La ciencia está de luto. A los 73 años de edad en su domicilio de Massachusetts falleció Lynn Margulis el 22 de noviembre de 2011 por causa de un ictus que sufrió el 17 de noviembre del que desgraciadamente no pudo recuperarse. Este hecho fue confirmado por su hijo, el también biólogo Dorion Sagan, a través de la red social Facebook.

Darwin, pionero de las teorías evolutivas

No todos los evolucionistas son tan conocidos como Charles Darwin. Famoso por ser el primero en postular la evolución, sobre todo la humana. Desde que sentó las bases del evolucionismo en su obra publicada en 1859 El origen de las especies por medio de la selección natural, o la preservación de las razas preferidas en la lucha por la vida, los amantes de la búsqueda de la verdad natural empezaron un recorrido que persiste en la actualidad.

En esta obra y en otras dos, El origen del hombre y de la selección en relación al sexo y La expresión de las emociones en los animales y el hombre, Darwin explica que la diversidad que se observa en la naturaleza se debe a las modificaciones que se acumulan por la evolución a lo largo de las sucesivas generaciones a través de la selección natural, que premia a los más adaptados a las condiciones de sus hábitats, perpetuando su herencia genética. No fue fácil su vida pero la posteridad le ha encumbrado al peldaño que se merece por su gran aportación a la ciencia.

Lynn Margulis, bióloga evolutiva

Una de sus más importantes aportaciones a la ciencia es la teoría de la simbiogénesis, que otorga a las bacterias un papel estelar en la evolución de la vida en la Tierra. Fue una de las primera mujeres en ser reconocida por la comunidad científica en un mundo dominado por el sexo masculino.

Nació en Boston y tras su niñez entró en la Universidad de Chicago y se licenció en la disciplina de Ciencias. Se casó con 19 años con el famoso astrónomo y divulgador de libros y programas de ciencia Carl Sagan. Del enlace nació Dorion Sagan que sigue la estela de sus padres y es un insigne biólogo. La fama de su marido en el mundo científico no le impidió ser uno de los miembros más jóvenes de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos. Tras su ruptura matrimonial se centró con fuerza en sus estudios y en su carrera científica y se distinguió por centrarse en la búsqueda del origen de la vida y como se había producido en el planeta su supervivencia primero, y su evolución y desarrollo posterior.

Simbiogénesis

Término acuñado por Konstantin Merezhkovsky en 1909, el caso mejor conocido y documentado de simbiogénesis es el de Lynn Margulis.

Definida como el resultado de simbiosis estables a largo plazo que terminan con la transferencia de material genético, parte o todo el ADN, al individuo resultante del proceso. Lynn Margulis centró su estudio en la simbiogénesis de los eucariotas a través de la incorporación sucesiva de distintos simbiontes procariotas y postuló su famosa Teoría de la simbiogénesis, según la cual, le resta protagonismo a las mutaciones genéticas producidas aleatoriamente y le da ese protagonismo a las relaciones simbióticas que terminan en procesos simbiogenéticos que serían los responsables de la mayor parte de las novedades evolutivas.

Las células eucariotas son las que presentan un núcleo con su material hereditario, lo que supuso un paso fundamental en la historia evolutiva de la vida. Las células procariotas, que no tienen ese núcleo diferenciado, se incorporarían por simbiosis a las eucariotas y se produciría la simbiogénesis a la que Lynn Margulis da todo el protagonismo en las novedades biológicas.

Desembocó en fuertes críticas dentro del mundo científico pues se opone frontalmente a la selección natural defendida por Darwin y fue duramente combatida por los neodarwinistas existentes que veían tambalearse las tesis darwinianas. No es acogida como válida por la mayor parte de los expertos que aceptan el neodarwinismo como ley inamovible y que postula que las novedades biológicas proceden de los errores genéticos que se producen al azar y que son fijados por la selección natural.

La mayoría de los biólogos actuales son neodarwinistas y enemigos científicos de la fallecida Lynn Margulis. Hay que reseñar que ella nunca cuestionó la selección natural sino que por el contrario, la consideró necesaria para fijar las relaciones simbióticas.

Teoría de Gaia

Esta teoría se forma a partir de una serie de modelos científicos de la biosfera y determina que la vida genera unas condiciones favorables para sí misma lo que afecta a su entorno. Su hipótesis es que la atmósfera y la parte superficial terrestre se comportan como un todo donde es la propia vida la que regula las condiciones necesarias para ella misma como la temperatura, composición química, y salinidad en los océanos. Gaia se comporta como ente autorregulador y tiende a su propio equilibrio.

La ideó el químico James Lovelock en 1969 aunque tardó 10 años más en ver la luz. Uno de sus apoyos más enérgicos fue el de Lynn Margulis. Este químico fue llamado como asesor a la NASA para participar en un proyecto que intentaba descubrir la posible existencia de vida en Marte. Lovelock se fijó en las diferencias radicales entre el planeta Tierra y sus dos vecinos más próximos y postuló su famosa teoría.

Su nombre deriva de la diosa griega de la Tierra que se llamaba Gea, Gaia, o Gaya; y que le sugirió el famoso escritor William Golding, Premio Nobel de literatura y autor del famoso libro llevado al cine El señor de las moscas.

Pérdida irreparable

La ciencia no la olvidará por pionera e innovadora, aunque siempre polémica. Ser mujer y científica no fue fácil para una mujer de su tiempo, pero Lynn Margulis, independientemente de sus teorías, está por méritos propios reconocida como una de las más grades biólogas que ha dado la comunidad científica a la lo largo de la historia de la humanidad.

Descanse en paz.