El girasol es una planta anual con raíz fuerte y penetrante; tiene un tallo muy largo que puede llegar a sobrepasar los 2 metros; las hojas son ovales, triangulares o acorazonadas y sujetas por un fuerte pecíolo. En el extremo del tallo una o varias inflorescencias en capítulo, con multitud de florecillas amarillas; los pétalos son amarillos; el fruto son las conocidas pipas de girasol que se muestran negruzcas o blanquecinas según la variedad.

Florece de julio a septiembre. Las cabezuelas se recogen cuando las brácteas externas del capítulo se van ennegreciendo, es entonces cuando se cortan para desgranarlas luego de golpearlas.

Beneficios del aceite de girasol

Por su riqueza en ácidos grasos saludables, esta planta medicinal es muy recomendable en casos de hipercolesterolemia y se aconseja que su aceite se utilice para aliño de verduras y legumbres crudas, siendo un complemento más de nuestra dieta mediterránea.

La abundancia de vitamina E, hace del girasol un importante energético de la glándula pituitaria, llave y motor de las demás glándulas. La pituitaria controla el crecimiento y el desarrollo del cuerpo humano.

Además se le reconocen propiedades:

  • Purgativas, pulmonares, alimenticias, febrífugas, antiespasmódicas, vulnerarias, afrodisíacas y estimulantes de las glándulas endocrinas.
Las semillas de girasol, además de los aceites grasos beneficiosos para nuestra salud, contienen vitamina A, C y la E ya citada, así como taninos.

Propiedades del girasol: semillas o pipas de girasol

Las hojas y las semillas llamadas también pipas de girasol tienen aplicaciones terapéuticas, si bien estudios más recientes reconocen también el valor farmacológico de las flores y de los tallos del girasol en forma de tintura alcohólica para combatir las fiebres palúdicas. 

Se aplican en casos de:

  • Inflamaciones, pleuresías, fiebres palúdicas, arterioesclerosis, hipercolesterolemia, heridas y llagas, vigorizador prostático y asimilación de lípidos.
Las semillas que se empleen para extraer el aceite de girasol bueno para el condimento, no deben ser procesadas en caliente ya que perderían todo su valor dietético y medicinal.

Las semillas comercializadas como las famosas pipas de girasol, las encontraremos a la venta en pequeñas bolsas (con cáscara o sin ella) al igual que las de pipas de calabaza y de otros frutos secos.

Beneficios y usos del girasol: propiedades de las semillas, hojas, tallos y flores de esta planta

Al igual que la amapola, la cebolla, el diente de león, la zarzamora, y la camomila, nos beneficiaremos de las propiedades medicinales de esta planta, utilizándola de modo interno y de modo externo.

En el ámbito interno:

  • Para las fiebres, los resfriados, la gripe y como estomacal, podemos emplear unos 30 gr. de hojas secas, en un litro de agua hirviendo durante 2 minutos aproximadamente.
  • Una infusión de semillas tostadas y molidas en proporción de 60 gr. por cada litro de agua, reduce la tensión nerviosa y ayuda a regular las grasas.
  • Una tintura de flores recién arrancadas (flores, no cabezuelas), se mezclan a partes iguales con 60 gr. de tallos jugosos de plantas sin florecer y se mantienen unos siete días en un litro de alcohol, filtramos y se pueden tomar 50 gotas al día diluidas en agua después de las comidas; es útil contra la malaria y las fiebres tísicas.
  • Podemos hacer vino de girasol y tomar una cucharada en ayunas y otra después de las comidas, está indicado como estomacal y nos ayuda en los resfriados y en la pleuresía. El vino se hace empleando unos 100 gramos de tallo de girasol macerado en 200 gramos de alcohol de 90º y dejándolo un mes aproximadamente en solución al sol, pasado este tiempo lo filtramos y conservamos una semana; lo tomaremos diluido en un litro de un buen vino blanco.
En el ámbito externo:

  • Unas hojas y unas flores machacadas a partes iguales, como un emplasto para poner en contusiones y heridas, es cicatrizante.
  • El vino que se hace con esta planta, lo podemos aplicar con suavidad para detener las úlceras y curar las llagas previamente lavadas.
En América se ha utilizado su harina para papillas y tortas de lactantes.

Cultivo, historia y origen del girasol

Planta conocida y adorada por los indios, que la consideraban la representación del sol, se introdujo en la Península Ibérica a través de Portugal y Cataluña, y de aquí se expandió al resto de Europa.

Al girasol se le conoce como flor del sol, mirasol, tornasol, copa de Júpiter y flor de las Indias. En Francia a esta planta la llaman gran soleil o graine à perroquets, es decir gran sol y grano de loros. En Euskera se la conoce como eguskilore que significa flor del sol.

El girasol se reproduce por semillas, preparando el terreno al igual que para cualquier otro cereal: limpiando de malas yerbas, y arando unos días antes de su siembra; cuando la planta llega aproximadamente a 30 cm. es entonces cuando se la puede abonar con los preparados específicos para el caso. Cuando la floración comienza, el riego debe cesar.

Se cultiva en huertos, en tierras profundas o de secano frescas y en regadío. También se planta en los jardines como planta ornamental.

El girasol amanece mirando al sol y se va girando con él a medida que se mueve hacia el mediodía para volver hacia el ocaso al atardecer, el extremo del tallo se inclina de manera muy ostensible hacia el suelo.

Si le gusta el artículo, puede usar el feedback para compartir en Twtter, Google+1 o Facebook.