Aunque poco se piensa en ello, la grifería de cocinas y baños desde un punto de vista funcional, son elementos que necesitan un gran desarrollo tecnológico debido al constante uso que se hace de ellos.

El carácter final de la decoración en estos locales también está muy influido por las formas y acabados de los grifos. En muchos casos se arranca la decoración a partir del modelo de grifería elegido.

Las griferías tipo monomando dentro de cocinas y baños de las viviendas

En general, en baños y cocinas, las griferías monomando son las más cómodas y por lo tanto las más utilizadas. Consiste en una pieza única, con un mango mezclador que permite colocar el agua a la temperatura deseada. Se pueden adaptar a cualquier estilo de decoración. La gama de variedad de estos tipos de griferías es muy grande en cuanto a diseño como en cuanto a precios.

Otro sistema de griferías que se usa es el bimando. Consisten en dos palancas independientes y un caño central. En este caso la regulación de temperatura se hace abriendo y cerrando más o menos las dos manetas. Cuando todo el sistema se encuentra en una sola pieza se llama monobloc, mientras que cuando actúan como piezas independientes se dice que es un sistema a batería.

Los sistemas a batería son muy utilizados en baños, cuando van empotrados en la pared o en las bañeras.

Griferías más adecuadas en las cocinas de las viviendas

En la cocina, para la elección de la grifería, es muy importante tener el cuenta lo funcional. La cocina es un lugar en el que es importante poder cargar de agua elementos profundos, con lo que hace falta que haya una altura razonable entre el fondo del fregadero y el grifo.

Es muy común que el fregadero se coloque debajo de una ventana. En este caso hay que colocar una grifería que no obstaculice la apertura de la ventana. Se soluciona esto con caños de tipo vasculante o bien existen las que incorporan un brazo extensible que permite retirar el grifo para abrir la ventana y además permite el llenado de recipientes fuera del fregadero.

Existen además sistemas que incorporan varios caños en el mismo mecanismo o accesorios para dispensadores de detergente.

El carácter de los baños de la vivienda también se define por la grifería

El estilo del baño y el espacio del que se dispone son los condicionantes a la hora de la elección del tipo de grifería a colocar.

En el lavamanos, la grifería tipo monomando es la más utilizada. En la actualidad la tendencia es a diseños cada vez más compactos, puros, casi podría decirse geométricos.

En un lavamanos exento se puede optar por una grifería empotrada, ya que no quita espacio en la encimera. En lavabos encastrados en la encimera es aplicable cualquier sistema y diseño de grifería. En los lavamanos rinconeros, se coloca el grifo a un lado y siempre del tipo monomando.

En caso de bañera y ducha, mucho tiene que ver el tipo de decoración del baño para la elección. En baños de tipo clásico, lo mejor son los sistemas en batería. Incluso existen réplicas de modelos antiguos acabados en latón oro y porcelana que pueden remarcar el estilo. En baños de tipo moderno, lo más demandado son los grifos monomando y las termostáticas.

Los distintos acabados en la grifería

Las de acero inoxidable son fáciles de limpiar y muy resistentes. El inconveniente es que es un material poco moldeable por lo que los diseños son limitados.

El acabado más habitual es el latón cromado, que se adapta a todos los estilos y su mantenimiento es fácil.

Se está imponiendo en el último tiempo los modelos electrónicos, que se encienden al colocar las manos debajo.