Los autónomos o trabajadores por cuenta propia suelen tener una capacidad limitada para producir beneficios, puesto que estos dependen exclusivamente del trabajo de una única persona. Por ello, las ayudas para este colectivo han sido siempre necesarias para poder abrir nuevos negocios o para afrontar gastos no previstos. Éstas son las ayudas más importantes que pueden percibir los autónomos españoles.

Ayudas para autónomos en España, un mar revuelto

La gran cantidad de ayudas que existe hace que a menudo sea complicado optar a cualquiera de ellas. Es importante estar bien informado de antemano, siguiendo todas las novedades sobre las convocatorias que van saliendo. Hay algunos sitios web que ayudan en esta ardua tarea, como el sitio de Ayudas2010. En cualquier caso no habrá que olvidarse de obtener la información referente a las líneas del Instituto de Crédito Oficial, las subvenciones de las comunidades autónomas, que suponen el grueso de y las ayudas aprobadas por el Ministerio de Trabajo.

Otro de los principales problemas de las ayudas es la gran cantidad de papeleo que suelen requerir, que puede ir desde la presentación de un plan de negocio simple a avales de terceras personas. Muchos deciden recurrir a asesorías para preparar este papeleo, aunque habrá que evaluar si la cantidad que se percibirá gracias a la ayuda compensa el coste de los servicios de estas empresas.

Ayudas para autónomos según comunidades autónomas

Como ya se ha apuntado, las ayudas para autónomos en España dependen principalmente de las comunidades autónomas. En general, todas las comunidades disponen de un servicio especializado de ayudas, que suele depender de la consejería (o equivalente) de Trabajo, donde el autónomo podrá obtener toda la información necesaria.

Estas ayudas regionales suelen cubrir desde la apertura de nuevos establecimientos a la modernización de negocios, pasando por la formación o la asistencia técnica. Sus convocatorias se publican en los diarios oficiales de cada comunidad autónoma. Además, en algunas comunidades, existen otras instituciones que también ofrecen subvenciones, como es el caso de las Cámaras de Comercio de Valencia y Baleares.

Ayudas en España para mujeres empresarias

Desde hace algunos años, las comunidades autónomas han puesto en marcha planes para incentivar a las mujeres emprendedoras y para ayudarlas a establecer sus propios negocios. Cuentan así con créditos especiales, desgravaciones o subvenciones para nuevos proyectos.

La web e-empresarias, financiada por las Cámaras de Comercio, el Ministerio de Igualdad y la Unión Europea, es un directorio de referencia para encontrar estas ayudas, además de disponer de un servicio personalizado de consultoría y asesoramiento.

Por otra parte, las mujeres autónomas también tienen derecho a percibir el subsidio por maternidad, de acuerdo a la base reguladora correspondiente. Los hombres también tienen derecho a pedir el permiso de paternidad en las mismas condiciones que los trabajadores asalariados.

Subvenciones para la creación de nuevos negocios

La mayor parte de las ayudas para autónomos se relacionan con la apertura de nuevos negocios. En este sentido, el Instituto de Crédito Oficial cuenta con una línea, llamada Emprendedores, para facilitar la financiación de nuevos proyectos.

La crisis ha llevado también al Gobierno central a aprobar una serie de ayudas para facilitar la conversión de los antiguos asalariados, ahora desempleados, en trabajadores autónomos. Estas ayudas suponen ventajas a la hora de pedir préstamos y subvenciones para asistencia técnica y formación.

En cuanto a la modernización de negocios y empresas, destacan las de la Agencia Idea de la Junta de Andalucía o el Plan Avanza del ICO. Durante el año 2010 se han aprobado además otras ayudas, cuya renovación para 2011 no ha sido confirmada, como el aplazamiento de pagos de hipoteca.

El nuevo paro para autónomos en España

Aunque no es realmente una ayuda, sino una prestación por la que se cotizará para tener derecho a ella, la aprobación del nuevo paro para autónomos, que entrará en vigor el próximo mes de noviembre ha sido una de las mayores logros obtenidos por este colectivo durante los últimos años, junto al Estatuto del Trabajador.

Esta prestación permitirá cobrar, al trabajador que haya tenido que ceder su actividad de forma involuntaria, una cuantía que irá entre los 589,26 y los 1.397,84 euros durante un máximo de 12 meses.

Ser autónomo no es una tarea fácil, especialmente en tiempos de crisis. El trabajador por cuenta propia deberá por ello estar atento a las subvenciones y ayudas que puedan ajustarse a su perfil para así mejorar la situación económica de su empresa o negocio.