El poeta y dramaturgo español Federico García Lorca fue fusilado por las fuerzas franquistas el 19 de agosto de 1936, nunca se supo con precisión el verdadero motivo por el que se ordenó su muerte lo que provocó que se especulara que fue a causa de sus ideas políticas o por su condición de homosexual.

La orientación sexual del escritor lo llevó a tener numerosos y fugaces romances pero también a sostener cuatro relaciones estables de diferente duración que fueron conocidas por los círculos que el poeta granadino frecuentaba.

Con el célebre artista surrealista Salvador Dalí mantuvo una de esas relaciones que fuera desarrollada en el teatro argentino en una obra de Rolo Sosiuk estrenada en 2012 que lleva el título de Dalí y Lorca, diario de un viaje imposible; pero el pintor catalán prefirió compartir su vida con Gala.

Años después Lorca vivió una situación parecida cuando el escultor Emilio Aladrén Perojo rompió la relación que mantenían por causa de una mujer.

Posteriormente Federico García Lorca logró seducir al ingeniero Rafael Rodríguez Rapún, un hombre heterosexual al que llegó a presentar como su secretario; esa relación se interrumpió cuando el dramaturgo español viajó a la Argentina donde todavía se cuentan anécdotas de las aventuras amorosas que vivió en las fiestas organizadas por el periodista Natalio Botana, pero al regresar a España Federico y Rafael se reencontraron.

Luego García Lorca vivió con el joven poeta Eduardo Rodríguez Valdivieso una relación que duró aproximadamente un año, aunque después siguieron siendo amigos.

En 1934 Federico conoció a Juan Ramírez de Lucas, un muchacho que era menor de edad y con quien vivió su último romance.

La relación entre García Lorca y Ramírez de Lucas, es desarrollada en el teatro argentino con la obra El último amante de Federico García Lorca de Raúl Baroni y Germán Akis.

El último amante de Federico García Lorca

La obra es narrada por Juan Ramírez de Lucas en dos temporalidades, primero en su ancianidad y luego en una especie de flashback teatral cuando tenía 17 años y conoció al escritor español de 36, de quien se enamoró y fue correspondido, pero no sólo cuenta su historia de amor sino también sobre el entorno que los rodeó e influyó en esa relación.

Así puede verse en ficción el ambiente artístico-intelectual que rodeó a García Lorca y las circunstancias políticas que se vivían en los años ´30 en España.

Desfilan por escena Neruda, Dalí, Buñuel, Miguel de Molina, Margarita Xirgu y Rafael de León, personajes que tuvieron influencia en la vida del autor de La casa de Bernarda Alba, la obra con la que García Lorca retrata al autoritarismo, al puritanismo y a la hipocresía que asfixiaban al pueblo español.

Crítica a la obra El último amante de Federico García Lorca de Baroni y Akis

Juan Ramírez de Lucas llegó a ser un prestigioso crítico de arte del periódico ABC, pero a pesar de que siempre fue “un secreto a voces” jamás habló de su relación con García Lorca aunque conservó las cartas que el dramaturgo le escribió y además llevó un diario íntimo en el que volcó las emociones que esa historia de amor le provocó.

Ese material, que sólo se conoció luego de la muerte de Ramírez de Lucas, es la base argumental que tomaron para desarrollar esta obra los autores Baroni y Akis.

Pero a pesar de que también se haya escrito un libro sobre el tema, el material les resultó escaso para desarrollar una ficción teatral sobre la historia central y adicionaron numerosas subtramas con profusión de fechas y personajes que restan profundidad temática a la obra y la acercan al subgénero estudiantil.

Baroni y Akis, que también son profesores de teatro, realizaron una buena puesta en escena con fluidos desplazamientos y sectorización de situaciones. Es dable remarcar que todas las escenas tienen una excelente visión desde todas las filas de butacas.

El elenco para una trágica historia de amor gay

También Baroni y Akis realizaron para la actuación buenas marcaciones y lograron que los actores puedan ofrecer al espectador ajustadas composiciones a pesar de que la mayoría no tiene el physique du rol de sus personajes.

Se destaca el trabajo de Manu Sota Latino para su rol de Federico García Lorca al ofrecer una composición desde lo corporal que hace que el espectador lo identifique con su personaje y se lo aprecia consustanciado con las situaciones de trama y subtramas.

Joan Molins como Ramírez de Lucas, en su juventud, lleva la mayor carga dramática con un ritmo parejo que mantiene la atención de la platea.

También es de destacar la convincente y medida elaboración de personaje que hace Federico Azenzo en su rol de Rafael Rodríguez Rapún.

Programación de funciones

Los seguidores de Federico García Lorca encontrarán en esta obra muchos detalles de la vida del poeta granadino que quizá desconocían.

El último amante de Federico García Lorca se ofrece en el Teatro Arlequino, ubicado en Alsina 1484 de la ciudad de Buenos Aires, los días sábado a las 21,30. Las entradas tienen un valor de $ 80 y hay descuentos para jubilados y estudiantes.