Los diferentes estudios que se han efectuado con glucosamina, bien sea sola o en combinación con sulfato de condroitina, llegaron a la conclusión de que su efecto estaba entre moderado y bueno respecto del tratamiento de la artrosis. No obstante, también se apunta que la bondad del beneficio que aporta se ha exagerado en demasía. Decir, también, que no se han encontrado evidencias en cuanto a una mayor efectividad de la glucosamina sola o con condroitina.

Con relación al sulfato de condroitina se efectuó un estudio sobre 146 pacientes para el tratamiento de la artrosis de rodilla. Para ello se empleó condroitina durante 3 meses y diclofenac por 1 mes. Del tercer al sexto mes a todos se les administró un placebo. Los resultados demostraron que en los inicios tuvieron una mejor respuesta aquellos pacientes tratados con diclofenac, sin embargo, entre el segundo y tercer mes, la balanza se inclinó claramente a favor de los pacientes tratados con condroitina. Señalar que en ambos casos se produjeron muy pocos efectos secundarios.

Indicaciones para la glucosamina

El sulfato de glucosamina, que en su forma natural se encuentra en el líquido que rodea las articulaciones, se utiliza fundamentalmente en el tratamiento de la artritis, más concretamente en la osteoartritis, que es el tipo más común de artritis. Con el tiempo su utilización se ha extendido y suele emplearse para combatir otras afecciones, como puede ser el glaucoma o como tratamiento para perder peso, no obstante, cabe señalar que no existe ninguna evidencia avalada por estudios serios que indique que la glucosamina es efectiva para tratar estas afecciones.

La glucosamina y el embarazo y la lactancia

No existen estudios suficientes como para determinar si la glucosamina es segura durante el embarazo o la lactancia. Mientras no se encuentre disponible una información a la que atenerse, se recomienda no ingerir sulfato de glucosamina mientras se está embarazada o amamantando a un bebé.

Dosis de glucosamina

Las investigaciones que se han llevado a cabo sobre la glucosamina recomiendan las siguientes dosis: para el tratamiento de la osteoartritis, por vía oral, se administrarán 1.500 mg. en una dosis única o bien repartida en tres tomas de 500 mg. En el tratamiento de la artritis de la articulación temporomandibular se administrarán, también por vía oral, 500 mg. 3 veces al día.

Efectos secundarios adversos y contraindicaciones de la glucosamina

Se recomienda a las personas con asma abstenerse de tomar glucosamina. Aunque el informe que describe esta posible relación no es determinante, mientras no se disponga de una información más exhaustiva al respecto, las personas afectadas con asma deberán actuar con cautela.

En su momento, algunas investigaciones apuntaron un posible aumento de azúcar en sangre en los diabéticos a los que se administró glucosamina. Sin embargo, estudios más recientes parecen descartar esta posibilidad, sobre todo en lo que respecta a la diabetes tipo 2. Tampoco parece estar contraindicado para otros tipos de diabetes.

Dado que varios productos de sulfato de glucosamina se obtienen a partir de las conchas de langosta, cangrejo o camarón, existía una preocupación razonable con respecto a las personas susceptibles de padecer reacciones alérgicas al marisco. No obstante, estas reacciones alérgicas suelen estar producidas por la ingestión de la carne, no por la concha. Mientras no exista evidencia que demuestre lo contrario, las personas alérgicas al marisco puede tomar glucosamina.

La glucosamina está contraindicada para aquellas personas que quieren bajar de peso, las que presentan resistencia a la insulina, los que tengan alto los niveles de ácido úrico, el colesterol o los triglicéridos.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.