Las diferencias de género en la economía micro es mucho más visible por ser determinada esta o por llevarse a cabo entre los agentes individuales de la economía, en donde los contratos individuales de la economía son primordialmente o mayormente hechos por la esfera masculina a partir de la división sexual del trabajo.

La economía feminista

La ciencia económica se ha despreocupado por atender las cuestiones de diferencias de género basada en que las economías meso y macro, con tendencias a desarrollarse o a fundamentarse en políticas totalmente neutras en las que no se distinguen las relaciones de género, ni se beneficia ni se perjudica a la población masculina o a la femenina, no hay diferencia. Pero la economía crítica feminista cuestiona la neutralidad económica de estas políticas económicas.

Los cuestionamientos a las políticas macroeconómicas

Los cuestionamientos, fundamentos y propuestas son las siguientes:

La economía neoclásica se basa en un marco de elección en teoría (elegir libremente) lo que da la pauta para realizar a partir de ahí la crítica. Esta crítica feminista ha encontrado mayores diferencias o se ha preocupado más por el nivel micro de la economía, pues está compuesta por los agentes individuales y los pequeños núcleos que le dan forma a instituciones tan pequeñas como lo es la familia.

Es en la familia donde comienzan a permearse las estructuras sociales de las instituciones y es en la familia donde las diferencias de género son bastante obvias.

La política económica a nivel meso

A nivel meso el funcionamiento del mercado se da a través de las relaciones entre mercados, empresas y dependencias de gobierno que tienden a regularse a través de normas y regulaciones para su buen funcionamiento y de las instituciones que se derivan de esta estructura económica.

Son pocos los lugares y espacios que cubren las mujeres en esta estructura, y tanto en el mercado del sector privado y público las mujeres se encuentran en desventaja en cuanto a empoderamiento de puestos e ingresos salariales.

Reformas políticas económicas

Las reformas en las políticas económicas por lo regular para promoverse y para crear resultados benéficos a la economía social crean nuevas instituciones que a su vez son las encargadas de regular y de generar más mercado y más sectores públicos y privados.

En la creación e implementación de estas reformas no existe un espacio para las mujeres o raramente se da, además, los hacedores de estas políticas no se encuentran sensibilizados a las diferencias de género.

La crítica feminista en las políticas macroeconómicas

Y por último en el nivel macro, es todavía más difícil distinguir las diferencias de género. La división es muy porosa tomando en consideración que lo que cuenta a este nivel es el dinero, la producción que da como consecuencia el producto interno o nacional bruto, el ahorro, inversiones, gasto público, ingreso público, importaciones y exportaciones.

Pero el trabajo productivo es el que hace posible este nivel macro y el trabajo productivo se encuentra íntimamente relacionado con el trabajo reproductivo, que es la mujer quien lo desarrolla diariamente sin ser remunerado y es invisible a la economía a estos niveles.

La economía feminista y el género en las políticas económicas

Estas políticas económicas no ponen atención en el trabajo y economía reproductiva que se encuentra totalmente naturalizado en el rol de la mujer y se da por hecho que todo seguirá funcionando igual gracias a la participación y al rol que la mujer juega tanto para la producción y la reproducción.

Las propuestas son las reformas políticas económicas que no solo incluyan agregados monetarios y que no solo estén interesadas en el fin: el dinero, sino también en quienes son los que finalmente logran esos agregados monetarios y ese dinero.

Las reformas deben dar el justo valor a los trabajos remunerados como a los no remunerados y a medida que sea tomada en cuenta esta interrelación entre economía productiva y reproductiva y sus distintas variaciones y formas de llevarse a cabo ambas tanto por población masculina como femenina, es que se puede habla entonces que las políticas macroeconómicas no son neutrales.