Muchos han sido los despropósitos que las grandes majors han intentado colarnos, pero empecemos con "Waterworld" de 1995, dirigida por Kevin Reynolds y protagonizada entre otros, por su productor Kevin Costner.

La película fue un rotundo fracaso, los gastos del film se inflaron hasta llegar a los 175 millones de dólares, debido en gran parte a la representación del mundo marino y de los problemas en el rodaje derivados de la misma.

Parece que Costner no tuvo mucha visión con el dinero que invirtió y después de este batacazo rozó la ruina. En la película el actor interpreta a un mutante con branquias y membranas que le permiten vivir bajo el agua, además, es capaz de resistir a cualquier atracción sexual.

Con esta descripción desde luego fue muy valiente al apostar por la producción, y aún más valiente cuando protagonizó y se dirigió a si mismo en "Mensajero del futuro" de 1997, donde perdió todas las alabanzas conseguidas en la dirección de "Bailando con lobos" en 1989.

Razzies por doquier

"Mensajero del futuro"mezcla el western con la ciencia ficción, y realmente no se sabe en qué estaba pensando Costner cuando decidió rodarla. Consiguió 5 Razzies, incluyendo peor actor y película, lo que significó para el cineasta estar nominado a la peor película de la década de los 90, premio que le arrebataría la bien merecida"Showgirls".

Continuemos con "Showgirls" de 1995, la cual no consiguió recaudar ni la mitad de lo invertido, y fue la pasarela al olvido de Elizabeth Berkley, la actriz protagonista y cuyo papel le supuso estar nominada al Razzie como peor actriz del siglo.

Pero parece que al director Marc Vorlander le gustan las emociones fuertes y llevará a la gran pantalla la secuela de esta película erótico-festiva.

Con "La máscara II" de 2005 se perdieron casi 100 millones de dólares. Su director, Lawrence Guterman, que ya había dirigido la infumable comedia "Como perros y gatos" cuatro años antes, quiso ahorrarse el dinero que le suponía contratar a Cameron Diaz y Jim Carrey para esta secuela.

Al final el tiro le salió mal, la película no cuajó y el estudio se endeudó. Y es que si segundas partes nunca fueron buenas, esta cumple la regla al cien por cien.

Parece que la típica protagonista ligera de ropa que acostumbra mostrar cualquier estudio americano, no fue capaz de llevarse el gato al agua con Catwoman, película de 2004 que fue una locura hasta el final.

Las terribles pruebas de audiencias que se realizaron antes de su estrenó provocaron el rodaje de nuevos planos y una remodelación del guión deprisa y corriendo. Al final el resultado fue igual de terrible, Halle Berry recibió (y recogió) el Razzie a la peor actriz, premio que agradeció así: “Quiero dedicárselo a mi agente por meterme en esta porquería de película”.

"Catwoman" también recibió el anti-Oscar al peor director, peor guión y peor película. Berry siempre se avergonzaría de este film, pero se embolsó el 14% del presupuesto del proyecto, lo cual seguro que hizo de un buen antidepresivo para la actriz.

Seguimos con"Pluto Nash" de 2002, protagonizada por Eddie Murphy. Película recomendada para aquellos que no tengan muchas aspiraciones. Su argumento transcurre en el año 2087, año en el que el propietario de un club nocturno de la luna tendrá que luchar para mantener su local fuera de la garras de la mafia lunar.

Aunque parezca mentira el guión tardo 15 años en terminarse, pero una vez rodado con un presupuesto de 100 millones de dólares, la productora vio los resultados y se arrepintió.

La película pasó 2 años en un cajón hasta que se animaron a estrenarla… craso error. El film apenas recogió 7 millones de dólares, así, su director, Ron Underwood volvió a vivir de las rentas de su máximo logro, Temblores de 1989, cuyo éxito algunos no comprenden.

Continuamos con la que fue calificada como la peor película del año 2000, "Battlefield Herat", protagonizada por John Travolta, al que acusaron de actuar en este amago de ciencia ficción, para hacer apología de la iglesia de la cienciología.

El largometraje nos avanza lo que ocurrirá en la tierra en el año 3000. Los seres humanos seremos esclavizados por una raza alienígena y correremos peligro de extinción. Un argumento un tanto pretencioso que no gustó a los espectadores, aunque todos estaban de acuerdo en no saber catalogar el vestuario de los personajes.

El cine clásico no se escapa

No olvidemos el clásico "Cleopatra" de 1963, protagonizada por Elizabeth Taylor y que será recordada por llevar casi a la quiebra a la productora 20th Century Fox.

Su director, Joseph L. Mankiewicz, aseguró que había sido "concebida en estado de emergencia, rodada en estado de histeria y terminada con un pánico ciego".