Granada es una ciudad llena de misterio, llena de luz y de sombras, y pocos son los viajeros que escapan a la mágica sensación que flota en el ambiente.

La historia de Granada, con sus guerras, sus profundos cambios políticos, sociales, económicos y culturales, la han convertido en una ciudad más cercana a la leyenda que a la realidad. Sus calles, plazas y edificios cuentan historias que helarían la sangre en ocasiones.

Dominada por la Alhambra, un lugar de ensueño que ha inspirado miles de historias, la ciudad cuenta con edificios encantados por los que pasean fantasmas o en los que se escuchan lamentos y aullidos. Parece que la ciudad fuera un auténtico imán para los fenómenos paranormales y que las ánimas, como los viajeros, se negaran a abandonar las calles y edificios de la joya de la Corona española.

Hospital Real

Los lugares relacionados con la salud y la enfermedad, con la vida y la muerte, suelen estar ligados también a lo sobrenatural. Muchos son los que afirman que allí quedan los espectros de quienes fallecieron en el incendio que destruyó el hospital.

Alhambra

Una de las historias más conocidas por todos, tanto locales como visitantes, es la de Boabdil el Chico, último rey de la dinastía nazarí del Reino de Granada. Según se cuenta, es frecuente oír el llanto y los lamentos del espíritu del rey destronado que nunca llegó a abandonar la capital de su reino.

Además, muchos de los paseos y estancias de los palacios cuentan con historias y leyendas propias como la del Paseo de las Infantas, recogida por Washington Irving en su libro Cuentos de la Alhambra, o la Sala de los Abencerrajes.

Diputación

La relación entre el edificio de la calle Mesones y el mundo sobrenatural no es reciente. Ya desde el siglo XIX se venía diciendo que el lugar estaba maldito. De hecho, la leyenda cobró fuerza a partir de la quiebra de los almacenes Wolworth y muchos son los trabajadores, tanto funcionarios como guardas, que afirman haber visto fantasmas y movimientos extraños en su interior. Hoy en día es uno de los casos más famosos e investigados de España.

Chancillería

Durante siglos Granada ha ejercido un rol fundamental para la justicia española. En el siglo XV se juzgaban en la ciudad los casos de las tierras al sur de Madrid; por esta razón, no es de extrañar que muchos hayan afirmado ver por las salas de este edificio los paseos de antiguos verdugos o criminales.

Cruz Roja

En el centro de la organización, justo en el Paseo del Violón, numerosos testigos afirman haber visto el espíritu de un antiguo militar voluntario de la institución que se encuentra a medio camino entre este mundo y el otro desde que, apenados por su pérdida, unos compañeros decidieran invocarlo mediante la ouija.

Centros de salud

Granada no es solo una ciudad universitaria ni judicial, sino que posee una larga tradición médica. Como no podía ser de otro modo, hospitales como el Clínico han sido el escenario perfecto para la aparición de entes sobrenaturales como la Dama de Negro o la enfermera del antiguo hospital para tuberculosos de la Sierra de Alfaguara, destruido en un incendio que costó la vida a enfermos y cuidadores.

Casa de Castril

En el palacio renancentista que hoy alberga el Museo Arqueológico de Granada, perteneciente en su día a Hernando de Zafra, secretario de los Reyes Católicos, se aparece el espectro de una dama vestida de blanco -razón por la que es llamada la "Dama Blanca"-, de hermosos cabellos morenos y que, afirman, transmite una paz angelical. Se dice que es el alma de la hija del propio Hernando de Zafra, emparedada viva por un amor prohibido.

Pero esto no es más que un pequeño ejemplo de la actividad paranormal en Granada. En la ciudad existen más lugares encantados como el Centro de Lenguas Modernas, antiguo hospicio donde se dice que un viajero murió en extrañas circunstancias; o como el Conservatorio de Música, donde se han registrado melodías cuando el edificio estaba cerrado y que se han atribuido al compositor ruso Alexander Scriabin, quien aseguró que volvería al mundo a través de su música.

Verdad o mentira, realidad o ficción, las casas encantadas son ya un aliciente más para visitar Granada y una fuente de turismo y cultura como pocas en España.