El kitesurf es un deporte extremo, en el que sin duda alguna, Gisela Pulido es merecedora de una mención especial. Nació en la localidad barcelonesa de Premia de Mar el 14 de diciembre de 1994 y vivió, junto a sus padres, en esa misma zona del Maresme.

Al vivir allí siempre estuvo en contacto directo con el mar y las actividades relacionadas con el mismo.

Los inicios deportivos de Gisela Pulido

El primer deporte en el que demostró cualidades fue la natación, más concretamente en la modalidad de 50 metros mariposa, en la que se proclamó campeona de Cataluña de la categoría prebenjamín.

Contacto directo con el mundo del kiteboarding

Sus inicios en el mundo del kiteboarding fueron en el año 2001. Gisela demostró, por aquel entonces, una rápida adaptación en este nuevo deporte, el cual había entrado en su vida para no volver a salir. Con el paso de los meses fue mejorando de manera considerable en la práctica de un deporte que en España no tenía demasiados adeptos y como es lógico aún no existían las competiciones del mismo.

La jovencísima kitesurfer se inició en un deporte con poca salida en España, lo que con el consentimiento de sus padres, la llevó a competir en el Campeonato de Europa Junior del 2003. La experiencia fue positiva. Tiempo después, en el 2004, dejó el campo amateur para meterse de lleno en el plano profesional. El kitsurfing comenzaba a ser un deporte cada vez más conocido y popular.

En 2004 se proclamó campeona de Europa Junior Sub 21. Ese campeonato fue su primer gran título. Ese mismo año, más concretamente en el mes de noviembre, conquistó su primer mundial del circuito profesional KPWT.

Un cambio de vida

Con las cualidades innatas de la joven Gisela, sus padres tuvieron que tomar decisiones importantes y difíciles. Una de ellas fue la de trasladarse a una zona de España en la que pudiera mejorar su técnica y dedicarle algo más de tiempo al kitesurfing de manera aún más profesional.

El lugar elegido fue Tarifa, uno de los paraísos de España para la práctica del surf, windsurf y ahora del kitesurf. Allí es fácil ver a todos estos apasionados de los deportes acuáticos surcando las olas a velocidades de vértigo.

El hecho de dedicarle más tiempo al kitesurf cambió de forma radical su vida. Tuvo que compaginar los estudios con los entrenamientos, cosa nada sencilla para una niña.

Una brillante carrera

La carrera de Gisela Pulido en este deporte no había hecho más que comenzar y lo cierto es que iba viento en popa. En España, el hecho de haber conseguido tan importantes victorias en el extranjero llamó la atención de patrocinadores y también de la prensa deportiva. Estaba claro que el éxito deportivo en su vida era un hecho, aunque lo mejor estaba aún por llegar.

En 2005 se proclamó campeona del mundo por segundo año consecutivo. En 2006 consiguió proclamarse campeona de España de Kiteboarding, y por si no fuera suficiente, como guinda consiguió un nuevo título mundial. Este mismo año consiguió contratos con patrocinadores importantes como Adecco y Telefónica Movistar.

Gisela Pulido durante 2007, 2008 y 2009

En 2007 revalidó su título de España y por primera consiguió ser campeona del mundo PKRA en Alemania. Los compromisos con sus patrocinadores, los estudios, los entrenamientos y los campeonatos hicieron del 2007 un año complicado para la joven kitesurfer. A pesar de su éxito deportivo, sus estudios siguen teniendo un papel importante en su vida.

En 2008 se proclamó pentacampeona del mundo con un total de seis victorias a lo largo de las diez pruebas puntuables del campeonato.

En 2009 Gisela se lesionó en la rodilla, aunque este hecho no le impidió renovar de nuevo el campeonato mundial KPWT en aguas de la localidad Marroquí de Essaouria.

Esta amante de la comida Italiana y española, de la música hip hop y rock, tiene muchos años por delante en los cuales poder seguir demostrando por qué es la mejor kirsurfer del mundo. Verla deslizarse sobre el agua es una auténtica maravilla.