El negro siempre es el protagonista en esta época del año; sin embargo, esta temporada lo es más si cabe, sobre todo si se combina con oro o plata. Pequeños detalles y ligeros destellos conforman este look.

Un estilo elegante y sofisticado que combina encajes, cuero y transparencias en tonos negros y dorados. Quizás, una opción perfecta para las cenas y fiestas de estas Navidades.

Un ejemplo claro de cómo los diseñadores apuestan por esta combinación, es la nueva campaña de Versace para H&M. Encontramos por ejemplo, un vestido de seda negro y botones en dorado por 129 euros (en la foto). Otros, más atrevidos, dorados en su totalidad. Todos ellos ya disponibles en las tiendas H&M de toda España.

Look lencero

Transparencias y encajes conforman las claves de lo que denominamos el look lencero. Insinuación y elegancia es lo que se consigue con este tipo de prendas que, temporada tras temporada, van ganando protagonismo y ya lo hemos visto, por ejemplo, en el desfile de Bottega Veneta.

En esta línea, vestidos y camisas de encajes a precios asequibles ya las encontramos colgadas en las perchas de las tiendas low cost. Por ejemplo, el vestido de la foto de Zara. Un vestido negro de encaje, asimétrico, por 60 euros.

Este tipo de estética combina a la perfección con dorados que redondean ese halo de elegancia que de por sí, ya tiene la lencería. De tal forma que complementos, zapatos o bolsos en tonalidades doradas son perfectos.

Tiempos dorados

Con el color oro hay que tener especial cuidado para no caer en el exceso. Por eso, lo ideal es dejar que se vea en pequeños detalles. De esta forma los complementos son la mejor manera de utilizarlo.

Esta temporada, viene repleta también de tachuelas, botones y detalles en esta línea. Es el ejemplo de la prenda estrella: la cazadora de cuero con tachuelas doradas. La alta de gama cuesta 3.468 euros, de Philipp Plein; una más asequible (en la foto) de Pull & Bear por 35,95 euros. Este tipo de prenda es ideal para combinar tanto con pitillos como con vestidos.

Siempre cabe la posibilidad de atreverse con una prenda dorada ya que ahora están tan de moda. Es el caso de los ya mentados vestidos de Versace para H&M y de muchos otros que copan las tiendas. Por ejemplo la falda de Almatrichi (en la foto) en tonos dorados y negros de estilo lencero. O americanas doradas que ofrecen Zara o Stradivarius.

Complementos y joyas, oro puro

En este apartado encontramos, desde auténticas reliquias en oro, a piezas más asequibles que lo imitan. A medio camino, relojes por ejemplo de Guess por 225 euros en oro (en la foto); el brazalete perfecto para el look que nos ocupa. De la misma forma, Calvin Klein, Mosccino o Miss Sixty ofrecen diseños parecidos por precios similares. Si queremos un reloj en esta línea pero a un bajo coste, la solución es el incombustible Casio dorado.

Lo mismo ocurre con pendientes, collares, diademas o carteras. Hay gran variedad y diferentes precios.

Ante la infinidad de posibilidades sólo hay una cosa clara: para componer este look hay que sumarle a la elegancia del negro sutiles destellos dorados.