El gordolobo o verbasco, es una planta herbácea y medicinal de duración bianual, su tallo llega a alcanzar un metro y medio de altura; sus hojas con pecíolo son más largas que anchas, en cambio las hojas del tallo no disponen de pecíolo, sin embargo ambas están recubiertas de una especie de pelusilla blanquecina; las flores que son grandes terminan en una espiga de pétalos amarillos, y el fruto está lleno de semillas de color pardusco en su interior.

El gordolobo crece de manera espontánea en tierras no cultivadas en toda la península Ibérica, siendo más escaso al sur de la misma. También se encuentra en el sur de Europa, en Asia, en Méjico y en América del Norte.

Verbascum thapsus es el nombre científico del gordolobo y pertenece a la familia de las Escrofulariáceas.

Verbascum thapsus o gordolobo: cómo se cultiva

Se cultiva por medio de semillas. Durante el mes de septiembre se siembra en un semillero, dejando sus semillas al descubierto, pero comprimidas en el mantillo de la tierra y regándolas con sumo cuidado hasta la espera de su trasplante, que se hará a principios de la primavera en tierra abonada de un marco de plantación de un metro cuadrado aproximadamente.

Al principio de su vegetación puede necesitar de alguna poda y escardada de malas yerbas. Florece entre los meses de mayo y septiembre, y la recolección se lleva a cabo durante los meses de julio a septiembre.

Propiedades del gordolobo o verbasco

Las flores contienen aceite esencial, hidratos de carbono, saponinas y un fitosterol llamado verbasterol. Las hojas contienen una saponina llamada verbascosaponina.

Se le reconocen propiedades:

  • Emolientes, anticatarrales, expectorantes, laxantes, depurativas, diuréticas, refrescantes, calmantes, ligeramente narcóticas, edulcorantes y antiespasmódicas.
Las hojas y las flores del gordolobo son las partes que se utilizan con fines terapéuticos, y están indicadas en casos de:

  • Bronquitis, tos, catarros, ronqueras, irritaciones de las vías respiratorias, anginas e inflamaciones de garganta.
  • Eczemas, sarpullidos, diviesos, sabañones, panadizos, heridas, quemaduras y furúnculos.
  • Estreñimiento, inflamación del intestino y calambres del estomago.
Las bondades del gordolobo se deben a las saponinas y al mucílago por lo que su acción farmacológica está justificada. En diciembre del 2008, científicos de la Facultad de Química de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), describieron al gordolobo como el mecanismo de acción para auxiliar en el tratamiento de enfermedades en las vías respiratorias, y un alumno de esta misma facultad, en mayo del 2008, recibió el premio “Dr. Roberto Vargas” por las investigaciones farmacológicas del gordolobo. México es un país con gran arraigo en el empleo de las plantas como medicina tradicional.

Planta de gordolobo: usos y beneficios

Los médicos griegos de la antigüedad ya indicaban sus múltiples propiedades pectorales y emolientes, y el mismísimo Dioscórides en sus tratados de plantas medicinales al igual que de la camomila o manzanilla, de la cebolla, o del diente de león, hablaba de las virtudes de la planta gordolobo o verbasco.

Para beneficiarse de las propiedades de esta planta se pueden hacer usos internos y externos:

  • Para el reuma y los catarros es buena una infusión de unos 20 gramos de flores y de hojas de gordolobo.
  • En casos de gota y litiasis, una decocción, con aproximadamente 60 gramos de raíz finamente picada de gordolobo o verbasco en un litro de agua. Esta misma decocción a nivel externo puede aplicarse como cicatrizante y para hacer gargarismos.
  • Unos 30 gramos de hojas bien trituradas de gordolobo hervidas en un litro de leche, sirven para aplicar a los sabañones, y asimismo para hacer cataplasmas para las erupciones cutáneas.
La buena abadesa Sta. Hildegarda , mística, y una estudiosa de las plantas medicinales, que vivió durante la Edad Media, recomendaba las flores de verbasco contra la afonía.

El gordolobo mezclado con la tisana de tres flores pectorales: amapola, malva y violeta, mejora la expectoración, apacigua la tos y calma la fatiga asmática. En realidad la tisana de las flores pectorales está formada por siete plantas, además de las ya citadas: hierba blanca, oreja de perro y pie de gato.

Si le gusta el artículo, puede usar el feedback para compartir en Twtter, Google+1 o Facebook.