Muchos rumores sobre el comportamiento de los gatos se han escuchado, como por ejemplo que los gatos son traicioneros u egoístas, pero este punto de vista cambia cuando las personas pasan por la experiencia de convivir con uno y se dan cuenta que esas ideas preconcebidas o basadas en dichos populares estaban realmente equivocadas.

La socialización de un gato se basa en que este haya aprendido a convivir con los humanos desde muy pequeño. Siempre hay que pensar que “la culpa no es del gato, sino de quien le da de comer”. Cuanto más quiera a su gato, más este lo querrá a usted.

Efectos mascota positivos

Desde hace muchos años se sabe que la compañía de una mascota mejora considerablemente la calidad de vida de las personas, en especial de las de mayor edad. Personas de avanzada edad van quedando solos con el correr del tiempo y la compañía de un gato produce una gran cantidad de beneficios, que hace años el doctor Rubén Gatti, ha llamado "efectos mascota positivos". Estos beneficios van desde la compañía misma hasta un gran aumento de la autoestima.

Los gatos tienen grandes efectos sobre las personas. Se ha demostrado que acariciar el pelaje de un gato produce, relajación, baja la presión arterial y mejora la sensibilidad y comunicación táctil.

Cómo adquirir un gato

El universo gatuno se divide en dos grandes grupos, los gatos de raza y los sin raza o más comúnmente llamados mestizos, domésticos o tipo europeo. Desde ya que la elección de uno u otro grupo depende exclusivamente de los gustos personales, pero habrá que tener en cuenta que mientras los gatos de raza pueden tener valor comercial, los gatos tipo europeos no lo tienen y generalmente se obtienen de forma gratuita.

El mejor lugar para adquirir un gato de raza es un criadero, pero la única recomendación a la hora de comprar un gatito de estos es hacerlo revisar previamente por un veterinario en cuanto a su sanidad y a la posibilidad de que tengan alguna alteración genética.

Cómo cuidar a nuestro gato

¿Qué necesita un gato para vivir sano y feliz en una casa? Un ambiente apropiado, en especial con lugares para esconderse; nutrición correcta, con alimento balanceado de buena calidad; una sanidad correcta, las vacunas deben estar aplicadas según corresponda y revisar periódicamente que no contengan parásitos.

Juguetes

Uno de los elementos necesarios en la vida de los gatos son los juguetes, que reemplazan a las presas verdaderas de su ambiente natural.

El gato tanto en sus primeros meses como en su estado adulto desarrolla una intensa actividad lúdica. Estos juguetes estimulan el instinto cazador y el desarrollo del sistema nervioso del cachorro, y en el adulto favorece el ejercicio físico y elimina el aburrimiento.

Socialización

Los gatos pasan por un período llamado de socialización, donde aprenden fundamentalmente a relacionarse con el medio que lo rodea y sus integrantes. Se supone que este período se desarrolla entre la segunda y la séptima semana de vida.

Recomendación: si se destinan 40 minutos diarios de manipulación y encima, ocurre entre varias personas, su gatito va a ser mas sociables que aquellos que no pasan por la misma experiencia.

Frotar la cara

Personas que tienen experiencia teniendo a estos animalitos de mascotas han observado que cuando llegan a casa, luego de un día de trabajo, el gatito nos espera ansioso para frotar los costados de su cara contra nuestras piernas, sobre todo la zona que va desde los ojos a las orejas y, también, la zona de sus flancos, enroscando luego su cola en nuestras piernas.

Este saludo amistoso, es también una impregnación de olores que en esas zonas el gato segrega una sustancia odoríferas llamadas feromonas amistosas que nos la pasa con el frotamiento. Nosotros no los percibimos, ya que son muy sutiles, pero el gato sí las percibe y eso hace que se sienta muy cómodo cuando detecta que todos tenemos el mismo olor.

Este comportamiento es muy importante para el equilibrio psicológico del gato, por lo tanto, ¡a hacerse de paciencia!

¿Se puede adiestrar un gato?

Sí, pero a tener en cuenta que es mucho más difícil que en los perros. Hay que destinarles mucho más tiempo.

¿Un consejo? Es recomendable trabajar con el método “recompensa”, en especial antes de que haya comido el gato. Se pueden lograr grandes avances en el comportamiento de un gato que adquiere un poco de adiestramiento, así que ¡a hacer la prueba!