Tony Scott nació en Stockton-on-Tees (Inglaterra) en 1944. Durante años se le conoció por ser el hermano de Ridley Scott, director de títulos como "Alien" o "Blade Runner". Pero posteriormente adquirió un estilo propio y se convirtió en uno de los mejores directores de títulos de acción.

Aunque durante sus comienzos quería rodar documentales, su hermano le convenció para que le ayudara en el mundo del cine. También dedicó gran parte de su tiempo al mundo de la publicidad, dedicándose a dirigir anuncios.

"Top Gun" fue su primer gran éxito

Aunque no estaba entre sus primeros proyectos, cayó en sus manos gracias a un anuncio que había rodado para la empresa sueca SAAB en la que un coche competía contra un avión de combate. Los planos de corta duración que mostraba fueron posteriormente una de sus características más habituales.

En "Top Gun" apareció una estrella que saltaría a la fama gracias a este título, Tom Cruise. Su papel como el piloto de combate Maverick, junto a Val Kilmer, hicieron de él un mito sexual durante la década de los ochenta. En Hollywood ya se daba por hecho que Cruise y Scott rodarían la segunda parte de esta película, ambos habían dado su confirmación. La muerte del cineasta podría ser también el fin de esta esperada secuela.

Los años 90 le confirmaron en la primera línea de Hollywood

Tras el éxito de "Top Gun" repitió con Cruise en "Días de trueno", un fracaso en taquilla. Triunfó moderadamente con "El último boy scout". Trabajó con Tarantino en "Amor a quemarropa" tras cerrársele la puerta en "Reservoir dogs". Fueron los años en los que fue puliendo su estilo.

Con "Marea roja", "Fanático" y "Enemigo público" los éxitos de taquilla se conjugaron con los de crítica. Algunos de los mejores artistas de Hollywood, Sean Connery, Denzel Washington, Will Smith, Robert de Niro... se pusieron a sus órdenes. Con esos títulos ya demostró ser un auténtico maestro a la hora de manejar la acción.

En los 2000 alternó la producción con la dirección

Algunas de las películas que dirigió en los 2000 le sirvieron para consagrarse como un director que sabía contactar con el público. Con "Spy Game: Juego de Espías" y "Dèjá vu" logró mostrar de nuevo su facilidad para contar historias a través de la cámara. "El fuego de la venganza" fue considerada por muchos como su mejor título.También destacó con "Domino" (una historia basada en hechos reales) y el remake de "Pelham 1,2,3".

Ha producido y co-producido diversos títulos como la adaptación cinematográfica del "Equipo A" y la serie de televisión "Numb3rs"(co-producida junto a su hermano Ridley", de la que llegó a dirigir algún episodio.

Un tumor inoperable pudo ser la causa de su suicidio

El director saltó desde el puente Vincent Thomas, en el puerto de Los Ángeles. Aunque las investigaciones no han llegado a ninguna conclusión definitiva, es probable que la existencia de un tumor inoperable en su cerebro pudo ser la causa de que decidiera quitarse la vida.

La familia, sin embargo, ha negado esa posibilidad. Su esposa Donna Wilson ha dicho que su marido no sufría ninguna enfermedad severa. Algunos testigos sí que confirmaron que el director se tiró del puente tras saltar la valla de seguridad.

Uno de los últimos proyectos en los que había trabajado era la adaptación de la novela "Coma" de Robin Cook, basada en el mundo de la medicina, para la televisión. Pronto será estrenada en España.