El gigante de Internet Google acaba de adquirir la división de telefonía móvil de Motorola, la Motorola Mobility, por la cantidad de 12,5 mil millones de dólares. Aparentemente la compra podría ser entendida como una inversión de Google ante una mala situación de Motorola. Ni Google necesita arriesgar su dinero ni Motorola está en una mala situación. De hecho, la propia Motorola indica en su web el reconocimiento por parte del Dow Jones por séptimo año consecutivo de su liderazgo en los rankings de gestión sostenible.

La situación de ambas empresas antes y después de la adquisición

En una comparativa de índices entre el rendimiento de los valores de Motorola y los del índice general del Dow Jones, la empresa norteamericana ha ido fluctuando a lo largo del último mes. En la primera semana de Agosto sufrió un ligero descenso que limitó las ganancias pero en el día de ayer, tras el anuncio de la adquisición de Google, el mercado de futuros hizo que los valores cotizaran al alza en la apertura con un 60%, llegando hasta casi un 81% al cierre del mercado de ayer lunes, según se adjunta en el gráfico.

Por su parte, Google ha capeado el temporal de las últimas dos semanas como ha podido, siguiendo la estela del selectivo industrial. Su índice marcaba en verde hasta que llegó el mes de Agosto con su semana negra y no ha hecho más que registrar pérdidas.

El panorama tras un análisis a vuela pluma no atiende a la lógica. Pero en el mundo de las estrategias de las empresas siempre se extraen valores añadidos más allá del propio dinero. En este caso, el motivo principal de la adquisición ha sido la necesidad imperiosa de Google por tener patentes en el mundo de la telefonía móvil.

El posicionamiento de Google en el mercado de los celulares

Google es un gigante de la informática y prueba de ello es el desparpajo con el que han colado en el mercado un sistema operativo de código abierto, Android, del que todo el mundo habla.

Según ha podido saber Suite101 de fuentes universitarias, el año pasado, Google insertó su sistema operativo en teléfonos móviles y los repartió entre parte del personal investigador en determinadas universidades españolas, de las que sabía que estaban interesadas en investigar el mercado del desarrollo de aplicaciones en Android.

A partir de hoy, Google ha adquirido no solamente una empresa sino toda una legión de patentes, hasta 24.500 concedidas y 7.000 patentes pendientes, para proteger su sistema Android. Y todos los analistas creen que el pago desorbitado tiene como trasfondo el interés por salvaguardar su sistema operativo por encima del mercado de los dispositivos móviles.

Proteger Android a toda costa

El mercado de Android está en plena expansión y detrás del propio sistema se encuentran las herramientas que los usuarios de móviles emplean con la búsqueda en línea, verdadero alimento de los anuncios publicitarios que sostienen Google. En la actualidad, el sistema operativo Android es ofrecido por Google de forma gratuita. Y ahí es donde empresas como Microsoft, Apple y Oracle tratan de hincarle el diente con reclamaciones relacionadas con sus patentes.

En esta línea, Horace Dediu, fundador de Asymco, empresa que aplica las estrategías de inteligencia en la investigación del mercado de la telefónia móvil, ha escrito que “ La adquisición de Motorola por parte de Google está claramente diseñada para la compra de la Propiedad Intelectual más que como excusa para que Google entre en el negocio de los teléfonos móviles, pero no obstante, se espera que el impacto en el sector se sienta de múltiples formas”.

La carrera por las patentes

En Junio pasado, un consorcio formado por empresas que incluían a Apple y Microsoft pagó la cifra de 4,5 miles de millones de dólares para adquirir un conjunto menor de patentes de la empresa Nortel Networks, que había entrado en bancarrota. La batalla por las patentes a nivel global había comenzado.

Con la operación de Motorola, Google no solamente adquiere armas para combatir al consorcio que quiere obtener rédito a costa de Android, sino que además atrapa la experiencia y la ingeniería de uno de los fabricantes más emblemáticos de América.

Y ya de paso se hace con los servicios de uno de los ejecutivos más brillantes y con más visión del negocio del panorama empresarial, Sanja Jha, quien hace un mes ya explicaba en la conferencia Oppenheimer de Tecnología y Comunicaciones, que Motorola estaba bien dotada de patentes para hacer frente al mercado, en clara alusión a las demandas interpuestas por Apple contra los productos de Motorola basados en tecnología Android, en especial el Xoom tablet.

Con la adquisición, Google accede como líder a un nuevo sector. La competencia es buena, el oligopolio es menos bueno. ¿Estaremos asistiendo a la creación de un monopolio global?