Uno de los momentos de pánico por los que pasa todo aquel que se va de Erasmus, de Leonardo o, en definitiva, a vivir al extranjero durante una temporada, es plantearse como meter todo lo necesario para pasar unos meses o un año en el extranjero que no exceda del peso máximo permitido por las compañía aéreas. Pero todo puede conseguirse con un poco de organización y planificación.

Informarse de qué se puede llevar en el avión

Antes de ponerse a hacer la maleta, es muy importante tener muy claro cuántos kilos permite la compañía aérea en la que se viaja. La mayoría de las compañías suelen permitir 20 kg por maleta, pero algunas como Ryanair sólo permiten 15, mientras que otras como Iberia se puede viajar hasta con 23. Estos datos se pueden consultar fácilmente en las webs de las distintas compañías aéreas.

Otro punto a tener en cuenta antes de empezar a hacer el equipaje es el equipaje de mano que podemos llevar. Normalmente las compañías permiten un bulto de 55x20x40. Pero hay que informarse si sólo permiten llevar ese equipaje de mano o si se puede complementarlo con un ordenador portátil, un bolso de mujer o un abrigo. Para ello también se puede consultar la web de la compañía con la que se vuele.

Hacer una lista por orden de prioridades

Es recomendable que unas semanas antes de partir se empiece a hacer una lista con todo lo necesario para el viaje. De esta manera se pueden evitar pequeños olvidos provocados por las prisas de última hora. Esta lista puede revisarse una y otra vez con el fin de no olvidar ninguna cosa que se vaya a necesitar.

Cuando definitivamente se esté en disposición de hacer la maleta es importante sentarse frente a esta lista y reordenarla por orden de prioridades. Por ejemplo, si se va a viajar a Praga en invierno será más importante un abrigo que un bañador. Si se mantiene el orden de la lista al empezar a meter cosas en la maleta, nos aseguraremos de no tener que sacar la mitad de las cosas que ya están dentro para meter algo imprescindible que se haya dejado para el final.

Evitar llevar más de lo imprescindible

No es lo mismo hacer una maleta para pasar unos meses en el extranjero que para irse una semana de vacaciones. Por lo tanto, en el primer caso se debe evitar a toda costa llevar más cosas de las estrictamente imprescindibles.

Siempre hay que tener en cuenta que se vaya donde vaya se va a encontrar supermercados o tiendas de ropa. Eso quiere decir que es absurdo llevar desde España botes de gel o champú o algún tipo de alimento, pues son cosas que se encontrarán en cualquier tienda allá donde se vaya. Sí es una buena idea llevar botes pequeños de los que se encuentran en los hoteles de los productos cosméticos básicos, por si el primer día no hay tiempo de pasar por el supermercado.

Y por último, lo más importante es no olvidarse de pesar la maleta antes de salir de casa, por si es necesario reestructurar el equipaje o la lista de prioridades para ajustarse al peso permitido. Es mucho más conveniente hacer esto que pagar por exceso de peso cuando se vaya a subir al avión.