Trepidante carrera la transcurrida en el bello circuito de Sepang. La línea de parrilla estaba formada: 1º Lewis Hamilton (McLaren), 2º Jenson Button (McLaren) y 3º Michael Schumacher (Mercedes). Fernando Alonso (Ferrari) salía des la 8ª posición y los dos integrantes del equipo español (HRT) Pedro de la Rosa y Narain Karthikeyan desde el vigésimo tercer y vigésimo cuarto puesto respectivamente.

Había previsión de lluvia durante la carrera, pero, por caprichos de la naturaleza, una tormenta con poderosos truenos y potentes rayos descargó sobre el circuito justo antes de la salida. Fue un auténtico quebradero de cabeza para los pilotos y equipos, pues la elección de neumáticos era crucial en una pista donde algunas zonas estaban completamente inundadas de agua y otras partes lo estaban algo menos. Finalmente la inmensa mayoría de los pilotos optaron por los neumáticos intermedios.

Se apagó el semáforo en rojo y salida limpia para todos los pilotos que una buena parte de ellos conservaron su posición original. Grosjean (Lotus) hizo una buena salida para colocarse tercero, sin embargo no le duró mucho la alegría, ya que unas vueltas más tarde se salió de pista y se quedó clavado en la grava malaya. De la Rosa se vio obligado a salir desde el pit lane pues en la vuelta de formación no le arrancó el coche.

En la vuelta 4 de un total de 56, Felipe Massa (Ferrari) fue el primero en entrar a boxes para cambiar los neumáticos y colocó unas gomas de lluvia extrema. Un giró más tarde entró el grosso de los bólidos para copiar al brasileño en su juego de neumáticos. No obstante en las vueltas siguientes había una gran cantidad de agua que los compuestos de lluvia extrema no podían evacuar y se percibía con claridad como los monoplazas zigzagueaban en las curvas y se vieron algunas salidas de pista y hasta un trompo de Schumacher. Así, en la vuelta 7 salió el safety car a pista y dos vueltas después el director de carrera optó por sacar bandera roja y parar la carrera.

Carrerón de Sergio Pérez

La carrera se relanzó con el coche de seguridad en pista y las posiciones en ese preciso instante estaban de la siguiente manera: 1º Hamilton, 2º Button, 3º Pérez. Alonso estaba en el quinto lugar y sorprendentemente Karthikeyan estaba situado en la décima posición y De la Rosa iba el decimo séptimo.

Pérez estuvo siempre con los pilotos de delante durante toda la carrera, luchando de tú a tú contra los grandes nombres de la Fórmula 1 de los recientes años. El joven piloto mexicano estuvo rodando muy rápido, tanto en seco como en mojado, y fue en el último tramo de la carrera cuando Sergio comenzó a volar sobre el circuito. Empezó a marcar vueltas rápidas, una tras otra, y le iba arañando décimas y hasta segundos al Ferrari de Alonso.

Claramente el Sauber era mucho más veloz que el Ferrari y se le enganchó literalmente a la trasera de la prestigiosa marca del Il cavallino rampante a falta de 6 vueltas para la finalización. El adelantamiento de Pérez estaba cantado, no obstante, el ímpetu de las ganas de ganar del mexicano, más tal vez la inexperiencia de Sergio al verse campeón por primera vez de un Gran Premio de Fórmula 1, le llevó al límite, y la presión pudo con él, ya que en una curva se fue largo y se salió de pista, perdiendo unos fantásticos segundos de distancia, irrecuperables, para con el de Asturias.

La magia de Alonso deslumbró de nuevo

Y qué decir del hombre que da siempre el 150% de sus posibilidades. Ésta vez al español tuvo la suerte –por la lluvia- y la buena estrategia del su equipo, de cara. Con un coche que con diferencia no es de los más veloces del mundial, Fernando, como siempre, tuvo que tirar de casta. De esta manera, en la salida ganó tres posiciones para colocarse 5º.

Después del parón, nada más relanzarse la carrera, adelantó a Mark Webber (Red Bull) para situarse cuarto. En la vuelta 15 entraron todos los pilotos a hacer su segundo pit stop para cambiar de neumáticos. El equipo Ferrari estuvo mayúsculo, pues de una estacada el F2012 adelantó a los dos McLaren que en esos momentos lideraban la prueba, para colocarse 1º.

En el ecuador de la carrera Alonso continuaba liderando la prueba, con vía libre por delante y la pista todavía algo mojada, así fue marcando vueltas rápidas durante unos cuantos giros, consiguiendo distanciarse un poco de sus perseguidores: Pérez, Hamilton y Webber. Button, en vueltas anteriores, tuvo un toque con Kathikeyan y se vio forzado a entrar a boxes para cambiar el alerón delantero de su monoplaza.

No obstante a medida que se fue secando la pista los problemas del Ferrari del asturiano se hicieron realidad y los fantasmas de la velocidad redujeron la velocidad del F2012. A falta de 12 vueltas para el final, los perseguidores de Fernando venían por detrás como auténticos cohetes y le iban menguando vuelta a vuelta la distancia entre ellos para con el líder de la prueba.

Eran doce vueltas no aptas para cardiacos y la gran pregunta era cómo el español sería capaza de luchar contra bólidos más veloces que el suyo, en especial el del mexicano Pérez. Con el transcurso de las vueltas Alonso no perdió el temple y la compostura en ningún momento –incluso cuando Sergio se le pegó a la trasera- y gracias también al error del mexicano, el español entró en línea de meta con algo más de cuatro segundos de ventaja con el segundo clasificado. Y cruzaron la bandera cuadriculada: 1º Alonso, 2º Pérez, 3º Hamilton. De la Rosa 21º y Kartikeyan 22º y último lugar.

Clasificación general: 1º Alonso (35 pts.); 2º Hamilton (30 pts.); 3º Button (25 pts.). De la Rosa es 22º con 0 puntos y Kathikeyan es 23º con 0 puntos.