La posición que mantiene y se ha observado en el Estado de Guanajuato en México es ambigua en cuanto a la implementación de género en las políticas públicas del Estado y aquellas que promueven y protegen los derechos sexuales y reproductivos de la mujer.

La implementación del enfoque de género en Guanajuato

Para reflejar la situación general del Estado de Guanajuato en relación con la implementación de la perspectiva de género, es necesario analizar la perspectiva del estado desde el enfoque de disparidad/equidad que afecta de manera diferenciada a la población.

El primer diagnóstico pretende mostrar de manera general la dimensión social que puedan expresar las desigualdades de género de las mujeres y de los hombres, apegadas a los criterios e identificadas por el Programa de Acción Regional para las Mujeres de América Latina y el Caribe 1995-2001 y la Plataforma de Acción de Beijing.

Los números desde un enfoque de género en Guanajuato, México

El Estado de Guanajuato bajo una perspectiva de género resultó:

  • En Población y vivienda: Número de habitantes de 4.893.812 de los cuales 2.564.676 son mujeres y 2.329.136 son hombres. En la entidad hay 1.105.564 hogares de los cuales el 23% tienen jefatura femenina y el 77% tienen jefatura masculina.
  • En educación: En el nivel de absorción escolar los porcentajes para hombres con secundaria, técnicos y bachilleratos terminados son respectivamente del 93, 12 y 77 % mientras que las mujeres, en el mismo orden respectivo, fue de 90, 10 y 76%.

Las diferencias en educación y en ingreso económico

En la matricula escolar ciclo escolar 2006-2007 en: educación básica: hombres es de 655.919; mujeres de 636. 053, educación media superior: hombres 9.056; mujeres 8.274; bachillerato: hombres 60.709; mujeres 71.648, en nivel superior: hombres 37.829; mujeres 43.259.

En economía: En cuanto al personal ocupado en actividades económicas el 60% son hombres (445.602) y el 39% son mujeres (285.748). Guanajuato al año 2006 se encontraba en el noveno lugar de participación y aportación estatal al Producto Interno Bruto con un 3,5%.

Los indicadores para medir la diferencia de género

En cuanto a indicadores más específicos que consideran las desigualdades entre hombres y mujeres se deben tomar en cuenta los índices de desarrollo y de potenciación de género calculados por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El primero estima la diferencia entre los niveles de desarrollo humano entre hombres y mujeres y se traduce en una reducción del mismo en el Estado, mientras que el índice de potenciación de género mide la participación política y económica de las mujeres en la entidad. Estos índices son los siguientes para el Estado de Guanajuato:

Los índices de desarrollo y potenciación de género

Índice de desarrollo de género con valor al 2005 de 0,7844, encontrándose en la posición número 22 con mayor índice de los 32 Estados de la República.

Índice de potenciación de género con valor de 0,5794, y se posiciona en el lugar número 16 con mayor índice respecto de los 32 estados de la República Mexicana.

El Estado de Guanajuato bajo una lupa general se encuentra dentro de los parámetros aceptables de la promoción de la equidad de género en cuanto a la información que arrojan las anteriores estadísticas.

El análisis de género

Por ejemplo al analizar las diferencias en cuanto al campo de la educación media superior se aprecia hasta un rebase en la cantidad de mujeres matriculadas respecto de la cantidad de varones. En cuanto a la absorción escolar, son los varones quienes muestran una ventaja mínima, con una diferencia entre ambos de menos de un 3%.

Estas estadísticas muestran resultados esperados según los estándares internacionales en cuanto al acceso a la educación de las mujeres.

En cuanto a la ocupación de las personas con actividad económica encontramos una diferencia entre ambos sexos de un 20% aproximadamente entre ellos, y la paridad sería alcanzada solamente con un 10% más a favor de las mujeres.

La implementación de género no ha incidido en la estructura patriarcal

Por lo que respecta a las jefaturas de hogar y por lo tanto hablando respecto del núcleo familiar este se ve permeado totalmente por la estructura patriarcal en la que el porcentaje de hogares con jefe varón son más frecuentes que los de jefatura femenina.

También otro indicador al respecto es la creación del Instituto de las Mujeres de Guanajuato (IMUG) que es un acierto y un reflejo de la implementación de la perspectiva de género en las instituciones.

En cuanto a los índices de desarrollo y potenciación de género no son muy altos, especialmente el de desarrollo de género, que se encuentra en un lugar muy bajo respecto del nivel de participación al producto Interno Bruto que tiene Guanajuato a nivel estatal.

La situación contextual en cuanto a la implementación de la perspectiva de género en el Estado Guanajuato en sí no irrumpe drástica o totalmente con los estándares internacionales de promoción de equidad de género.

Sin embargo, en cuanto al acceso de los derechos sexuales y reproductivos de la mujer, el Gobierno de Guanajuato no ha aceptado la implementación de ciertos programas o acciones que permitirían indicar su incumplimiento en la protección de estos derechos.