Muchos son los nombres de héroes que se conocen y se mencionan al momento de recordar las luchas por la independencia de Venezuela. Sin embargo, son pocos los nombres de heroínas conocidas que dieron su cuota de sacrificio para liberar la Patria.

El presidente de la República Bolivariana de Venezuela Hugo Rafael Chávez Frías, quien se ha declarado feminista, reivindica el valor de la mujer a través de diferentes programas, tales como la creación del Ministerio del Poder Popular para la Igualdad de Género, la Misión Madres del Barrio, el Banco de la Mujer, entre otros.

Asimismo, en las celebraciones y conmemoraciones de fechas patrias, se ha dado su justo valor al rol de la mujer venezolana, dando a conocer su lucha y entrega por la libertad de la Patria.

Cacica Urquía

En Venezuela, uno de los protagonistas indígenas más conocidos ante la invasión española a finales del siglo XV, fue Guaicaipuro. Se reconoce en él no sólo su valentía sino la capacidad de estrategia que tuvo para convocar a otros caciques de la región a fin de enfrentar a los españoles. En estas luchas lo acompañó también su esposa Urquía, quien a su muerte, continuó la lucha bajo el liderazgo de su hijo Baruta.

Juana Ramírez, La Avanzadora

Esta mujer vivía en la ciudad que actualmente se conoce como Maturín, en el estado Monagas. Se le dio el apodo de "avanzadora" por ir en dirección hacia el enemigo cada vez que atacaban. Formó parte de una batería de mujeres organizada con la finalidad de atender a los heridos patriotas y recuperar las armas que quedaban luego de los enfrentamientos para entregárselas al ejército patriota.

Consuelo Fernández

Durante el año 1814 todavía el territorio venezolano era escenario de luchas entre el ejército realista y el ejército patriota. Villa de Cura, sitio donde vivía Consuelo Fernández junto a su hermano patriota Manuel, era una población que estaba dominada por el general realista José Tomás Boves. Simón Bolívar ordena el envío de tropas a la ciudad de La Victoria y entre los hombres que asisten, se encuentra Manuel Fernández. Consuelo, quien permanece en Villa de Cura, entra en contacto con españoles realistas y se entera de los preparativos de Boves para atacar al ejército patriota en La Victoria. Al enterarse, envía una misiva a su hermano que es interceptada por los soldados realistas. Cuando contaba apenas con 17 años de edad es ejecutada por los realistas, bajo el cargo de haber transmitido noticias de guerra.

María Rosario Nava

Esta mujer nació en la localidad de Mérida en los Andes venezolanos. Cuando su joven hijo quiso alistarse en el ejército patriota para acompañar al Libertador Simón Bolívar, el muchacho sufrió un accidente en el cual se fracturó ambos brazos. Luego, convencida de los ideales por los cuales quería luchar su hijo, lo acompañó adonde se encontraban miembros del ejército patriota para alistarse junto con su hijo. De esta manera, emprendió junto al ejército patriota el camino por los Andes, cargando su fusil y sus armas mientras duró la incapacidad de su hijo.

Luisa Arrambide de Pacanins

La casa de Luisa Arrambide en la población de Caracas, era un sitio de reunión donde asistían distinguidas personalidades de la Caracas colonial, entre las que se contaba Simón Bolívar. Las reuniones y tertulias donde se intercambiaba información del movimiento de los patriotas y se generaban planes independentistas, eran simuladas para los bailes y fiestas organizados por esta mujer. Posteriormente fue interrogada y torturada públicamente por parte del ejército realista, para que dijera el nombre de las personas que se reunían en su casa y las conversaciones que había oído. Sin embargo, nunca se doblegó.

Estas, entre otras muchas mujeres anónimas o invisibilizadas por la historia, forman parte del grupo de heroínas que aportaron su cuota por la libertad de Venezuela del Reino de España, firmada el 5 de julio de 1811 y lograda de manera definitiva en el año 1821.