Han pasado tres décadas desde que Ridley Scott sorprendió al mundo con su sobrecogedora y visionaria recreación de Los Angeles en el año 2019. Futuro en negro. Cómo se hizo Blade Runner es el fascinante relato periodístico de cómo se gestó, rodó, estrenó y retocó una película que hoy pocos dudan en calificar como una obra maestra del cine de ciencia ficción. El libro, completísimo en cuanto a documentación y entrevistas, se convierte en la guía definitiva para esclarecer dudas sobre el filme y conocer la intrahistoria de la creación de un título mítico y de culto.

Mitos y leyendas sobre ‘Blade Runner’

Corría el año 1996 cuando el periodista Paul M. Sammon publicó Future Noir. The Making of Blade Runner. En 2005, Alberto Santos Editor puso a la venta la versión en castellano del libro, Futuro en negro. Cómo se hizo Blade Runner. El libro aún se puede encontrar en el catálogo de la editorial al precio de 29 euros. Y aunque han transcurrido ya bastantes años del estreno del filme y de esta revisión documental, sigue siendo hoy en día una lectura imprescindible, probablemente imposible de superar, para entender la verdadera dimensión de la película de Ridley Scott.

Me alegra que estés escribiendo este libro y así poder dejar las cosas claras. Porque hay mucha desinformación sobre esta película que se ha ido difundiendo con los años, aceptándose como si fueran hechos y no lo son”. La frase es de Terry Rawlings, editor de la película, pero la podría haber pronunciado cualquier miembro del equipo. Y es que los años han hecho crecer la popularidad de Blade Runner, un fracaso en su estreno, pero al mismo tiempo han disparado los mitos y las leyendas falsas a su alrededor que se han instalado como verdades en las creencias populares.

‘Blade Runner’ y su libro definitivo

Que Futuro en negro sea la obra definitiva sobre Blade Runner queda en evidencia desde el mismo momento en que su autor explica cómo se gestó. “Este libro, y mi fascinación por esa obra maestra cinematográfica, seminal e hiperdetallada, nació antes incluso de que llegara a rodarse o enviarse al laboratorio el primer fotograma. En junio de 1980, casi un año antes de que empezara el rodaje, mi editor Frederick S. Clarke me encargó escribir un número doble especial de la revista Cinefantastique sobre la realización de Blade Runner”, explica, proceso que cristalizó en entrevistas realizadas entre 1980 y 1982 y entre 1993 y 1995.

Aunque también, Futuro en negro no es la investigación de hechos pasados. Futuro en negro es sobre todo el relato de una vivencia personal. Paul M. Sammon estuvo en los decorados de Blade Runner. Charló, entonces y años después ya con el libro en mente, con todos los miembros de su equipo, artístico y técnico. Fraguó su criterio sobre Blade Runner y sus historias internas desde el primer momento. Es, por tanto, una voz autorizada para relatar cómo se hizo la película desde que Philip K. Dick accedió a vender los derechos de su libro ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? para que fuera convertido en una película.

Cómo se hizo ‘Blade Runner’

Tras una primera explicación sobre lo que es Blade Runner, el relato de Sammon es cronológico y empieza precisamente por la novela que da origen a la película. Continúa con la adquisición de los derechos del libro por parte del productor Michael Deely, el guión de Hampton Fancher después retocado por David Peoples, la elección de Ridley Scott como director, el diseño de Blade Runner realizado por Syd Mead, la contratación de actores y técnicos, el rodaje, los efectos especiales, la postproducción y la música de Vangelis, los pases previos y los cambios que provocaron en el filme, la recepción de público, crítica y taquilla y las diferentes versiones que se fueron montando.

Dicho así, el proceso de Blade Runner puede parecer el de cualquier película. Nada más lejos de la realidad. La historia de este filme es fascinante, casi tanto como el resultado final. No hay mejor libro que Futuro en negro para saber quién era el sexto replicante; si Deckard, el personaje interpretado por Harrison Ford, era también un replicante; de dónde salió la escena del unicornio; quién creó el monólogo final de Roy Batty (Rutger Hauer); qué pensaba Philip K. Dick de la adaptación de su novela; o cómo se crearon las maravillosas imágenes del futuro que captó Ridley Scott.

Los apéndices: entrevista a Ridley Scott y versiones de la película

El libro se completa con varios apéndices. El primero, fundamental y colofón perfecto de esta obra, es una entrevista con Ridley Scott. Los demás se centran en las diferentes versiones del filme, los errores que se ven en pantalla, la búsqueda de información sobre la película en Internet, las ediciones de la banda sonora y de la película en diferentes formatos (el libro es anterior a la sublime edición en DVD que incluye todas las versiones de Blade Runner), una bibliografía sobre este inmortal título de la ciencia ficción, los créditos completos y una galería de carteles.

Al hablar de la recepción de la película, Sammon recoge una crítica de Blade Runner en la que John Bloom, del Dallas Time Herald, decía: “Sospecho que la historia será más amable con ella que los críticos”. Así fue. Fracaso en su momento, la popularidad de la película fue creciendo durante años junto a sus mitos. No importa que ya hayan transcurrido 30 años, su leyenda es cada vez más grande. Y menos aún importa que hayan pasado 16 años desde la publicación de Futuro en negro. Sigue siendo el mejor libro para saberlo todo sobre Blade Runner.