¿Quién hubiera dicho que, partiendo de una raya hecha sobre un trozo de papel con un simple lápiz de grafito, y despegando una y otra vez una cinta aislante sobre ella, saldría a la luz el material mas duro del planeta?. Y no sólo eso, también es flexible y cuenta con propiedades superconductoras. Éstas y otras sorprendentes cualidades, hicieron acreedores a Andre Geim y Kostya Novoselov de recibir el premio Nobel de Física en 2010. El futuro lejano ya está aquí, a la vuelta de la esquina, de la mano del grafeno.

Características del grafeno

La última capa de grafito con un átomo de espesor, esa fina lámina se denomina grafeno. Hace siete años se aisló por primera vez, y la ciencia no tardó en descubrir sus asombrosas propiedades:

  • 200 veces más resistente que el acero.
  • Flexible (se puede enrollar).
  • Transparente.
  • Duro.
  • Alta conductividad.
  • Se le adhieren moléculas.
  • Extrafino.
Estas propiedades hacen del grafeno un material extremadamente versátil, con infinitas aplicaciones en casi todos los campos de la ciencia. En breve aparecerá en nuestra vida diaria y en casi cualquier lugar, sustituyendo en muchos casos al plástico y al silicio.

Móviles y ordenadores más rápidos y potentes gracias al grafeno

Según los expertos, el año 2024 es la fecha límite de la tecnología basada en el silicio, cuando la distancia que separa los 10.000 millones de transistores que caben en un chip alcance los siete nanómetros. No obstante, y antes que llegue ese momento, en el mercado ya existirán productos de consumo basados en el grafeno. Por otro lado, ya se está investigando con transistores que alcanzan los 300 GHz, que podrían aumentar la velocidad de procesamiento de un ordenador hasta límites insospechados.

Dispositivos con pantalla

Por ejemplo los celulares. Sensibles al tacto, transparentes, flexibles y extradelgados. No es descabellado imaginar un móvil que se pueda enrollar para guardarlo en un bolsillo, por ejemplo.

Una batería que se recarga en un minuto

Un equipo de investigación dirigido por el profesor Dan Li, de la universidad de Monash, ha ideado una batería para cargar móviles y celulares. Mediante un sencillo procedimiento, consiguieron mantener las propiedades del grafeno mezclandolo con agua, y conservarlo en forma de gel. El resultado, una batería con una vida útil casi infinita y que puede recargarse en unos segundos. La versatilidad para combinarlo con otros elementos, por ejemplo agua, es otra de las ventajas que ofrece el grafeno.

Vasos y alimentos con sensores de grafeno

La extremada delgadez de la lámina de grafeno es una ventaja para la detección de cambios en su superficie. Los plásticos que envuelven las frutas, por ejemplo, podrían ir recubiertos de grafeno, mediante el que sería posible detectar bacterias como E. Coli u otro tipo de contaminantes alimentarios. Vasos con sensores, en los que será posible visualizar la temperatura del líquido que contienen. A la hora de comprar también lo notaremos, ya que las etiquetas inteligentes recubiertas de grafeno inundarán todo el mercado, sustituyendo a las actuales de silicio, indicando en un instante la cantidad a pagar.

Aeronáutica e industria aeroespacial

Recubrir el fuselaje exterior de un avión con sensores de grafeno permitiría medir todo tipo de variables, que hoy en día requieren de un complejo cuadro de mandos. Cualquier mínimo cambio en la velocidad del aire, temperatura exterior, presión atmosférica, etc. pasarían directamente al ordenador de a bordo, que por supuesto contará con una pantalla de grafeno transparente, táctil y flexible. En combinación con la fibra óptica, el abanico de aplicaciones posibles se multiplica.

Proyecto Graphene Flagship

Es a partir de 2013, cuando Europa quiere subir en el tren de cabeza del grafeno. Este ambicioso proyecto promete financiar con mil millones de euros dos proyectos científicos. Nokia, aunque se ha adherido a este suculento programa, ya ha adquirido grandes cantidades de grafeno para su propia investigación. A la vista de sus intenciones, quiere ser pionera en sacar al mercado el primer móvil transparente, autoenrollable y táctil, marcando así un hito en la historia de la tecnología.