, con una luz tenue, que le confiere de una especial mística. Las zonas de baños se denominan:

  • caldarium, de agua caliente
  • frigidarium, de agua fría
  • tepidarium, de agua templada
Los diferentes contrastes de grados, dotan al cuerpo de una gran relajación. Que podrá ser utilizado tantas veces se quiera y en el orden que se estime oportuno.

A diferencia de los balnearios o de los spa, los baños árabes no tienen un circuito termal, de chorros a diferentes alturas o un jacuzzi, son zonas de esparcimiento con contraste de temperaturas.

El baño turco

Las instalaciones se componen, además, de un baño turco de vapor y una zona de descanso donde podremos degustar un manjar tan típico de la cultura árabe, el té. Donde la música y los aromas que fluyen nos ayudarán a combatir el estrés.

Horario

Está abierto de lunes a domingo, existiendo 8 turnos diferentes, que van desde las 10 hasta las 24 horas, comenzando cada 2 horas los correspondientes turnos.

Los precios varían dependiendo de la hora elegida, siendo la opción más barata acudir por las mañanas (hasta las 16 horas).

Se pueden contratar distintos packs que incluyen, junto al recorrido por la zona de aguas, la degustación de un menú en el restaurante y un masaje relajante.

Restaurante, bazar y tetería

La cocina árabe se fusiona con las culturas que convivieron en España durante la edad media: la cristiana y la judía en un emplazamiento que parece sacado de un zoco, donde no faltan ni los tés, ni las alfombras en las paredes, ni las fuentes decorativas tan típicas de las construcciones del Al-Andalus, nombre que recibió la parte de la península ocupada por los musulmanes entre los años 711 y el 1492 .

Por las noches, durante las cenas, se puede disfrutar de un espectáculo oriental de danzas.

La tetería funciona por las tardes, con una gran variedad de infusiones y de diferentes aromas. Los sábados, domingos y festivos (a excepción del verano) podremos asistir a una exhibición de danza del vientre.

Características y consejos

El recorrido dura aproximadamente 1 hora y media. Los baños 'Hammam, Medina Mayrit ' son mixtos, no así en la cultura de los países árabes, donde es costumbre que las personas de diferente sexo acudan separados.