El turista cultural que visita el DF tiene como uno de sus lugares obligados la catedral Metropolitana de la ciudad de México,que tuvo como antecedente una construcción de estilo mudéjar, que se realizó entre 1524 a 1532. Después fue sustituida por otro conjunto arquitectónico que se inició en 1562 por el arquitecto Claudio Arciniega. No se terminaría hasta 1813 razón por la cual presenta diferentes estilos arquitectónicos como el herreriano, gótico, churrigueresco y neoclásico.

A la vez que los más importantes arquitectos de la época novohispana participaron en su realización como Miguel de Agüero, Alonso Martínez López, Juan y Luis Gómez de Trasmonte, Pedro de Arrieta, Lorenzo Rodríguez, Francisco Antonio de Guerrero y Torres, Manuel Tolsá, entre otros.

Fachadas de la catedral

La catedral presenta una triple portada, cada una con relieves en una de ella se ve a Jesucristo dando las llaves a san Pedro, en otra a san Pedro Apóstol y la barca de la Iglesia, con estas imágenes se busca afirmar a san Pedro como primer papa de la Iglesia. Por último está representada la Asunción de la Virgen María, a quien está dedicada la catedral.

Arriba se ven las alegorías de las virtudes teologales: la fe con una cruz; la esperanza con un ancla y la caridad con una antorcha. Estas últimas esculturas junto con el cubo del reloj son de la manufactura de Manuel Tolsá. Los campanarios son de dos cuerpos y conservan 30 campanas, actualmente se ofrece el servicio de visita guiada para conocerlas.

Altares de la catedral

En la catedral se encuentran tres altares: altar del Perdón, el altar mayor y el altar de los Reyes. El altar del Perdón se ubica a la entrada; se incendió en 1967, por lo que el que se ve actualmente es una reproducción. La Virgen del Perdón, originalmente fue pintada por el artista flamenco Simón Pereyns. La virgen es flanqueada por san Ignacio de Loyola y san Cayetano. Es muy famosa la imagen del Señor del Veneno, que primero estuvo en la iglesia de Portacoeli, luego se trasladó al altar del Perdón y fue de las piezas que se quemaron en 1967, por lo que es una reproducción.

En el altar de los Reyes en el cual Jerónimo de Balbás inició el barroco churrigueresco en la Nueva España, con sus características pilastras estípites. Se encuentran las imágenes de los reyes: san Fernando, san Luis, san Hermenegildo, san Enrique, san Eduardo y san Casimiro. Los retablos laterales son anástilos o ultrabarrocos y cuentan con pinturas sobre la vida de la Virgen María.

El altar principal sirve para realizar las principales misas. Conserva tres púlpitos de mármol. También destaca el coro con su reja, sillería tallada con figuras de santos y los órganos. Al lado oriente hay pinturas sobre san Francisco de Asís, santo Domingo de Guzmán, san Lorenzo y san Esteban. Del lado poniente está un Cristo cargando la cruz, Nuestra Señora de la Luz y dos cuadros de las Ánimas del Purgatorio, en ambos está la Santísima Trinidad, en uno de ellos se ve a la Virgen, a san José y a san Juan Bautista y en otro están san Francisco de Asís y san Antonio de Padua sacando las almas del Purgatorio.

Capillas de la catedral

La catedral cuenta con 16 capillas, del lado poniente se localizan: capilla de los Ángeles y Arcángeles, la de San Cosme y Damián, la de san José, la de Nuestra Señora de la Soledad, la del Señor del Buen Despacho donde está el Santísimo Sacramento, la de Nuestra Señora de los Dolores, y la de san Felipe de Jesús.

Del lado oriente se encuentran las siguientes capillas: la de Nuestra Señora de las Angustias de Granada, la de san Isidro Labrador, la de la Inmaculada Concepción, la de Nuestra Señora de Guadalupe, la de Nuestra Señora la Antigua, la de san Pedro y la del Santo Cristo de los conquistadores y de las reliquias. En el norte están las capillas de Nuestra Señora de Zapopan y del Divino Salvador.

Sagrario

El Sagrario tiene el rango de parroquia, está contiguo a la catedral y se caracteriza por sus portadas estilo churriguerescas realizadas por Lorenzo Rodríguez. La fachada principal en el remate está representado el Santísimo y hay esculturas de Cristo con el mundo, san José y el Niño Dios En los estípites están las caras de los apóstoles. . En la fachada oriental están las imágenes de la Asunción de María, el Buen Pastor, san Pedro y san Pablo.

En el interior están los altares del Señor de las Misericordias, el Sagrado Corazón de Jesús, de la Virgen de Guadalupe, de la Santísima Trinidad y el principal dedicado a la Asunción de María. Están las esculturas san Antonio Abad, san Francisco de Paula, el Señor de las Maravillas, entre otros. En cuanto a pintura sobresale un san Cristóbal de gran dimensión. La catedral y su Sagrario son verdaderas pinacotecas y galerías que tienen que visitarse.