La Generación X es el término que se usó para definir la cohorte demográfica entre 1970 y 1981, siendo muy conocida por ese nombre en todo el mundo. Inmediatamente después, entre los años 1982 y 1992, surgió la generación Y.

La generación de los buenos tiempos

La Generación Y ha vivido en unas décadas en las que todo ha evolucionado de forma muy rápida, tanto la salud y las condiciones económicas como la tecnología; por todo ello se trata de personas que han conocido el confort y que difícilmente se ajustan a los problemas económicos. Así, cosas básicas como el teléfono, los contestadores o incluso Internet eran lujos para la Generación X, pero resultan elementos básicos para la Y.

También conocida como Generación Why (Generación Por Qué) por su actitud desafiante y retadora, esta nueva ola de jóvenes ha conocido el valor del trabajo duro a través de sus padres y está dispuesta a esforzarse. Ha vivido innumerables cambios, como el auge de Internet, el fin de la Guerra Fría, el desarrollo de los ordenadores y de los videojuegos. Son también más abiertos en cuanto a temas polémicos, como la orientación sexual o el aborto, y por ello su adaptación social es mayor.

Individualistas organizados

Tribus urbanas como los góticos, los modernos y más recientemente los emos son un reclamo para la Generación Y, aunque de una forma moderada e individualista y siempre protegiendo su pensamiento independiente del grupo. En la Generación X era importante defender los ideales y al grupo, mientras que en la Y importa el individuo y existe una mayor preocupación por el dinero que por los ideales.

La información es poder

Los nuevos jóvenes son más diplomáticos en las discusiones con sus padres que en épocas pasadas, pero también son más retadores y dispuestos a salirse con la suya. Muchos adultos todavía no entienden qué ha cambiado, pero la verdad es que esta nueva Generación es más retadora porque tiene poder para serlo. Este poder viene del acceso continuo a la información y el conocimiento mediante Internet, los diferentes canales de televisión, etc.

En esta generación los teléfonos móviles, los SMS, ordenadores y/o entretenimiento portátil se volvieron accesibles y disponibles para los miembros de la misma cuando estos promediaban edades entre 15 y 20 años, por lo que aún se espera un dominio mucho mayor por parte de la generación venidera, a la que ya se llama Generación Z.