La relación existente entre el fútbol y política en América Latina no es nueva, tiene una larga data. Independiente del régimen político existente, este ha sido usado de variadas maneras para generar una alianza que permita tanto legitimar un régimen, un ideal nacional o simplemente expandir los lazos de la estructura de poder dominante.

Fútbol y Política en América Latina: Argentina, del Mundial de 1978 al Fútbol para Todos

Tal vez una de las sociedades latinoamericanas donde el fútbol y política han tenido una relación compleja es en Argentina. Un excelente ejemplo es la intervención permanente de los gobiernos argentinos en la Asociación de Fútbol Argentino, AFA, al sostener desde 1978 a Julio Grondona, un dirigente que ha pactado tanto con la Junta Militar del Proceso de Reorganización Nacional (1976-1983) hasta la actual administración de Cristina Fernández de Kirchner.

Pero el interés no sólo ha sido de Grondona. El interés del Estado Argentino, ya sea este administrado por militares o gobiernos democráticos, siempre ha sido grande en el fútbol. La Junta Militar que presidió Jorge Rafael Videla (1976-1981) fue la gran beneficiaria de la realización del Mundial de Fútbol de 1978, ya que con dicho certamen logró limpiar la imagen del régimen militar en relación a las violaciones de los derechos humanos, al mostrar una Argentina moderna y pujante, con frases como "Los Argentinos somos derechos y humanos". ocultando al mundo la verdad de los asesinados y ejecutados en los centros de tortura como la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), paradójicamente muy cercana al estadio de River Plate.

Ya en democracia y en un contexto totalmente diferente en una nueva forma de relación entre fútbol y política, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner se ha involucrado de manera importante en el fútbol, con la compra a la AFA de las transmisiones de los partidos de la primera división por la televisión estatal (TV Pública) a un precio de 600 millones de pesos argentinos en el 2009, unos 162 millones de dólares al cambio de la época, mediante el programa "Fútbol para Todos". En el año 2011, el gobierno argentino logra también por parte de la AFA la transmisión de los partidos de la Primera B (segunda división), motivada por la presencia del recién descendido River Plate en la división de ascenso. El fin último de esto fue sacar de la transmisión a la alianza conformada por la privada Torneos y Competencias y el opositor Grupo Clarin, logrando el Gobierno Argentino, por el precio pagado, lograr espacios ilimitados para publicidad oficial en programas de gran sintonía asegurada en todos los canales donde se transmiten los partidos de "Fútbol para Todos", la mayoría de los de televisión abierta además del canal estatal.

Fútbol y Política en América Latina: Chile, desde la Copa de la República hasta la despedida de Caszely

La relación entre fútbol y política en Chile, a diferencia de la Argentina, no fue por el lado de la propaganda vinculada al fútbol, sino que ha sido usado como un eficiente distractor por parte de los regímenes de turno, pero sobre todo por la Dictadura Militar de Augusto Pinochet (1973-1990). El régimen militar chileno, primero intervino los clubes de fútbol más populares como Colo Colo y la Universidad de Chile, colocando adictos al régimen en sus directorios o otorgando membresías de honor para Augusto Pinochet como socio de Colo Colo.

Pero el fin último de la dictadura era crear campeonatos inverosímiles o actividades con los equipos de fútbol, casualmente en periodos de gran agitación social como fueron las jornadas de protestas contra la dictadura. Una de ellas fueron partidos entre Colo Colo y la Universidad de Chile en días de protesta, pero el clímax de esta actividad distractora fue la Copa de la República, un campeonato paralelo al oficial con el fin único de que este sirviera como fuegos de artificio en momentos de crisis social como era el Chile de Pinochet a mediados de los 80.

Aunque también era usado por los opositores a la dictadura para manifestarse en contra del régimen de Pinochet. Un ejemplo clásico fue la despedida a Carlos Caszely, delantero identificado con el opositor Partido Comunista realizada en el tristemente célebre Estadio Nacional de Santiago el 12 de Octubre de 1985, la cual de facto se transforma la despedida a Caszely en una de las mayores protestas realizadas contra el régimen militar, ya que eran más de 50,000 personas gritando de sus graderías consignas contra el dictador.

Fútbol y Política: Conclusiones

Como puede verse, la relación entre fútbol y política en América Latina no pudo ejemplificarse de una mejor manera en la Historia reciente de la Argentina y Chile, ya sea como propaganda o como distracción. Es evidente que el tema no se agota en estas líneas, sino que tiene lineas de investigación y análisis abiertas en un campo de pesquisa abierto y fértil como lo es lo referente a las relaciones existentes entre el fútbol y política.