En la clasificación internacional de los cuentos populares realizada por Anthi Aarne y Stith Thomson encontramos la categoría, denominada por Jean-Marie Gillig como "cuentos propiamente dichos" y dentro de ella el apartado destinado a los cuentos maravillosos, como un relato con personajes u objetos sobrenaturales, siendo esta su característica diferenciadora.

La vieja tradición oral de contar estas clásicas historias ha ido dando paso a otros soportes para que este tipo de texto se suceda en el tiempo y en la vida de las generaciones infantiles. La lectura que hacen los padres a los pies de la cama, el cuentacuentos o Disney, demuestran la capacidad de adaptación que tienen a los nuevos contextos sociales y culturales.

Opiniones sobre la relación mito-cuento

El analista Vladimir J. Propp, propone una relación entre mitos y cuentos, pero mientras que para este autor el mito nace al mismo tiempo que su momento social, el cuento aparece después ayudando al recuerdo. Inspirado en la filosofía marxista defiende que es anterior al Estado feudal y que ha sido testigo de los cambios económicos-sociales que se han ido e irán produciendo.

En su opinión los mitos proceden de los ritos y son motivos de muchos cuentos maravillosos. Toma como ejemplo la utilización del bosque como lugar de las ceremonias de iniciación y que tienen su referente en los rituales utilizados en las sociedades tribales para la integración del joven en la comunidad adulta.

Estudio de las funciones y de la estructura

La utilización de la fórmula principio-desarrollo y final les confiere el derecho de pertenencia a la literatura narrativa. Dos autores, Propp y Paul Larivaille entre otros, los analizaron tomando diferentes elementos constitutivos.

El primero establece dos criterios a los que llamó valores variables (personajes y sus características) y valores constantes (lo que hacen) conocidas como funciones, destacó un máximo de 31 y aunque no estén todas presentes en cada cuento, se suceden en un mismo orden. Estas funciones de la morfología del cuento son las acciones llevadas a cabo por el protagonista. Algunos autores dudan que esta clasificación sirva para todos y sí para los analizados por Propp, en concreto los cuentos maravillosos rusos, ya que muchos otros no están tan pautados.

Acuña el concepto de esfera de acción que es la agrupación de las funciones respecto de los actores, estableciendo que es un relato de siete personajes. La importancia del trabajo de este autor radica en la potencialidad que tiene para la ampliación de nuevos conceptos y su investigación. Esta disección del significado ha ayudado tanto al análisis como al desarrollo de nuevas creaciones los llamados cuentos paródicos, siendo Roald Dahl uno de los más conocidos y prolíficos autores que imitando un cuento conocido les incluye una variante de su invención.

Paul Larivaille, elabora un modelo estructural que permite reducir al planteado por Propp y que es más utilizable en el mundo de la pedagogía y el trabajo lecto-escritor educativo y reeducativo. Su propuesta establece cinco secuencias que se atan al tiempo (eje) y a una sucesión lógica de hechos.

Pulgarcito sometido al esquema de Larivaille:

I - Tiempo anterior

1. Inicio: equilibrio precario

Pulgarcito y su familia pasa por un periodo de escasez de alimentos.

II - Entretanto

2. Detonante.

Pulgarcito es el elegido para dejarlo en el bosque a merced de su suerte.

3. Diferentes acciones en este intervalo.

Regreso. Vuelta al bosque. Presencia del Ogro. Pruebas. Desaparición del Ogro.

4. Resultado.

Vuelta como héroe. Riqueza.

III-Tiempo futuro

5. "....fin de la pobreza, felicidad".

Se han realizado más esquemas estructurales inspirados en este autor que igualmente tienen una puesta en práctica pedagógica para que el alumno analice y cree. Añadir que el uso requiere del conocimiento de, al menos, estos dos autores antes de lanzarse al empleo de esta herramienta de trabajo.

Bruno Bettelheim: cuento y psicoanálisis

Bruno Bettelheim fue una persona aplaudida y controvertida. Escribió entre otros muchos el libro titulado "Psicoanálisis de los cuentos de hadas" poniendo énfasis en los personajes, sus cualidades, su modo de proceder y la influencia que puede ejercer en la psicología y la educación de los niños. Trabajó con la idea de que estos pueden reconocer y adquirir valores y sentir como suyas las emociones que les producen.

Su interpretación se sustenta en el psicoanálisis de Freud pero incluye un ingrediente de peso como es la influencia del medio educativo familiar como un elemento que forma parte de la inclinación o del equilibrio en la balanza de la psique del niño.

Se exponen las cuestiones siguientes como claves y vertebradoras de la obra de Bettelheim, en la que establece que los cuentos de hadas no son sólo material para la fantasía, sino que les permite resolver sus conflictos interiores dando como resultado una evolución y participación positiva en todos los ambientes que rodean al niño.

Estos son los postulados más relevantes para comprender la relación psicoanálisis y cuento popular:

1- ¿Dónde está la realidad, donde está la ficción? Las historias reales o ficticias, creadas a la medida del niño, pueden divertirle pero no le producen significados. El cuento, sin embargo, le propone un problema al que en su imaginación le dará solución. Lo real para Bettelheim está dentro de cada individuo, también el cuento expresa lo que el hombre tiene dentro como la angustia, el miedo, pero de un modo simbólico. Es el río transparente en el que se ven los problemas humanos de siempre y las posibles soluciones que sólo las produce la mente de cada uno. Lo que se ve no es real.

2- ¿Como ayuda a ordenar el interior del niño? Su personalidad se va organizando a medida que es capaz de no abandonarse ante cada conflicto y lucha junto con Pulgarcito o el Gato con botas para ganar las batallas y obtener el placer del deseo logrado. El camino que debe de seguir el niño es el de lograr una madurez donde y siempre, según el psicoanálisis, tiene que resolver el complejo de Edipo y la tríada del ello, el yo y el superyó para lograr la relación adecuada entre lo que realiza y lo que imagina.

3- ¿Cómo desarrollarse y madurar? El ello representa el principio del placer, nunca debe de dominar si se quiere obtener madurez, si bien, para Bettelheim esta es de orden sexual, por lo que es necesario resolver los problemas edípicos para que el ello no regrese y el individuo se sienta el ejecutor de sus victorias. Pone como ejemplo el cuento de "La Bella y la Bestia", donde la protagonista renuncia al amor edípico hacia su progenitor y la Bestia se transforma en humano gracias al amor.

Dos ideas: la sexualidad normalizada pasa por superar el complejo y no se debe de inhibir en el amor nada, aunque parezca sucio.

4- ¿Cómo eliminar los miedos? Los cuentos son útiles porque ayudan al niño a jugar su papel en estas historias que por lo general acaban bien. Puede combatir a brujas, ogros, etcétera, viéndolos como sus propios miedos e identificándose con el héroe buscará cómo vencerlos.

Conclusiones

Eugene Ionesco dijo:"... en los cuentos encontramos nuestra realidad".