Tamzin Townsend tiene la risa fácil, el encanto a pedir de boca, y la dureza de los buenos directores: exigentes y dulces para llevar a "sus" actores al mundo de creación necesario. Es una tarea difícil en condiciones casi siempre complicadas, de todo tipo; sin embargo, con mucha capacidad de trabajo, talento y encanto Tamzin Townsend se ha sabido abrir camino en un ambiente primordialmente masculino, y ha brillado con luz propia, generando a su paso un conocimiento del arte escénico que no para de sorprender... y emocionar. Ahora mismo hay cuatro obras en escena bajo la batuta de TT, Teté, adornando la carita de muñeca que expende sonrisas: T de Tamzin, T de Twonsend, T de Talento.

Fuga y Tócala otra vez, Sam, comedias que se estrenaron la pasada temporada

Dos brillantes ejercicios de comedia brillante, inteligente, de autor nacional y extranjero, respectivamente. Una continúa en Madrid y la otra está de gira. Cada una en su estilo obtiene de la directora el ritmo, el tono, las cadencias de un texto que ha de representarse a una velocidad precisa, con buenos actores que, sin embargo, deben adecuar su estilo a las exigencias de los personajes. Y a veces es complicado, dado el ego de las primeras figuras; por eso es tan importante la capacidad de la dirección para hacer fácil lo difícil.

Tócala otra vez, Sam, es una comedia de Woody Allen, que él mismo como actor llevó al cine con otro director hace muchos años, en 1972, estrenada en España como Sueños de seductor. Fue uno de sus primeros éxitos. Su personaje: un tipo ávido de mujeres pero muy torpe para enamorarlas... que recibe la ayuda de Humphrey Bogart. En la última versión teatral española: María Barranco, Luis Merlo y José Luis Alcobendas como Bogart.

Diálogos breves, pujantes, irónicos: una suma de situaciones demenciales en la que Linda es la única que puede entenderse con alguien tan neurótico; pero ella es la mujer de su mejor amigo... Enredos muy bien dosificados, como en Fuga, de Jordi Galcerán, un autor al que Tamzin conoce muy bien, ya que lo ha dirigido en otras tres obras El Método Grönholm —para dos excelentes Compañías—, Palabras encadenadas y el admirable policiaco, Carnaval. Esta vez es una sucesión de cajas mágicas, tramposas, divertidísimas y a la vez siniestras: Fuga, con un reparto magnífico integrado por Amparo Larrañaga, José Luis Gil, Kira Miró, Francesc Albiol y Mauro Muñoz Urquiza.

El inquietante mundo de Pinter

En medio de tan llamativos trabajos, Teté hace una pausa, se introduce en una sala alternativa con sólo dos actores para montar su primer Harold Pinter: El montaplatos. Es una directora nacida en Reino Unido, pero con una gran carrera teatral en España. Nunca ha dirigido al mayor autor del teatro inglés del siglo XX. El montaplatos es una intriga estrenada en 1960 que ha dado la vuelta al mundo como modelo de lo "pinteriano", un teatro basado en diálogos coloquiales, sin mensaje expreso, dos hombres encerrados esperando una orden de trabajo: una atmósfera sofocante, un miedo compartido, un final sorprendente, y en todo caso una alegoría del mundo actual, donde la gran mayoría es víctima de encierro, incertidumbre y miseria moral.

El montaplatos se representa hasta el 20 de noviembre en el Teatro Lagrada con una loable traducción y adaptación de nada menos que cuatro profesionales: Manuel Barberá, José M. Cuellar, la propia Tamzin y uno de los formidables actores: Iván Luis, quien junto a Jordi Aguilar se ocupan de interpretar a los dos únicos personajes: Gus y Ben. La riqueza y gran dificultad de esta obra es que la trascendencia psicológica y social que desprende surge de sus situaciones, no de un texto discursivo. Dos ricos personajes del submundo del hampa, los subalternos de gente que todo lo domina a golpe de pistola.

El nuevo teatro de Jorge Roelas

Un gran actor con singular vena cómica: Jorge Roelas. Al mando de esta directora realizó un gran trabajo en el primer Método Grönholm en castellano (hubo una producción paralela en catalán) y ahora debuta como autor: Verano. En la actualidad está de gira por España. Historia de tres mujeres, un trhiller singular interpretado por Ana Marzoa, Ruth Gabriel y Linda Navarro: "Tres mujeres insatisfechas pendientes del amor de un mismo hombre que ha marcado sus vidas".

Para Tamzin Townsend "ser un buen director es saber llevar a la gente, imponer tu disciplina y tus reglas, pero logrando que todos quieran subirse a tu barco, claro, sin necesidad de humillar. Yo puedo dar órdenes tajantes, pero siempre dentro de un trabajo de equipo. Es el único medio que conozco para que todo el trabajo resulte placentero y dé frutos".

Con gran capacidad autocrítica ("Me han subido muy alto con frases terribles como la reina Midas del teatro español, y esta es una profesión de altos y bajos permanentes"), Tamzin Townsend está casada con un excelente actor, Francesc Albiol (ahora mismo compone un divertido personaje en Fuga). Y anda entre proyectos de los que prefiere no hablar hasta que estén avanzados: encantadora, dinámica, inquieta y un punto teatral, como tiene que ser.